La Argentina es el problema. El mundo es la solución.

Agosto 28, 2014

Tipo de conversión y dólar paralelo

Filed under: Gráfica — Jorge Avila @ 3:08 pm

Gastón Utrera, un economista que no tengo el gusto de conocer, publicó en estos días el gráfico de abajo. Muestra la trayectoria del tipo de cambio del peso en el mercado paralelo y el tipo de cambio de conversión (líneas negra y roja, respectivam.), entre noviembre de 2011 y agosto de 2014. Como bien sabemos, el nivel del tipo de conversión depende crucialmente de los pasivos monetarios del BCRA que computemos en el numerador del cociente y del stosk de reservas de dólares que computemos en el denominador. Utrera pone en el numerador la base monetaria y en el denominador, la reservas internacionales sin deducciones, tal cual aparecen en el balance de la entidad.

Este método de pronóstico del tipo paralelo parece tener probada eficacia. Por ejemplo, en marzo de 1990 la loca carrera ascendente del paralelo se detuvo en seco. ¿Qué había pasado? Pues que el tipo de cambio paralelo había alcanzado en esos días un nivel tal que multiplicado por las escasas reservas intern’les del BCRA le permitía a éste retirar hasta el 135% de la base monetaria. Con este dato en la mano, los arbitrajistas de la calle San Martín, donde se inician y se frenan todas las corridas bancarias y cambiarias de Argentina, se convencieron de que era muy peligroso apostar a la suba del paralelo. El Central podía intervenir el mercado, fijar este tipo de cambio en un nivel significativamente inferior e infligirles severas pérdidas de capital. El mismo razonamiento explica el “milagro de Bresciani-Turroni”, que ocurriera en Alemania en el año 1923.

TCC14

Utrera arriba a la siguiente conclusión: “Si la Base Monetaria llegara a fin de año a los $ 450.000 millones (supuesto conservador, ya que implicaría un aumento de sólo 20% en el año), y las reservas se mantuvieran en torno a los u$s 28,000 (otro supuesto conservador, teniendo en cuenta la escasez de divisas), el dólar de convertibilidad estaría a fin de año en torno a los $ 16, casi $ 2 más que hoy.”

Agrego que si en vez de la base monetaria solamente, computáramos en el numerador la suma de la base y otros pasivos del BCRA (Lebacs y Nobacs), el tipo de conversión subiría bastante. Este viejo post muestra cómo se comportaba el tipo de conversión antes de 2011, según varias definiciones de los pasivos monetarios que el BCRA debería “cubrir” en una eventual crisis.

Diciembre 9, 2013

Sueldos y costo de vida

Filed under: Gráfica — Jorge Avila @ 7:20 pm

 SalarioPrivadoProm.gif

El diario La Nación publicó hoy un artículo sobre la evolución del costo de mirar por TV el campeonato mundial de fútbol con amigos. Se refiere, por cierto, al costo de la comida y la bebida que se consume con amigos durante los partidos del mundial. De paso, publica también, como infografía, un recuadro con el salario privado promedio de junio de 2002 (Mundial de Japón-Corea), junio de 2006 (Mundial de Alemania), junio de 2010 (Mundial de Sudáfrica) y octubre de 2013.

Lo que más me llama la atención del artículo son los datos de la infografía. Note que el salario privado promedio pasó de $914 en junio de 2002 (nivel similar al de diciembre de 2001, cuando se abandonó la Convertibilidad) a $8791 en octubre de 2013. Esto significa que el salario promedio que paga el sector privado se multiplicó por un factor de 9.64; en otros palabras, implica que el salario privado aumentó en igual medida que el dólar paralelo en los últimos doce años. Algo notable.

No es notable desde el punto de económico. Dicho comportamiento está explicado básicamente por el principio de paridad del poder adquisitivo, y por un aumento de la productividad laboral imputable a la fuerte suba de los términos de intercambio y el gasto público. En rigor, la evolución del salario privado me toma por sorpresa por la falta de información estadística confiable. Desde enero de 2007, cuando se intervino el INDEC, reina la especulación. Los niveles de importantes variables (tipo real de cambio, salario real o pobreza) se estiman con mayor o menor ciencia, a ojo de buen cubero.

