La Argentina es el problema. El mundo es la solución.

agosto 6, 2010

Perspectivas económicas

Filed under: Periodística — Jorge Avila @ 4:35 pm

Sigue un reportaje que me hizo el Informe Asegurador. Se publicó hace unos días en el número que corresponde a la segunda quincena de julio. Me refiero a las perspectivas de crecimiento y de inflación, al gasto público y a la crisis financiera europea, entre otros temas.

1) ¿Cuál es la situación actual de la economía argentina? ¿Qué proyección hace para el segundo semestre de 2010?

La economía se recupera con fuerza de la recesión del año pasado y parece probable que siga recuperándose más o menos a este ritmo en la segunda mitad del año. La inflación es más alta que el año pasado y parece probable que siga aumentando.

2) Según datos del INDEC, el PBI se expandió 6,4% en el primer trimestre de 2010 y 8,1% en marzo, ¿considera que estamos nuevamente ante "tasas chinas" de crecimiento? ¿Es sostenible en el tiempo? ¿Por qué?

Esta vez los datos del INDEC coinciden con los que han informado diversas consultoras privadas. No son ni serán tasas chinas en 2010 y 2011. Aunque, como acabo de señalar, es probable que se extiendan al segundo semestre. Atribuyo la expansión a la caída de la prima de riesgo-argentino respecto del año pasado y a los precios relativamente buenos de los productos de exportación.

La economía podría crecer a un ritmo todavía más alto en 2011 si el riesgo país cayera a unos 400 puntos básicos y si los precios de los productos de exportación se mantuvieran en sus actuales niveles. Lo primero requiere que Europa vaya superando creíblemente la crisis financiera y que Argentina pueda volver a colocar deuda en el mercado mundial.

3) Con una inflación real proyectada de alrededor de 25% para 2010, ¿Cree que el Gobierno “sacrifica” alta inflación por fuerte crecimiento? ¿Cuáles son las consecuencias?

El gobierno nacional sostiene un alto gasto público que es récord histórico hace por lo menos tres años. Se atreve a gastar tanto porque busca réditos políticos de corto plazo. La alta inflación es producto de la alta devaluación del peso y la consecuente emisión de dinero para financiar el alto gasto público. En este preciso sentido, Ud. tiene razón. El gobierno paga el costo de una alta inflación con el objeto de recoger los beneficios del clientelismo y la demagogia que el alto gasto público hace posibles.

4) ¿La fuerte suba de las importaciones que se observa en los últimos meses pone en peligro el superávit comercial? ¿Coincide con algunos colegas que advierten sobre el peligro de una cuenta corriente deficitaria en los próximos años? ¿Por qué?

El saldo de la cuenta corriente de la balanza de pagos es consecuencia exclusiva de la prima de riesgo-país. El 98% de mis colegas todavía no comprende esta relación. Note que pronosticaron una caída del superávit de cuenta corriente para 2009 y erraron. El riesgo-país se fue a las nubes en 2009 y en lugar de una disminución hubo un aumento del superávit de cuenta corriente, no obstante la caída de los términos de intercambio.

Mientras gobiernen los Kirchner, el riesgo-argentino será alto, sobre todo teniendo en cuenta que 2011 será un año de elecciones presidenciales. Por tanto, no hay peligro de una cuenta corriente deficitaria en los próximos 18 – 24 meses. Por lo demás, realmente no veo cuál es el peligro de ese eventual déficit.

5) ¿Cómo analiza la situación del tipo de cambio? ¿Estamos frente a un escenario de un dólar a 4,10 pesos para fin de año? ¿Por qué?

Las finanzas públicas son deficitarias y desde 2009 el Ministerio de Economía demanda asistencia del BCRA. Hemos vuelto a usar el impuesto inflacionario. El trámite consiste en estos pasos: a) el BCRA devalúa el peso; b) crea así una diferencia de cambio en su libro de contabilidad; c) el Ministerio de Economía dice que la diferencia de cambio es una utilidad del BCRA; d) el BCRA la deposita en la cuenta corriente del M. de E. en el Banco Nación; e) el M. de E. paga parte de sus erogaciones librando cheques sobre esa cuenta; f) la emisión de dinero sin respaldo sale de esta manera a la calle y el gobierno cobra el impuesto inflacionario mientras el nivel de precios sube por la devaluación. Es muy probable que el tipo de cambio alcance el nivel que Ud. señala a fin de año.

6) Las inversiones registraron en abril un crecimiento interanual de 14,6%, ¿estima que se están recuperando los niveles de inversión o persiste la desconfianza?

Se está recuperando la inversión y persiste la desconfianza. Ambas cosas son verdad. Con una aclaración: el riesgo-argentino, que llegó a 1960 puntos básicos en marzo de 2009, se ha reducido a 750 puntos en la actualidad. O sea que hay menos desconfianza. Pero una prima de riesgo-país de 750 puntos sigue siendo una barbaridad. Es la tercera más alta del mundo, luego de Venezuela y Ecuador. La inversión está aumentando pero no se haga ilusiones. No tiene mucho recorrido alcista.

7) ¿Qué reflexión hace sobre la situación fiscal de la Nación y de las cuentas provinciales? ¿Un año electoral como el 2011 puede disparar una suba desmedida del gasto público?

La suba del gasto público nacional es desmedida y muy riesgosa hace varios años. Si el gobierno pudiera aumentarlo todavía más, creo que lo haría. El único límite que respeta es la posibilidad de una explosión. Como la recaudación de retenciones ya no crece, los fondos estatizados se agotan y la emisión de dinero (la inflación) es alta, debo suponer que el gasto público no aumentará a una tasa mucho mayor que la actual.

8) ¿Las falencias estructurales de la Zona Euro marcan "el principio del fin" del Euro como moneda común? ¿Por qué?

No creo que la Unión Europea abandone el euro. El proyecto político es más fuerte que esta crisis. Sin embargo, no se puede descartar que la meta de inflación que persigue el Banco Central pase en los próximos años de 0-2% anual a 4-5% anual. Quiero decir que la UE encontraría conveniente financiar parte de la ayuda a los países que son objeto de especulación por medio de la emisión monetaria. También creo que las necesidades de financiamiento que esta crisis ha creado repercutirán adversamente sobre el «estado de bienestar» europeo. Ojala fuercen a Europa a recortar los subsidios a las exportaciones agrícolas.

9) ¿Los planes de ajuste de Grecia, España y Portugal constituyen una medicina adecuada contra la crisis, o sólo un placebo para ganar tiempo?

Los conozco de lejos, por medio de los diarios y de los reportes que se encuentran en la Web. Sin embargo, creo que esos ajustes son adecuados y que ya empiezan a mostrar su eficacia. Tanto España como Grecia han colocado bonos de corto plazo con éxito en las últimas semanas. Además, la contracción del PBI griego, que se estimaba cercana a 4% en 2010, ahora se estima no mayor a 2%, y la contracción del PBI español sería mínima.

10) ¿Cómo cree que impactará la crisis financiera europea en los países emergentes, especialmente en Argentina?