Lo cierto es que el salario privado promedio ha aumentado algo más que el costo de vida y lo mismo que el dólar paralelo. Si el promedio se multiplicó por casi 10, hay salarios que se habrían multiplicado por 15 (camioneros, empleados del subte, empleados en la industria protegida por aranceles y bloqueos de importación) y salarios que se habrían multiplicado por 5 (profesores de universidades privadas, médicos en consulta privada, peluqueros). ¿Cómo le fue a Ud. y en qué sector trabaja? Está demás aclarar que todo comentario viene con nombre de fantasía y que el objeto del pedido es darnos un panorama más amplio al respecto.

Octubre 31, 2013

Gasto público desbordado II

Filed under: Gráfica — Jorge Avila @ 5:42 pm

En 2000 el gasto público consolidado representaba el 27.4% del PBI, según una reciente medición del Iaraf, un instituto que se dedica al seguimiento del gasto y los recursos fiscales correspondientes a los tres niveles de gobierno. Puesto que en aquel año la economía argentina experimentaba recesión con deflación, vale la pena aclarar que el gasto público en 1999, cuando Menem entregó el poder a De la Rúa, era incluso menor que dicho nivel.

(La medición de Iaraf surge de dividir el gasto en moneda corriente por el PBI en igual moneda. Como el PBI, que es el denominador del cociente, caía por la recesión con deflación, aumentaba el gasto así expresado.)

           GastoPublico2013.gif

La gran devaluación de 2002 redujo un poco el gasto consolidado, sobre todo por la caída del gasto provincial. En 2003 se inició una etapa de sostenido aumento, con parecido ritmo en la Nación, las Provincias y los Municipios, hasta más o menos igualar en 2006 los niveles de principios de la década. Pero entre 2007 y el año en curso el gasto ha aumentado más rápidamente en los tres niveles de gobierno. Las erogaciones municipales han aumentado casi un punto del PBI (de 2.8 puntos a 3.6, un 29%), las provinciales, casi 2 puntos del PBI (un 25%) y los nacionales, casi 11 puntos (un 92%). En síntesis, el gasto ha aumentado peligrosamente a nivel sub-nacional y escandalosamente a nivel nacional.

El 67% del aumento del gasto está explicado por los subsidios a la energía eléctrica, al gas y al transporte ferroviario, en primer lugar, y los mayores pagos a jubilados (aumentó masivamente la cantidad de jubilados, sin aportes previos al sistema) y un fuerte aumento del empleo público, en segundo lugar.

El gasto público registra un récord histórico. Puede ser incluso más alto que en la década de 1980, cuando todos los servicios públicos, incluida la telefonía, el gas y la electricidad, eran provistos por empresas estatales. Para financiarlo, el gobierno kirchnerista ha revivido el impuesto inflacionario, abusa del impuesto a las ganancias, prolonga el impuesto al cheque (creado en la emergencia de 2001) y las retenciones parecen haberse vuelto un gravamen permanente.

La presión tributaria sobre quienes pagan impuestos es asfixiante, la ineficiencia del gasto es alarmante y la corrupción en el manejo de los fondos públicos parece evidente. Si a lo dicho se agrega que el gobierno nacional tiene serias dificultades para colocar deuda en el mercado de bonos y que la emisión monetaria para cubrir el déficit fiscal es la causa de una inflación de 30% anual, se apreciará que el tamaño del gasto público es la clave del problema económico argentino de corto plazo. Quiero decir que es la causa del cepo cambiario, el bloqueo de importaciones, exportaciones y giro de dividendos al exterior, además de la ya mencionada inflación y sus consecuencias en materia de discusiones de salariales, huelgas y piquetes.

Hasta el aumento de los precios de las materias primas de exportación, se afirmaba que un gasto público consolidado superior a 26% del PBI no era consistente con la estabilidad, es decir, con un estado de paz financiera y social. Yo no sé en cuántos puntos del PBI se habría elevado el límite a raíz de la suba de los precios de las materias primas. Si el aumento de los precios fuera permanente, podría arriesgarse que el nuevo límite ronda 30 y tantos puntos del producto. Pero jamás los casi 45 actuales (42.5 por gasto primario + el servicio de la deuda).

(Este post es una actualización de otro que publiqué en abril de 2011, sobre una serie más larga de FIEL.)

Octubre 2, 2013

El fracaso económico K II

Filed under: Gráfica — Jorge Avila @ 4:40 pm

En el seminario de Economía de la Universidad del CEMA del viernes pasado, Ariel Coremberg, profesor de Crecimiento Económico en la UBA y director de un proyecto de investigación sobre fuentes de crecimiento, productividad y competitividad de la economía argentina ligado a la Universidad de Harvard, presentó un paper necesario. Se trata de una investigación que pone las cosas en su lugar respecto de las mentadas ‘tasas chinas’ que habrían caracterizado el crecimiento argentino durante el kirchnerismo. La resultados de Coremberg confirman lo que presumíamos sobre evidencia con respecto a la escasa inversión externa directa que recibió el país en los últimos diez años y el achicamiento relativo de su PBI y sus exportaciones.

El paper de Coremberg, que ha tenido considerable atención de la prensa en los últimos días, dice una cantidad de cosas importantes. Voy a concentrarme en tres gráficos y una tabla. El primer gráfico muestra la trayectoria del PBI argentino entre 1993 y 2012 tanto en la versión oficial como en la calculada para el proyecto de Harvard. Puede apreciarse que las trayectorias divergen recién a partir del IV trimestre de 2007. El entonces presidente Kirchner dispuso la intervención del INDEC a fines de enero de 2007. Habría insumido cerca de 8 meses la tarea de falsificación de datos básicos para la elaboración del PBI. Note que antes del IV trimestre de 2007, el PBI oficial no se apartaba en forma significativa del PBI calculado para el proyecto de Harvard. Este proyecto tuvo el cuidado de aplicar el método que había aplicado la oficina de cuentas nacionales hasta 2006. Si el PBI actual rondara 500.000 millones de dólares como se afirma, ese desvío representaría unos 60.000 millones menos; en otras palabras, cada argentino sería, en realidad, 1.500 dólares más pobre.

 Coremberg1.gif

El siguiente gráfico informa sobre la magnitud absoluta del desvío de cada año. En 2007, el desvío habría sido de apenas 0.5 punto porcentual; fue un año de fuerte crecimiento; no había necesidad de mentir ni tiempo para falsear las estadísticas básicas sobre las que se arma la serie del PBI. En 2008 el crecimiento se desaceleró y el desvío se agrandó a 2.2 puntos. En 2009, la economía cayó en una recesión, el desvío aumentó a 4.1 puntos y, como si esto fuera poco, ¡se ocultó la recesión! En 2010 la economía creció rápidamente una vez más y el desvío disminuyó a -0.1 puntos. En 2011 la tasa de crecimiento disminuyó y el desvío, como era de esperar, subió a 2.4 puntos. Por último, en 2012 la economía cayó otra vez en una recesión, y el desvió aumentó a 2.6 puntos, ocultándose otra vez una recesión.

Coremberg2.gif

Sobre la tabla de abajo caben las siguientes observaciones. 1º En el período 1990-1998, las tasas de crecimiento oficial y de Harvard coinciden. Lógico, Kirchner todavía no había intervenido el INDEC ni la oficina de cuentas nacionales. 2º Para el período 2002-2007, la tasa de crecimiento de Harvard es 8.1% anual pero para el período 2007-2012, la tasa calculada también por Harvard es 3.0% anual. Esto quiere decir que en la primera parte del gobierno kirchnerista, mientras bajaba agudamente la prima de riesgo-argentino, el PBI crecía con fuerza; por el contrario, en la segunda parte, mientras el precio de los commodities argentinos de exportación aumentaba con fuerza, el PBI crecía lentamente en razón del significativo aumento del riesgo-argentino.

Un sugestivo dato que informa la tabla 2 del paper de Coremberg, que no reproduzco aquí, es que la tasa de crecimiento del PBI por habitante en el período 1990-1998 fue 4.2% anual, en tanto que en el período 2002-2012 fue 4.0%. Esta diferencia a favor de los ’90, y en contra de ‘la década ganada’, merecería una detenida reflexión de parte de los observadores honestos de la economía argentina.