La crisis europea está en camino de solución gracias al fondo de ayuda de los Tesoros europeos para renovar la deuda de Grecia y a la intervención del BCE, que ha comprado bonos de países afectados por la especulación y ha otorgado redescuentos a muchísimos bancos comerciales de toda la Unión Europea. La mejoría se manifestará en caídas de la prima de riesgo-argentino y en una menor salida de capitales de nuestro país. Lo mismo digo para los restantes países emergentes.

11) ¿Cómo ve la inserción de la economía argentina en un escenario financiero mundial complejo y en crisis?

La inserción argentina es palabra maldita mientras gobiernen los Kirchner. Hace poco escuché a Federico Pinedo, quien es un conservador del PRO, pedir prácticamente perdón por decir en una conferencia que Argentina no está sola en el mundo y que por ende alguna clase de inserción internacional necesita.

Este gobierno ha logrado descolgar a la Argentina del mundo y así maximizar su poder. La inserción supone adherir a pactos internacionales y supranacionales y reconocer status de socio a uno, dos o tres países clave. Si algo no quieren los Kirchner es firmar acuerdos que después los obliguen a rendir cuentas.

La inserción internacional es, no obstante, una necesidad de primer orden para un país que desee honestamente crecer. Con suerte, quedará en manos del próximo gobierno.

marzo 22, 2010

Daños colaterales

Filed under: Periodística — Jorge Avila @ 3:05 pm

El Informe Asegurador me dedicó la tapa del número correspondiente a la segunda quincena de marzo. Sigue el largo reportaje que contesté. Hay partes tomadas de posts que escribí durante el verano. El periodista subtituló así:

Alta inflación, fenomenal suba del gasto público y caída del superávit fiscal, un cóctel peligroso. Una alta inflación implica una considerable turbulencia de precios relativos, discusiones salariales, huelgas y piquetes. El gasto público se ubica en la actualidad en el más alto nivel de la historia. Y la caída del superávit fiscal es dramática.

1- ¿Argentina tiene un grave problema inflacionario o -como sostuvo el Ministro de Economía- sólo un reacomodamiento de precios? ¿Por qué?

El problema es grave pues la tasa de inflación tiende a ubicarse este año entre el 25% y el 30% anual. Esto se llama alta inflación y es, por tanto, preocupante. Equivale a casi 9 veces la tasa de inflación de un país estable. Una alta inflación implica una considerable turbulencia de precios relativos, discusiones salariales, huelgas y piquetes, todo lo cual remata en renovados controles de precios y penaliza la inversión. Sabemos de memoria que la inflación es dañina. Tiene mil costos.

La inflación que el país experimentó entre 2002 y 2008 se debió, casi en su totalidad, a la tremenda devaluación de principios de 2002. El salto del dólar determinó aumentos simultáneos de los precios internos de productos ligados a la exportación (alimentos) y la importación (manufacturas industriales). Con el paso de los meses, a medida que la prima de riesgo-argentino caía y la economía disponía de más crédito, el precio de los servicios fue alcanzando a los precios de los bienes exportables e importables. Por ende, la alta inflación del período 2005-2008 es atribuible sobre todo al aumento del precio de los servicios (educación, entretenimiento, salud, expensas). Denomino a la inflación del último período "inflación residual" porque es una consecuencia tardía de la devaluación de 2002. También podría llamársela inflación por reacomodamiento de precios, como le gusta al Gobierno.

Entre mediados de 2008 y fines de 2009, el peso volvió a devaluarse. El tipo de cambio pasó de $3.15 a 3.85 por dólar. Este salto de 22% tenía que convertirse necesariamente en aumento inflacionario equivalente. El 15% de inflación de 2009 reflejó apenas parte de la nueva devaluación porque el riesgo-argentino aumentó violentamente entre 2008 y 2009, la fuga de capitales se intensificó y el crédito desapareció. En dos palabras, faltó demanda agregada.

Pero en el segundo semestre de 2009 el ciclo internacional se dio vuelta, el riesgo-país cayó mucho, la economía empezó a oxigenarse y la inflación empezó a repuntar. Ahora hay más demanda agregada. Si la situación política y económica del país no volviera a descarrilarse, la inflación a lo largo de 2010 debería superar a la devaluación.

O sea que estamos en presencia de un segundo proceso de reacomodamiento de precios, como le gusta decir al Gobierno. El problema estriba en que si éste continúa devaluando el peso no podremos salir de la alta inflación.

2- ¿Cómo impactará en el desarrollo de la economía local durante 2010 el profundo déficit que presentan las cuentas públicas provinciales? ¿Los "anticipos financieros" del gobierno buscan "captar voluntades" cuando en marzo se reabran las sesiones del Congreso?

Desde luego, los aportes del Tesoro son el principal instrumento que usa el Gobierno para doblegar las voluntades políticas provinciales. Parte del déficit de las provincias se debe al servicio de deudas contraídas con la Nación. Su refinanciamiento es automático en la práctica ya que depende del visto bueno del Gobierno nacional y no tiene efectos económicos. Con respecto al déficit derivado del servicio de deudas contraídas con el exterior o el sector privado, seguramente habrá ayuda del Gobierno nacional a un cierto precio político, aunque en este caso la ayuda se financiará con un mayor endeudamiento nacional o una mayor devaluación (inflación).

3- ¿El Fondo del Bicentenario es un proyecto que "asegura el sostenimiento del crecimiento de la Argentina" -como argumenta el gobierno- o "una de las últimas cajas" que le quedan a los Kirchner para obtener fondos?

La primera caja son las retenciones a la exportación; la segunda, son los ahorros de las AFJP; la tercera, son las reservas internacionales del BCRA; la cuarta, ¿es la liquidez de los bancos? No es imposible. El altísimo gasto público le exige al Gobierno descubrir y explotar una diversidad de fuentes de financiamiento.

4- ¿Qué opina sobre la utilización de reservas para cancelar deuda y para financiar gastos corrientes?

Es inapropiada y muy riesgosa. Lo mismo que opiné cuando el Gobierno se adueñó de u$s 10.000 millones para cancelar la deuda con el FMI, hace cuatro años.

Las reservas internacionales tienen un único propósito: sostener la paridad del peso en términos del dólar. En otras palabras, su acumulación tiene por objeto evitar la inflación y, en lo posible, asegurar la estabilidad del sistema bancario. Como las corridas sobre el dólar y los depósitos están a la vuelta de la esquina en nuestro país, es muy aconsejable guardar las reservas para su uso específico.

Las reservas no están ociosas. Si el BCRA no las tuviera, el dólar estaría desbocado, el país en cesación o al borde de la cesación de pagos y la tasa de interés que nos cobrarían por colocar deuda carecería de importancia por la simple razón de que no nos prestarían un centavo por alta que fuera la tasa que ofreciéramos pagar.

5- ¿Qué reflexión hace sobre la destitución de Martín Redrado y la designación de Mercedes Marcó del Pont al frente del Banco Central? ¿Considera que está en juego la independencia del BCRA?