Coremberg3.gif

El último gráfico corresponde al ranking latinoamericano de crecimiento en el período 1998-2012. Mide el crecimiento acumulado entre picos de actividad. 1998 fue el pico de los ’90 y 2012 sería el de ‘la década ganada’. Medir el crecimiento a partir de 2002 es trampa, ya que ese año la economía argentina tocó fondo, lo mismo que otras economías de la región, como la uruguaya, que fue arrastrada por la argentina. Perú es el gran campeón (¿en qué medida habrá influido el TLC con EEUU?). El dolarizado Ecuador está segundo en el podio. Chile, tercero. ¡Bolivia, cuarta! Colombia es el 5º (de nuevo, ¿cuánto habrá influido aquí el TLC con EEUU?). Argentina está en la última posición del ranking, por debajo de Brasil, Uruguay, Venezuela, Paraguay y México (que fue arrastrado por la recesión en EEUU motivada por la crisis de las hipotecas sub-prime).

Coremberg4.gif

Mayo 15, 2013

Relación de Convertibilidad

Filed under: Gráfica — Jorge Avila @ 5:32 pm

Cuando se espera una maxidevaluación o cuando el mercado de cambios se encuentra en los hechos desdoblado y se espera una depreciación en el paralelo, hacen faltan indicadores más o menos fiables para guiar nuestras decisiones en materia financiera. La relación de convertibilidad es una de ellas, quizá la mejor. Ya se la empleaba en 1923, durante la hiperinflación alemana, cuando los arbitrajistas especulaban hasta donde llegaría la brutal suba del tipo de cambio entre el Reichmark y el US dólar (precio del dólar en términos de Reichmarks). Durante la hiperinflación argentina, en 1989-90, yo la usaba a diario para estimar en qué nivel debería fijarse el tipo de cambio de conversión (la convertibilidad que rigió a partir del 1º de abril de 1991 fue, en verdad, un sistema de caja de conversión). Entre 2006 y principios de 2012, volví a emplearla, no porque me pareciera que la devaluación del peso era una cuestión inminente sino porque quería evaluar la sostenibilidad de la política monetaria argentina y despuntar el vicio.

espert.jpg

El gráfico preparado por el estudio de José Luis Espert muestra una estrecha correlación entre el dólar blue (línea azul) y el dólar para operaciones de contado con liquidación (línea roja) durante el período que se extiende entre enero de 2003 y mayo de 2011. En ese período, el dólar de conversión (línea verde) seguía su propio camino, con desvíos significativos con respecto a la cotización del blue. Pero a partir de septiembre de 2011, dos meses antes de la reaparición del control de cambios, el dólar de conversión se pegó o empezó a liderar al blue.

¿Por qué motivo el dólar de conversión lidera ahora al dólar blue cuando hasta mayo de 2011 parecía que estas variables se movían en forma independiente? Quizá porque la gente le presta atención a la relación de convertibilidad (el cociente entre base monetaria y reservas intern’les, en la definición que usa Espert) sólo cuando hay riesgo de maxi-devaluación o cuando existe un mercado paralelo en el que la moneda nacional podría experimentar una fuerte depreciación.

Antes de mediados de 2011, la probabilidad de devaluación era remota; además, no había un doble mercado y por tanto tampoco un dólar paralelo. Desde entonces, hay una creciente probabilidad de devaluación de la moneda en el mercado oficial y mucha incertidumbre sobre su depreciación en el mercado paralelo. El público ahorrista y los inversores, quienes componen el mercado, necesitan un indicador que les sirva como orientación. A falta de uno mejor, tenemos a la relación de convertibilidad, que nos indica el tipo de cambio que sería necesario para retirar de circulación toda la base monetaria.

Sin embargo, como dije en posts anteriores sobre el tema, para calcular con mayor realismo el dólar de conversión que adoptaría la economía argentina llegada la crisis, el numerador de ese cociente debería aumentarse en el monto de los pasivos no monetarios del BCRA y también, agrego ahora, en el monto del déficit fiscal que se vaya a cubrir con emisión de moneda en los 12 meses subsiguientes.