En esta ocasión, Redrado actuó bien. Se negó a destinar las reservas al pago de la deuda pública y, luego, se negó aobedecer un decreto de necesidad y urgencia de la presidenta Kirchner que pretendíaremoverlo del cargo. Lo primero está bien porque las reservas tienen como función exclusiva lo que apunté arriba. Si fueran destinadas a otra cosa, incluyendo la amortización de deuda contraída con organismos internacionales subiría el tipo de cambio futuro y la tasa de interés hasta que el BCRA termine por devaluar el peso. De esta forma, los fondos para amortizar la deuda pública saldrían del impuesto inflacionario. Lo segundo también está bien puespara remover a cualquier miembro del directorio del Central, que es una entidad independiente del gobierno nacional según la carta orgánica de 1992, hace falta la opinión de una comisión bicameral del Congreso dirigidapor el presidente del Senado.

Redrado tomó la decisión de actuar bien porque el fin del kirchnerismo está cerca y no es negocio hundirse con él. Se imponía un gesto de independencia y rebeldía altisonante que le abriera un futuro político en la próxima etapa política. El Fondo del Bicentenario fue la excusa perfecta. Quien no comparta mi opinión debería explicar por qué motivos Redrado consintió, sin la menor excusa o comentario, otras decisionesmás graves que dicho Fondopor parte de un gobierno del que fue funcionario durante nada menos que 6 años y medio. Ejemplos:

a) Redrado autorizó sin inconvenientes el pago de u$s 9.800 millones al FMI en febrero de 2006. Este monto equivalía al 36% de las reservas internacionales de aquel entonces; el monto actual equivale a un 14%.

b) Redrado no se inmutó cuando el gobierno nacional estatizó el sistema de AFJP, que realizaba la mitad de las transacciones de bonos y acciones de la plaza local, en octubre de 2008. La integridad y estabilidad del sector financiero ha sido históricamente un área de competencia del BCRA.

c) Redrado miró sin vergüenza a un costado durante 3 años de sistemática falsificación de las estadísticas sobre inflación. Aunque parezca obvio debo decirlo: en cualquier país del mundo, el banco central es el primer interesado en contar con estadísticas fidedignas del costo de vida pues uno de sus dos objetivos fundamentales es mantener la inflación baja y a raya.

d) Redrado fue responsable, junto al expresidente Kirchner, de la sostenida devaluación del peso argentino mientras las monedas de Brasil, Chile, Uruguay, la Unión Europea y Japón, entre otros países o bloques, se revaluaban con respecto al dólar. Es responsable, entonces, de la alta inflación argentina.

Vi a Marcó del Pont unas pocas veces en programas de TV y no me dejó una buena impresión. Se la nota de cabeza rápida pero ignorante de los delicados equilibrios de una economía muy sensible a lasexpectativas, los cambios de cartera y los movimientos de capitales como la argentina.

Vamos de Guatemala a Guatepeor. Redrado no es un brillante economista monetario pero tuvo la perspicacia suficiente para advertir cuáles eran las cuerdas que no debía tensar. Marcó del Pont aprueba la decisión kirchnerista de usar las reservas del BCRA para financiar al Gobierno. Como si esto fuera poco, pretende imprimirle al BCRA un sesgo desarrollista, "productivista" y federal. No entiende que el propósito de un banco central no es "financiar el desarrollo económico" sino velar por la estabilidad del valor de la moneda y del sistema bancario, a fin de inducirla reducción de laprima de riesgo-país y el consecuente aumento de la inversión fija y, por esta vía indirecta, estimular el crecimiento de la producción y el empleo.

6- ¿Qué proyección hace sobre el tipo de cambio para el año 2010? ¿En la relación peso-dólar, existe una suerte de ‘convertibilidad sucia’ o una ‘flotación controlada’?

Durante el período de Redrado hubo una convertibilidad informal. Con Marcó del Pont, no lo sé. Supongo que tratará de devaluar el peso más o menos en línea con la inflación, a fin de mantener el mentado "tipo de cambio competitivo" como objetivo explícito, y de financiar vía emisión monetaria el déficit fiscal, como objetivo implícito.

7- ¿Coincide con algunos de sus colegas cuando proyectan un crecimiento del PIB argentino durante 2010 de entre 4 y 5 puntos porcentuales? ¿Por qué?

Coincido en principio. En la medida que el Gobierno nacional: 1) reduzca la tasa de crecimiento del gasto público, acercándola a la tasa de aumento de la recaudación de impuestos; 2) consiga financiamiento para servir la deuda, sobre todo por medio de una renegociación de la deuda que todavía permanece en default, y 3) sepa convivir con una oposición que ha pasado a dominar el Congreso. El cumplimiento de estas condiciones empujaría la prima de riesgo-argentino por debajo de 500 puntos básicos y estimularía la reactivación económica en 2010.

8- En su blog económico -www.jorgeavilaopina.com- usted cita que “La Argentina es el problema; y el mundo es la solución…" ¿Por qué considera que el ALCA es la puerta al mundo?

Ortega y Gasset formuló en 1910 un agudo diagnóstico sobre la declinación que sufría su país desde el siglo XVII. El filósofo escribió: "España es el problema; Europa es la solución." Con esta frase quiso destacar que del laberinto se sale por arriba.

En la década de 1980, los políticos que gobernaron después de Franco se ocuparon de aclarar la frase de Ortega: "Europa son las tres instituciones: económica, defensiva y política; la primera exige la integración al Mercado Común; la segunda, el ingreso a la OTAN, y la tercera, el ingreso al Consejo de Europa, es decir, la democracia y el respeto de derechos humanos." La consecuencia del ingreso a la Unión Europea y a la OTAN fue la sujeción de España a acuerdos internacionales irreversibles en la práctica. La probabilidad de un cambio de reglas en materia arancelaria, monetaria, bancaria y de política exterior cayó virtualmente a cero. El riesgo-español virtualmente desapareció. Y así sobrevino el largo boom económico español.

Como Ortega y Gasset en 1910, yo creo que el problema argentino un siglo después es la propia Argentina y que su solución se encuentra afuera. Concretamente, en la firma de pactos con superpotencias en materia comercial, monetaria y bancaria. ¿Por qué con una superpotencia y no con un país como Brasil? Porque no le tememos y revocaríamos los pactos a la primera dificultad. Careceríamos entonces de la indispensable estabilidad de las reglas de juego. ¿Por qué EEUU no debe ser excluido del acuerdo? Por la simple razón de que es la primera potencia del hemisferio americano y del mundo. Un TLC con EEUU sería una magnífica herramienta para estabilizar de manera perdurable las reglas del comercio exterior argentino. Como el costo de repudio del TLC sería realmente alto, la probabilidad de un cambio de reglas en este campo sería baja y así habríamos dado un importante paso en el largo camino de la reducción del riesgo-argentino y el aumento de la inversión directa.

9- ¿Cómo impacta a nivel mundial y local las crisis de Grecia, España y Portugal? ¿Considera que el riesgo macro global actualmente se ha trasladado de EEUU al Sur de Europa?

Esa es la impresión que tengo. Creo que la prima de riesgo interbancario en Wall Street debe haber caído un buen tranco desde el pico de 350 puntos básicos que observó en el mes de octubre de 2008. Por su parte, la prima de riesgo-español anda en 85 puntos, un nivel bastante más alto que el riesgo-chileno antes de la crisis sub-prime, y la prima de riesgo-griego anda en 300 puntos, que es un nivel latinoamericano. En efecto, el riesgo se habría corrido desde EEUU a Europa meridional.

Si la crisis en aquellos países se profundizara tendría efectos negativos sobre los países emergentes principalmente. Mermarían las entradas de capital a América latina. A nivel local, se acentuaría la suba del riesgo-país y la salida de capitales. La inversión sufriría, lo mismo que la recuperación de la economía.

10- Tras el rebote del último trimestre de 2009 y principios de 2010, ¿volvió la desconfianza a los mercados financieros internacionales?

Creo que no. La crisis de la deuda en Europa meridional se solucionará. Habrá ayuda de Europa septentrional. No imagino a Grecia abandonando a la Unión Europea. Sería un desastre para Grecia y un grave retroceso para la UE.

Con respecto a EEUU, la recuperación parece encaminada. Note que un indicador clave como el precio de los inmuebles ha empezado a subir. Note, además, que la Fed elevó la tasa de redescuento. De manera gradual, el gran problema deja de ser la recesión y pasa a serlo la inflación.

11- Tema Libre (para desarrollar algún tema de su interés que no haya sido tratado en este cuestionario).

No quiero finalizar el reportaje sin destacar el fenomenal incremento del gasto público consolidado durante el gobierno de los Kirchner, y el deterioro paralelo de las cuentas fiscales. Mientras en el período 1982-2002 el gasto consolidado promedió un 23% del PBI, en 2009 registró un 32%. (Estamos hablando de un gasto adicional de u$s 30.000 millones por año.) El gasto público se ubica en la actualidad en el más alto nivel de la historia. Lo mismo pasa con la presión tributaria. Conforme a estimaciones de expertos, se contrataron 500.000 empleados que están demás y los subsidios para el transporte y la energía ascienden a montos insostenibles.

La caída del superávit fiscal es dramática. En el segundo trimestre de 2009 se esfumó el superávit financiero (recursos – gastos corrientes y de capital – intereses de la deuda). Y en el primero de 2010 se ha esfumado el superávit primario (recursos – gastos corrientes y de capital). El déficit financiero ascendería en el primer trimestre de 2010 a un 2% del PBI, proporción que equivale a los u$s 6.600 millones del Fondo del Bicentenario.

Tenemos un serio problema de financiamiento. Si el acuerdo con el FMI es imposible; si la renegociación de la deuda en default es imposible y si los fondos expropiados a las AFJP no alcanzan, el Gobierno recurrirá al adelanto de utilidades del BCRA. Puesto que las utilidades del Central se originan básicamente en diferencias de cambio, el Gobierno apelará entonces, en buen romance, a la emisión inflacionaria. Hace 20 años que el país no apela a este recurso.

Es muy fácil generar "utilidades" del BCRA. Por ejemplo, la devaluación en 5 centavos del peso genera aproximadamente una diferencia de cambio de 2.300 millones de pesos. Esta utilidad es tan ficticia como la que genera un revalúo de mercaderías en una tienda.

Si el Gobierno deseara evitar una corrida, debería frenar el gasto, renegociar de la deuda y entenderse con la oposición. Pues no creo que la sociedad argentina tolere las secuelas del financiamiento inflacionario en gran escala.

septiembre 22, 2009

K afuera, IED adentro

Filed under: Periodística — Jorge Avila @ 3:39 pm

Ayer estuve en el programa de TV Asteriscos, que conduce el periodista José Calero y que se ve por el canal Metro. Dije una cantidad de cosas que no sorprenderán a quienes me conocen. Entre ellas, que en Argentina no habrá recuperación en serio de la economía hasta que vuelvan las inversiones externas directas, que en los últimos diez años han preferido orientarse a Brasil, Chile, Perú, Colombia e incluso Uruguay. ¡Qué contraste! En la primera mitad de la década de 1990, en pleno proceso de privatización, nuestro país atraía casi tanto como México, que ingresaba al Nafta. El problema es que la primera condición para convertir a Argentina en un campo atractivo para la IED (obras de infraestructura pública, industria, banca, servicios) es que se vaya Néstor Kirchner. ¿Quién invertiría un dólar en un país sometido al arbitrio de un hombre que se ha graduado de violador serial de contratos y derechos de propiedad? Hacé click aquí para leer la entrevista.

julio 19, 2009

La economía post 28-J

Filed under: Periodística — Jorge Avila @ 4:01 pm

El Informe Asegurador, una publicación destinada a las compañías de seguro y a su público, me hizo un reportaje para su edición del 17º aniversario. El centro de atención es la economía después de la derrota de Kirchner. Sigue su contenido.

1) ¿Cómo analiza el escenario económico argentino post electoral? ¿Estamos ante un contexto donde se combina recesión con alta inflación? ¿Por qué?

Es difícil pronosticar la evolución de la actividad económica pues depende vitalmente del escenario político que prevalezca. Transitamos desde marzo el tramo más profundo de la recesión. La economía podría tocar fondo durante el trimestre en curso y empezar a levantar cabeza hacia fines de año o comienzos del próximo. Por dos motivos. Por un lado, la prima de riesgo-país ha caído marcadamente en los últimos meses; el lunes 29 de junio, a escasas horas de conocida la derrota de Kirchner, se desplomó un 12% y la acción de una empresa líder que corría riesgo de estatización subió nada menos que un 15%. Estos son claros indicios de que el mundo no se olvidó de la Argentina, de que se encuentra expectante de su normalización política e institucional para volver a invertir en ella. Digo lo anterior porque en cuanto aumente la inversión, la economía volverá a crecer. Por otro lado, los precios de las commodities argentinas se recuperaron un buen trecho desde el piso de diciembre de 2008. Debido a ambas fuerzas, la economía debería levantar cabeza dentro de 6 o 9 meses.

En medio de estas especulaciones está plantado el ex-presidente Kirchner. ¿Tomará nota de su gran derrota y será capaz de actuar en beneficio de la estabilidad y la prosperidad del país? Este es el quid de la cuestión. A juzgar por su historia desde 2003, es probable que su reacción tenga efectos desestabilizantes y, por ende, recesivos. Pese al favorable desempeño hasta aquí del riesgo-país y el precio de las commodities.

La inflación tiene dinámica propia. Está atada a la devaluación del peso, que en los 12 últimos meses fue superior a 20%. No veo razón que justifique una tasa de devaluación inferior en los próximos 12 meses. Podría ser aun mayor en un escenario de importante inestabilidad política.

2) ¿Cuáles son las principales distorsiones que a su criterio presenta la política económica que aplica el gobierno? ¿Y cuáles serían las medidas fundamentales que debería tomar para corregirlas?