Abril 29, 2013

CEPO + YPF + CLARIN = FUGA

Filed under: Gráfica — Jorge Avila @ 3:42 pm

Acostumbro dedicar cada tanto un post a la participación argentina en la inversión externa directa. Creo firmemente que este indicador es el que mejor captura las consecuencias de la mísera calidad de la política económica kirchnerista. Los últimos datos son devastadores.

Si en 2011 Argentina recibió un triste 5.4% de los fondos destinados a América latina (el PBI argentino representa entre  8% y 10% del PBI de la región) y en 2012 recibió mucho menos todavía, 1.4%, en el 2º semestre de 2012 la contracción fue de vértigo: 0.2%; una magnitud tan pequeña que podría perderse en un redondeo. No hace falta indagar demasiado para entender la causa del desmoronamiento. Es la degradación del clima inversor que le siguió a la elección presidencial en la que Cristina Kirchner sacó el 54% de los votos. Control de cambios, bloqueo de importaciones, confiscación de YPF, ataque al Grupo Clarín y a la libre empresa en general.

IED2012.jpg

                                                         Tomado de Infobae

Hace cien años, el PBI argentino era el más grande de la región por amplio margen, y nuestro país atraía 11% de las inversiones británicas en ultramar mientras Australia y Nueva Zelanda atraían 6% y EEUU, 15%. En virtud del Tratado Anglo-Argentino de Amistad, Comercio y Navegación, firmado en 1825, nuestro país era socio de la primera potencia económica del mundo. La mísera participación actual de Argentina en la inversión externa directa es en gran medida consecuencia de que hace 80 años el país vive a la intemperie, sin rumbo. Afuera del circuito mundial del comercio y la inversión por falta de un tratado con una superpotencia. Falla la política exterior argentina hace tres generaciones.

Abril 5, 2013

El caso de Chipre

Filed under: Gráfica — Jorge Avila @ 7:52 pm

La decisión que tomó la troika europea (UE, BCE y la Comisión Europea) hace unos diez días con respecto a Chipre me llenó de asombro, así como de temor por una agudización de la crisis financiera que sufren los países meridionales del continente. En el medio de una larga y profunda crisis económica, que amenaza con rematar en una corrida bancaria, lo que justamente no debe hacerse es gravar los depósitos bancarios, grandes o chicos. Tal medida es una invitación a la corrida. Los ingleses y los norteamericanos lo saben de memoria. Este post relata la convicción con la que actuaron los últimos en el período 2008-2011.

Me pregunté durante varios días por qué los alemanes, que son quienes dominan los directorios de aquellas instituciones supra-europeas, eran tan reacios a aprender de la experiencia anglosajona, que ha decantado en sabiduría convencional. El mensaje de los tres gráficos que siguen es que la decisión de gravar los depósitos chipriotas no se debió a un error de política monetaria, sino a una causa más "mundana". (Los gráficos pertenecerían a Quartz y circulan en Internet.)

Activos totales de los bancos chipriotas, en billones de euros (un billón de Quartz equivale a mil millones nuestros)

 

ChipreAssets.jpg

El primer gráfico ilustra la evolución de los activos, sobre todo préstamos, de los bancos de Chipre en el período 2006-12. Advierta el fuerte aumento que caracteriza al período, influido en buena medida por la adopción del euro como la nueva moneda del país. Los activos bancarios aumentaban porque los pasivos, sobre todo depósitos de particulares, también aumentaban en medida similar.

ChipreDeposits.jpg

Puede advertirse en el segundo gráfico que los depósitos de particulares experimentaron un salto en 2010. Este año se aprobó un acuerdo para evitar la doble imposición entre Chipre y Rusia. Se presume que el grueso de los depósitos que llegó a Chipre ese año provino de Rusia.

ChipreDirectInvestment.jpg

Entre otros, el ministro de finanzas de Alemania vio en los flujos de dinero de ida y vuelta entre Chipre y Rusia un indicio de que los bancos chipriotas estaban funcionando como centro de lavado de dinero para fondos rusos. Por ejemplo, según datos del gobierno ruso analizados por el FMI, Chipre sería el mayor receptor de inversión rusa directa entre 2009 y 2011. Y el pequeño Chipre sería el primer inversor directo en Rusia. Por cierto, es improbable que Chipre, que cuenta con un PBI de u$s 23.000 millones, pueda invertir cerca de u$s 150.000 millones por año en Rusia, a menos que esta inversión sea un mero reflejo de un movimiento ilegal de fondos de ida y vuelta.