La inseguridad jurídica es la principal distorsión económica argentina, sin duda. Por eso el riesgo-país es altísimo (1000 puntos básicos; en marzo era 1900 puntos, nivel similar al del default). Las estatizaciones (de las AFJP en primer lugar), las trabas a la exportación, el fraude estadístico, el default remanente (hold-outs y Club de París), el maltrato de las empresas de servicios públicos y el aumento galopante del gasto público (registra el más alto nivel desde 1961, es decir, de la historia), son algunas de las graves distorsiones y problemas que un gobierno sensato podría solucionar con poco esfuerzo.

3) El aumento de las suspensiones y despidos, sumado al estancamiento en la creación de nuevos puestos de trabajo ofrece un panorama de deterioro laboral, ¿cuál es su proyección para el mercado laboral en el corto plazo?

Desempleo creciente. Rumbo al 15% de la fuerza laboral. Con el agravante de que el desempleo tarda en reducirse. Quiero decir que normalmente empieza a bajar después de pasados varios meses de iniciada la reactivación.

4) Algunos economistas y analistas avizoran un dólar a 4 pesos después del 28 de junio, ¿cómo analiza la actual situación cambiaria y qué habrá que esperar a futuro en materia de tipo de cambio?

Sobre la base de datos oficiales al 12 de junio, el BCRA podría rescatar la totalidad de sus pasivos monetarios y no monetarios con un tipo de cambio de 3.85 pesos por dólar. Tales pasivos son iguales a la base monetaria + los pases pasivos netos + las Lebacs + las Nobacs. En la eventualidad de que el público y los bancos desearan que el BCRA les cambiara por dólares todos sus billetes y monedas y encajes, letras y bonos en pesos, el BCRA podría hacerlo a un tipo de cambio apenas 4 centavos mayor que el actual.

Lo que acabo de decir no significa que el dólar permanecerá quieto. Significa que no es probable una explosión cambiaria. Que el tipo de cambio seguirá subiendo al ritmo que comenté, por motivos de financiamiento del gobierno. Es perfectamente posible que en diciembre ande cerca de 4.25 pesos. Y más arriba en caso de crisis político-institucional.

5) Considerando que el gasto público viene creciendo mucho más rápido que la recaudación, ¿el gobierno podrá recuperar después de las elecciones la caja que ha estado perdiendo en tiempos de campaña? ¿Cuáles serán las consecuencias?

Un gobierno cuerdo rebajaría de inmediato la tasa de crecimiento del gasto del 33% por año registrado en mayo pasado a un 10%. De esta forma, el superávit fiscal primario de la Nación aumentaría de apenas el 0.6% del PBI de mayo a un 1.5% a fines de año. Esta cifra sigue siendo insuficiente para cubrir la factura de intereses de la deuda pública.

Por esta razón el peso seguirá devaluándose. Las consecuencias de la debilidad fiscal serán una sostenida inflación y un continuo riesgo de cesación de pagos de la deuda que este mismo gobierno renegoció en 2005. Además de devaluar y de desacelerar el gasto, va a ser difícil que el gobierno pueda evitar una cesación de pagos a partir de mediados de 2010 sin un préstamo importante del FMI.

6) Desde el cuarto trimestre de 2007 salieron del país unos 40.000 millones de dólares, ¿Considera que la fuga de capitales privados está mermando, o se acentuará en los próximos meses? ¿Por qué?

Según mis estimaciones, salió bastante menos capital que el señalado. Aunque se trata de un monto significativo en términos relativos. Si al ex-presidente Kirchner le diera un ataque de cordura, la fuga de capitales mermaría con seguridad. Caso contrario, la fuga sería intensa hasta que el panorama político-institucional se defina.

7) ¿Cómo se recompone la desconfianza existente en la relación entre el gobierno y los empresarios? Con los antecedentes de Aerolíneas Argentinas y de las AFJP, ¿Argentina va camino a aplicar modelos similares a los de Venezuela y Bolivia?

Ya no. Después del revés electoral del 28 de junio, el gobierno sólo conserva poder para administrar el día a día. No importa que los nuevos senadores y diputados asuman sus bancas recién el 10 de diciembre. La diáspora kirchnerista es ya intensa.

8) ¿Qué opina sobre el lanzamiento de créditos hipotecarios con dinero del ANSeS?

Que es improbable que el Anses los recupere. Y si los recupera, se los va a gastar en salarios, sobreprecios y aportes al gobierno nacional. No opino así porque piense que este gobierno es especialmente incompetente o corrupto. Hay evidencia histórica más que suficiente para pronosticar que la jubilación en manos del Estado está predestinada al fracaso.

No habrá una oferta amplia de préstamos hipotecarios hasta que la prima de riesgo-país se ubique establemente abajo de 50 puntos básicos. Es decir, hasta que el mundo vea a la Argentina como ve a Chile.

9) Independientemente del resultado de las Elecciones, ¿se puede esperar que Néstor Kirchner deje de ser quien tome las decisiones en materia de política económica?

No. Gobernará siempre él, en las buenas y las malas. Cristina Fernández se ha dado un gusto protocolar. Opina pero vacila y quien define es el esposo.

10) ¿Qué reflexión hace sobre la salida de la crisis financiera internacional? ¿Hay luz al final del túnel?

Creo que la hay. Los mercados financieros han reaccionado bastante bien a la enérgica intervención del gobierno norteamericano. Opino como opina la inmensa mayoría de los analistas. La economía de los EEUU tocaría fondo entre el tercero y el cuarto trimestre de este año y entraría en una fase de moderada expansión en el cuarto trimestre de este año o el primero del que viene. Puede haber retrocesos pero la tendencia alcista parece firme.

abril 15, 2009

Reportaje de Ámbito Financiero

Filed under: Periodística — Jorge Avila @ 6:59 pm

La periodista Florencia Lendoiro del diario Ámbito Financiero me hizo una entrevista telefónica el miércoles de la semana pasada que salió publicada al día siguiente. Debo reconocer que el extracto que publicó Florencia está mucho mejor dicho e hilvanado que mis opiniones del momento.

La entrevista publicada no dice, sin embargo, todo lo que se me ocurrió entonces o que he pensado desde entonces. Por ejemplo, mi pronóstico del tipo de cambio para fin de año es de fórmula porque, realmente, creo que el segundo semestre de 2009 es impronosticable. Hasta el 28 de junio la marcha de la economía no será muy distinta a la actual. Pero a partir del 29 de junio pueden pasar muchas cosas. Un reconocido periodista de La Nación que me crucé hace un rato en la calle me pidió un escenario para el segundo semestre. Le respondí que armarlo es tarea imposible. Insistió. Me pidió que supusiera que Kirchner pierde en forma moderada las elecciones, que no quiere abandonar el poder y que entra la variante correcta. Le respondí que en tal caso Kirchner debería completar el proceso de ajuste de las tarifas de los servicios públicos, frenar la expansión del gasto público e inventar alguna excusa para volver al FMI y conseguir un préstamo de u$s 15.000 millones para cubrir los vencimientos de la deuda pública de 2009 y una buena parte de los de 2010. Como el FMI quiere volver a tener a Argentina entre sus deudores, es muy probable que el préstamo se otorgue en tanto y en cuanto el INDEC sea normalizado y vuelva a generar estadísticas serias y se encare una renegociación cierta con los tenedores de deuda en default.