El Banco Central Europeo no quiso actuar como prestamista de última instancia en el caso de Chipre por esa razón. Por medio de una rápida y generalizada difusión de esta información, apostó a que los depositantes en los bancos griegos, españoles, italianos y portugueses sabrían entender su política y no correrían a pedir la conversión de sus depósitos en euros contantes y sonantes.

Junio 1, 2012

A prueba de balas

Filed under: Gráfica — Jorge Avila @ 8:57 pm

En la primera página de la sección económica de su edición del pasado lunes 28 de mayo, La Nación publicó la infografía de abajo. Compara los precios de la la tierra agrícola en EEUU, Argentina, Brasil, Uruguay y Paraguay. No he podido dejar de mirarla desde entonces. Según la fuente que toma el diario, una hectárea de la mejor tierra argentina vale un 80% de lo que vale una hectárea de la mejor tierra de EEUU. Esta relación debería hacernos pensar sobre el verdadero papel que le cabe a Argentina en la economía mundial.

 landprices.jpg

En relación con un productor agropecuario argentino, el farmer del mid-west americano vive en el Paraíso. Jamás pagó una retención por sus exportaciones; puede comprar insumos y bienes de capital de la mejor calidad disponible en el mundo a los menores precios posible; puede sacar préstamos a largo plazo a bajas tasas de interés, y jamás tuvo que lidiar con un control de cambios que obliga a liquidar el producido de las ventas al exterior dentro de un cierto plazo, a un tipo de cambio oficial menor que el tipo paralelo. Ah, me estoy olvidando del costo de transporte: la Pampa está lejos de los grandes mercados del hemisferio norte, mientras el mid-west está en el centro de ellos.

¿Cómo se explica que la tierra argentina valga tanto en relación con la norteamericana cuando el productor aquí tiene que pagar un impuesto a la exportación de 35%, una brecha cambiaria de 32%, un considerable sobre-precio por los insumos, y créditos que incorporan una prima de riesgo-país de 1200 puntos básicos (posiblemente la prima la más elevada del mundo) y que, por ende, no son inexistentes?

¿Nos muestra la infografía una ‘burbuja’, se equivoca el mercado al valuar tan agresivamente a la tierra argentina? ¿No será que en cuestiones de ventajas comparativas Argentina es a la agricultura lo que Arabia Saudita es al petróleo?

El prejuicio industrialista no deja ver lo que debería ser obvio. La Argentina es una gran fábrica de alimentos. No pienso sólo en la región pampeana. El Alto Valle, Mendoza, Salta y otras provincias tienen formidables chances de competir con éxito en los mercados mundiales de productos agropecuarios o de manufacturas de este origen.

Mayo 21, 2012

Así gana plata la UIA

Filed under: Gráfica — Jorge Avila @ 8:05 pm

La Fundación Pensar, vinculada al macrismo, publicó una interesante investigación de campo acerca de los sobreprecios que pagan los consumidores argentinos por los productos importables. Estos productos son manufacturas hechas en el país que compiten con manufacturas importadas. No obstante la tradicional corrección política de Macri y los funcionarios y economistas asociados al Pro, los resultados de la investigación son contundentes. Hablan por sí solos y merecen toda la difusión posible.

La Fundación diseñó un índice del precio promedio de 10 productos y lo midió en 5 países. Los productos que entran en el índice son: autos y motos, televisores, computadoras y cámaras fotográficas, heladeras, lavarropas y planchas, jeans y calzado. Los países son Argentina, desde luego, y Brasil, Chile, EEUU y España.

El primer cuadro resume los resultados globales. El índice para Argentina es un 58% más alto que el índice promedio de los otros cuatro países. Como era de esperar, a) la mayor diferencia se observa con respecto al índice de EEUU, una de las economías más abiertas del planeta a pesar de las críticas que se le formulan; b) la menor diferencia se observa con respecto al índice de Brasil. La razón en este caso es el Mercosur, que es un verdadero coto de caza para los industriales de la UIA y la FIESP (Federación de Industriales del Estado de San Pablo).

FundPensarA.jpg

El segundo cuadro muestra los sobreprecios que pagan los consumidores argentinos por producto. Los electrodomésticos, junto a los aparatos de TV, se llevan las palmas. Las heladeras y las planchas cuestan aquí casi 130% más que en los otro países. Los televisores, casi 90% más. Los jeans, 120% más que en EEUU. El calzado tiene un margen similar al de los jeans. El núcleo de la UIA nos vende estos productos y, junto con el kirchnerismo, nos dice que hace patria pues crea trabajo. Esto es falso. Porque trabajo habrá siempre; sea en la industria protegida mientras dure el proteccionismo, sea en la industria exportadora cuando el país firme tratados de libre comercio como los que firmaron Chile, Perú, Colombia, México y los países de Centro América. En vez de crear trabajo, los empresarios de la UIA se enriquecen, empobrecen a los consumidores e invierten en Miami, y no en sus fábricas para competir mejor con la producción de China, pues saben que no es posible engañar a todos los votantes todo el tiempo.

FundPensarB.jpg

Mayo 4, 2012

Que lo explique Kicillof

Filed under: Gráfica — Jorge Avila @ 8:28 pm

La CEPAL dio a conocer ayer su relevamiento para 2011 de la inversión externa directa en América Latina y el Caribe. El esperado listado nos permite hacer dos constataciones:

a) Argentina recibió apenas el 4.7% de los fondos invertidos por EEUU, la UE, Japón, China y el resto del mundo en la región, muchísimo menos que Brasil, proporcionalmente muchísimo menos que Chile, menos que Colombia, y por tercer años consecutivo también menos que Perú;

b) el notable atractivo que ejercen sobre los inversores Chile, Colombia y Perú (el primero y el tercero, con tratados de libre comercio con EEUU, y el segundo, aprontándose para su sanción por el Congreso norteamericano). Kicillof, el cerebro económico del segundo gobierno de la Sra. de Kirchner, debería explicarnos la razón por la cual el modelo productivo de matriz diversificada hace agua en un aspecto decisivo.

        Inversión Externa Directa en América Latina y el Caribe – 2011

       IED2011.jpg

           Evolución de la Inversión Externa Directa en 2008-2011 (u$s millones)

IED2008-11.jpg

En 2011 la región recibió fondos de inversión directa (fábricas, infraestructura energética, bancos, compañías de seguros) por un monto récord (histórico) de u$s 153.000 millones, un 27% mayor que en 2010. De la UE fluye un promedio anual de u$s 30.000 millones, que se dirige principalmente a empresas de energía eléctrica y bancos. La sistemática hostilidad del gobierno K para con las "privatizadas" y la banca explica el fracaso del país como polo de atracción de capitales, de la tecnología que viene metida en las máquinas y de la capacidad organizativa que ofrece el management extranjero.

Actualizo las estadísticas sobre inversión externa directa porque son un indicador clave. Reflejan con mucha sensibilidad lo que piensan los inversores y empresarios de los países avanzados sobre la seguridad jurídica y la calidad institucional del país. Reflejan, asimismo, el progreso relativo de los países de la región. Los países abiertos (Chile, Colombia y Perú) progresan a pasos agigantados. Brasil también lo hace en razón de su estabilidad monetaria y legal y de su muy grande mercado interno.

La inversión externa directa y la prima de riesgo país están altamente correlacionadas. La IED explica en buena medida la demanda de personal calificado en ciencias económicas (economistas, expertos en finanzas, evaluadores de proyectos de inversión, administradores). La contracción de la demanda de los servicios de estos profesionales en los últimos diez años es marcada. La política exterior y la política económica, que no es independiente de la primera, condicionan de esta forma las oportunidades de trabajo y los honorarios y los sueldos que cobran dichos profesionales. Mientras no cambie el régimen político-económico no habrá mejora auténtica y generalizada para ellos. Tampoco realmente para los que ahora creen estar bien. (Vea El fracaso económico K.)

Página siguiente »
Powered by WordPress. Implementado por DigiKol