Reitero, sin embargo, que no creo probable que el ex-presidente entre en ninguna variante correcta, cualquiera sea el resultado de las elecciones. Después de la estatización de las AFJP, Kirchner tiene crédito cero. No espero de él más que barbaridades. En cambio, de la opinión pública argentina espero que presione para que sea sometido a un juicio público que sirva de ejemplo para las futuras generaciones y que, algún día, un escritor con el predicamento de E. Sábato, pero que defienda el derecho de propiedad, escriba el equivalente del libro Nunca Más.

ENTREVISTA A JORGE ÁVILA, ECONOMISTA DEL CEMA

"Mercado ya descontó el poselecciones"

El dólar cotizará a $ 4,20 hacia fin de año, y la situación fiscal estará aún más debilitada. Los pronósticos pertenecen a Jorge Ávila, economista del CEMA, para quien, y aunque tras la reunión del G-20 en Londres hubo un cambio de expectativas respecto del dólar futuro, la devaluación es la única salida que tendrá el Gobierno para financiarse. Antes «tratarán de colocar deuda de cualquier manera, empezando por ese insólito bono sobre reservas de los bancos del que se habla», indicó.

Periodista: ¿A qué adjudica la baja del dólar de los últimos días, cuando venía subiendo fuertemente?

Jorge Ávila: El mensaje emitido en la cumbre de Londres tuvo un rápido impacto en la formación de expectativas respecto del dólar futuro en la Argentina. Hubo un cambio de clima por la modificación de las reservas del Fondo Monetario y su mayor flexibilidad en el otorgamiento de préstamos, la ampliación de las reservas de las que le tocaría a la Argentina unos u$s 2.500 millones. Esto, vehiculizado a través de los grandes inversores, hizo que ceda la demanda. No creo en el argumento del impacto por liquidación de exportaciones. También el anuncio del préstamo de China influyó.

P.: Hubo también una señal del BCRA, que pasó a frenar la baja.

J. A.: Sí. El Banco Central ha demostrado que no quiere un retroceso del tipo de cambio, y que en definitiva la variable de ajuste para la mala situación fiscal por la que va a atravesar el país en la segunda mitad del año es la devaluación y la recaudación del impuesto inflacionario.

P.: ¿Proyecta una situación fiscal aún más débil?

J. A.: Sí. El superávit fiscal cerró en un 3,10% del PBI el año pasado, y este año irá hacia el 1%, o menos. Ya el Tesoro nacional debe estar sufriendo escasez de recursos para enfrentar intereses o amortizaciones de la deuda pública. Hacia fin de año, esto se va a agravar. La Argentina tenía más o menos fondeado el financiamiento para este año, en parte por el superávit que se esfuma porque los ingresos crecen menos y el gasto público lo hace más rápido que la recaudación.

P.: ¿Cómo se soluciona?

J. A.: Si la Argentina no tiene acceso al FMI -que sería el salvoconducto ideal con un préstamo de 15.000 millones de dólares a un 4% anual-, sólo puede devaluar. No puede colocar deuda en el mercado de capitales, no puede o quiere aumentar la recaudación tributaria por el costo político, no quiere bajar el gasto público, le queda sólo el endeudamiento. Algo va a sacar del Banco Mundial y el BID, y habrá alguna colocación algo extorsiva de bonos en las reservas de los bancos.

P.: ¿Como el bono de los u$s 1.000 millones sobre los depósitos en dólares de los bancos?

J. A.: Exacto. Pero hay que recordar que ese fue el primer paso para la crisis de 2001, cuando el sistema crepó porque se quebró la independencia del Central y porque se introdujeron bonos de forma coercitiva en las reservas de los bancos.

P.: ¿En qué nivel ve el dólar hacia fin de año?

J. A.: Viene subiendo en un orden del 20% anual. Si el año empezó con un tipo de cambio de $ 3,45, puede terminar en un $ 4,20.

P.: ¿Sería mejor que se sincerara el tipo de cambio rápidamente en vez de esta suba diaria de un centavo?

J. A.: La devaluación siempre es veneno. Aun así, creo que Martín Redrado lo está haciendo con mucho arte. Pero hay que decir que es malo, sobre todo después del tremendo incremento de la recaudación tributaria que ha beneficiado a este Gobierno.

P.: Pero a la vez hay muchos sectores que lo piden.

J. A.: Es cierto que detrás está la UIA, que es la abanderada de la devaluación porque de allí vienen sus beneficios y no de la competitividad. El campo es un socio, aunque menos descarado, que la aplaude. La CGT, aunque suene paradójico, también lo quiere porque le permite ejercer el músculo de las conquistas sociales. Y para el Gobierno es la única salida.

P.: ¿Es correcto que la AFIP no pague las devoluciones de IVA a exportadores porque operan con paraísos fiscales?

J. A.: No. Esa es una práctica común y además se trata de problemas distintos. Las devoluciones son parte constitutiva del sistema del IVA. Es como no venderle dólares a la cotización oficial a alguien que vende drogas. Véndale los dólares y después persígalo con la DEA o quien sea. Es una explicación pobre e injustificada la de la AFIP.

P.: ¿Qué cambios económicos se producirán tras las elecciones?

J. A.: La situación será más delicada. Se acelera la devaluación del peso, una caída de la recaudación con un gasto público creciendo por encima, y el Gobierno tratará de colocar deuda de cualquier manera, empezando por ese insólito bono a los bancos del que se habla. Igualmente no creo que se vaya a producir una crisis como la de 2001 porque hay bastantes dólares en el Banco Central y tienen cierto grado de libertad a través de la devaluación. No creo que el riesgo de default de los bonos vaya a crecer mucho porque está muy alto. El mercado ya descontó el post 28 de junio.

diciembre 3, 2008

Informe Asegurador V

Filed under: Periodística — Jorge Avila @ 11:27 am

Reportaje publicado como nota de tapa por el Informe Asegurador en su edición de la segunda quincena de noviembre. Encontrarán opiniones sobre una amplia variedad de temas.

1) ¿Cuál es el impacto directo e indirecto en Argentina y en Latinoamérica de la crisis económica internacional con epicentro en los Estados Unidos a nivel del crédito, empleo, comercio y crecimiento?

Se trata de un impacto más intenso y complejo que los derivados del ciclo tradicional de la política monetaria de la Reserva Federal. El ciclo tradicional se divide en una fase de suba de la tasa de interés de corto plazo (fed funds) y en otra de baja. En la fase de suba, salen capitales de los países emergentes, se aprecia el dólar respecto del euro y de otras monedas y caen los precios de los commodities; en la fase de baja, sucede lo opuesto. Si bien en esta oportunidad la Fed ha rebajado la tasa de interés, el impacto es similar al de una fuerte suba. La explicación de la diferencia estriba en la especial coyuntura de crisis financiera que experimentan EEUU, la Unión Europea y Japón, sobre todo.

De forma que, en esta especial coyuntura, se suma a la fuerte salida de capitales y a la aguda caída de precios de los commodities, una recesión mundial de incierta duración. La contracción del crédito ya es severa y la caída del empleo se hará notar. El comercio de exportación e importación se achicará sensiblemente (ojalá puedan evitarse intentos proteccionistas). Y el crecimiento cederá. El PBI mundial caería en 2009.

2) Con una presidenta que ignora la gravedad del contexto económico mundial y un ministro de economía sin peso ni decisión propia, ¿cuál es su proyección sobre la economía argentina en el corto y mediano plazo?

Mi proyección es muy mala. La economía argentina se verá afectada doblemente en los años venideros. Por un lado, el golpe externo; por el otro, el interno, el autoinfligido, es decir, el que se debe a la explosión de la inseguridad jurídica y el riesgo-país.

Por de pronto, 2009 será un año signado por una continua salida de capitales, corridas sobre los depósitos bancarios y el dólar y mucha incertidumbre acerca de la capacidad de pago de la deuda pública (apruebe o no el Congreso la expropiación de las AFJP). En 2009, el PBI argentino caería un 2% (con suerte); la tasa de desempleo superaría el 10% de la fuerza laboral, con holgura; el tipo de cambio debería ubicarse en unos 4 pesos por dólar y la tasa de inflación no debería bajar de 20% anual.

3) ¿Cuáles son los aspectos económicos que más le preocupan? ¿Estamos frente a un escenario de desaceleración económica o de recesión?

Estamos ante un escenario de clara recesión. La economía seguramente se ha estancado en el segundo semestre de 2008. ¡Cuánto lamento que los datos estadísticos del INDEC (actividad, inflación, desempleo, pobreza) no sean confiables!

De la administración económica argentina me preocupa una pila de cosas. Entre ellas, que el país se haya cerrado tanto al comercio internacional mientras nuestros vecinos firman un TLC por mes, con grandes potencias o con paisitos; que los gobernadores no peleen por sus legítimas facultades de recaudación, en campos como Valor Agregado y Ganancias, y que acepten convertirse en vasallos del presidente de la Nación a cambio de prebendas circunstanciales, o que los bancos puedan verse expropiados de alguna forma en cualquier momento.

Pero con carácter de urgente me preocupa sobremanera el desastre institucional que el Congreso está a punto de convalidar: la estatización de las AFJP. No hay argumento para prohibirle a una persona la posibilidad de ahorrar en una entidad privada, ni para poner al servicio del bien común los fondos que guarda en una cuenta individual. La expropiación en nombre de la solidaridad o el bien común se llama comunismo. El manotazo fiscal de este gobierno en nombre de la solidaridad le costará al país mucho descrédito, mucha descapitalización y mucha pobreza. También me preocupa mucho la fuerte caída que observará la recaudación impositiva en 2009 a raíz del cóctel externo e interno que describí al responder la segunda pregunta. La caída de la recaudación puede llegar a ser incluso más grande que los ahorros que se expropiarían. El gobierno podría terminar el experimento con menos recursos que si hubiera optado por seguir el camino previsto antes del proyecto de estatización (freno del gasto público, ajuste de tarifas, reapertura del default con los hold outs y renegociación de la deuda con el Club de París).

Otro aspecto de la política económica argentina que me preocupa es el sigiloso regreso del impuesto inflacionario. Con la excepción de 2002 (y un poquito entre 2005 y 2006), este gravamen no se ha recaudado en nuestro país desde la hiperinflación, hace 18 años. Aquella fuerte caída de la recaudación tributaria que preveo será compensada por medio de la recaudación del impuesto inflacionario. EL BCRA la instrumentará haciéndose el distraído. Su tan pregonada política de “flotación administrada” se transformará en una política de “devaluación administrada”; en una suerte de tablita cambiaria informal que le permitirá emitir moneda sin respaldo para cubrir el déficit fiscal, sin correr el riesgo de perder dólares.

4) ¿Cuál debería ser hoy el tipo de cambio en la Argentina? ¿Coincide con algunos de sus colegas cuando afirman que el tipo de cambio ya está por debajo del “uno a uno” en términos reales? ¿Por qué?

En efecto, el tipo real de cambio es actualmente inferior al de los años 90. Basta ir a tomar un café, pagar expensas, comprar ropa o cotejar sueldos públicos y privados de muchas ramas industriales para comprobar que todo cuesta en dólares más que durante la convertibilidad. Desde julio, aproximadamente, Argentina es más cara que EEUU.

A ese tipo real de cambio se llegó en razón de un moderado ingreso de capitales hasta mediados de 2007, un enloquecido aumento del gasto público y una espectacular suba de los precios de los commodities. Pero ahora el escenario es muy distinto. El capital se fuga en gran escala; los precios de los commodities cayeron un 50%, y el gasto público empezará a disminuir como porcentaje del PBI (desde un pico histórico e insostenible de 33%). En consecuencia, el tipo real de cambio deberá subir. Dicho en buen romance, el tipo nominal de cambio deberá aumentar, como dije al principio.

5) ¿Cuál es su visión sobre la reforma previsional que pone fin a las AFJP en la Argentina? ¿La medida del Ejecutivo tiene un objetivo “de caja” o se trata de una decisión político-ideológica contra el Sistema de Capitalización?

Caja-caja-caja. Vestida convenientemente con ropa progresista a tono con las mayorías estatistas del Congreso. Los Kirchner necesitan recursos para financiar obra pública y la campaña legislativa de 2009, y para cubrir vencimientos de la deuda pública puesto que no quisieron recuperar el acceso al mercado internacional de crédito voluntario.

La expropiación de las AFJP les viene como anillo al dedo a los Kirchner. Por un lado, piensan ellos, es la solución de los problemas financieros de su gobierno; por el otro, les permitirá recuperar el apoyo de radicales, socialistas y mucho peronismo que cree que el sistema de capitalización es inmoral (no saben ni quieren saber si es eficiente). Para los legisladores de dichas extracciones la cuestión es asegurarse que el ANSES, que es una parte del Estado nacional, no desviará los fondos expropiados de su fin previsional. Que se viole, en el camino, la voluntad de permanecer en el sistema de capitalización que los aportantes expresaron el año pasado es irrelevante. Que la experiencia del Estado como caja de jubilaciones sea funesta es, asimismo, irrelevante. Para colmo, los representantes de algunas provincias hasta pedirían que el gobierno nacional les “coparticipe” algo del botín.

6) ¿Cómo analiza la política que lleva adelante el Banco Central de la República Argentina?

Podría ser peor. Se endeudó en casi 20.000 millones de dólares con los bancos (Lebacs y Nobacs) y en vez de transferir los fondos al gobierno compró dólares que mantiene en sus bóvedas. Ha generado así un déficit cuasi-fiscal, pero también ha creado un enorme encaje remunerado en los bancos. Entre el encaje legal (que no se remunera) y la deuda en Lebacs y Nobacs, el encaje verdadero asciende a casi 40% de los depósitos. Por esta razón, los bancos están bien parados y, a la vez, ofrecen escaso crédito al sector privado. El sistema de bancos onshore (bajo jurisdicción argentina) es tan inestable que obliga al BCRA a establecer muy altos encajes para que se mantenga en pie. Pero, de esta forma, el sistema bancario deja de ser un intermediario financiero y se convierte en una banca de pagos. Tan ridícula es la situación.

La política cambiaria ha sido correcta, en el contexto de informalidad y ausencia de rendición de cuentas en el que se mueve el país desde 2002. Hasta mediados de año estuvo vigente una convertibilidad informal de 3 pesos por dólar. Esta política fue tan apropiada como la convertibilidad en la década de 1990. En adelante, regirá, como dije, una “devaluación administrada”. Consistirá en devaluaciones pequeñas con frecuencia irregular, que el BCRA presentará como si fueran depreciaciones determinadas por las fuerzas del mercado. Pero que nadie se llame a engaño. Serán actos del príncipe, que el BCRA calculará al milímetro para que el financiamiento del gobierno con la maquinita no se traduzca en pérdidas de reservas internacionales. ¿Es bueno un banco central que lleva adelante una política de este tipo?

7) Joseph Stiglitz habla del “malestar de la globalización”, ¿coincide con algunos colegas y analistas internacionales que pronostican “el fin del capitalismo” tal como se lo concibe actualmente?

No. El capitalismo no ha fallado. Tampoco falló en 1930. Lo que falló es la mente de los inversores. Sobrestimaron el potencial de sus inversiones inmobiliarias, como en las grandes crisis del pasado sobrestimaron el potencial comercial de nuevos territorios o tecnologías. Aparte de la mente humana, falló la forma de fondearse de los bancos. Se sabe hace décadas que un banco de inversión debería emitir instrumentos de renta variable para captar fondos, de modo que sus pasivos fluctúen con sus activos y pueda evitarse el quebranto patrimonial. También se sabe que el encaje fraccionario sobre los depósitos de la banca comercial genera un problema de acción colectiva, que lleva tarde o temprano a la intervención de un prestamista de última instancia.

Otra falla puede haber sido la bajísima tasa de interés que fijó la Fed entre 2002 y 2004. Por entonces la tasa tocó 1% anual, el más bajo nivel desde 1958. Es muy probable que este hecho haya incentivado inversiones riesgosas. El mes pasado, la Fed la redujo una vez más a dicho nivel. ¿Estará gestándose una nueva burbuja?

Las fallas de juicio son un problema humano no atribuible al capitalismo. La política de muy baja tasa de interés pudo haberse evitado; en todo caso, fue un error de la Fed y no del sistema capitalista. La reorganización del sistema bancario es una cuestión peliaguda sobre la cual prefiero no extenderme en esta ocasión.

8) ¿Qué cambia y qué permanece con la llegada de Barack Obama a la presidencia de los Estados Unidos en el mapa económico mundial? ¿Cuál es su opinión sobre el triunfo del candidato demócrata?

La llegada de un candidato negro a la presidencia de aquel país me parece un cuento de hadas. Es evidencia contundente de la igualdad de oportunidades en la primera potencia del mundo y marca el camino para el resto de los países. También es una muestra de que el profesionalismo derrota al prejuicio.

No creo que el patrón del comercio y la inversión mundial cambie. No creo que Obama haga más obra pública y ayude más a los bancos que Bush. El gran cambio consistirá en un cambio de aire, un aire fresco, una renovada esperanza con la excusa de que ahora el presidente es Obama. Creo que un cambio de esta naturaleza puede ser importante para el consumo y la inversión. F. D. Roosevelt produjo un cambio de este tipo en 1933.

9) ¿Cómo será la economía que viene -para los primeros meses del año 2009- en la Argentina y en el mundo?

Los primeros meses de 2009 serán casi tan inciertos como los actuales. En el tobogán. Sobre la economía argentina en 2009 ya respondí. Sobre la economía mundial, habrá recesión. Según la OECD, el PBI mundial caerá 0.5%. Los de EEUU y UE, cerca de 1%.

10) Algunos economistas señalan a la educación como la clave del futuro, ¿cuál es la palabra clave para Jorge Ávila?

Sarmiento creía que el crecimiento argentino descansa en la educación. Alberdi creía que la clave es la disciplina del libre comercio y la estabilidad que se importa por medio de acuerdos con grandes potencias. En mi casa paterna Sarmiento inspiraba veneración y respeto. Creo en la educación como vía de progreso personal; no como instrumento de progreso nacional. Entre un inmigrante, de cualquier origen, ignorante pero trabajador y pagador de impuestos y un abogadito ventajero y de cabeza extraviada como tantos que fatigan los pasillos del Congreso o están a cargo de intendencias y gobernaciones, sino en cargos más elevados, prefiero mil veces el inmigrante. Por esta razón, comparto la posición institucionalista de Alberdi.

11) ¿Qué opina sobre la marcha de la administración de Cristina Fernández de Kirchner?

Llama la atención la marcada mediocridad de nuestros gobernantes y empresarios, y de sus asesores, en la década que corre. La mediocridad de la Presidente de la Nación y sus principales ministros es alarmante. Basta comparar su desempeño con el de sus pares de otros países en las frecuentes cumbres internacionales. No recuerdo tanta mediocridad a lo largo de mi vida ni a lo largo de la historia argentina. Quizá he leído sobre la historia del país con lentes color rosa o quizá recién ahora puedo apreciar el rampante cinismo e ignorancia que domina la vida pública argentina. Lo cierto es que tanta mediocridad me abruma. Tiendo a pensar que se trata de una burbuja de mediocridad que se va a pinchar pronto, para reencaminarnos hacia el grado de civismo, concordia y unidad, apertura de mente y visión de largo plazo que se observa en las dirigencias de Chile y Uruguay, sin ir más lejos.

noviembre 29, 2008

Reportaje de Ámbito Financiero

Filed under: Periodística — Jorge Avila @ 3:54 pm

Cecilia Roslan, una joven periodista de Ámbito Financiero, me hizo el reportaje que sigue el jueves pasado por la tarde y lo publicó a las pocas horas, en la edición del diario del viernes 28. Dije muchas cosas. Una de ellas es que no veo posibilidad de reactivación de la economía argentina mientras Kirchner gobierne.

«El gobierno debería descorchar botellas de champán en caso de conseguir u$s 1.000 o 1.500 millones con la repatriación de capitales». La frase pertenece a Jorge Avila, economista de la Universidad del CEMA, que pronosticó el fracaso del blanqueo propuesto por el gobierno. Según lo definió, es una «usina de incertidumbre» que multiplica el riesgo-país argentino.

En diálogo con Ambito Financiero, Avila anticipó el empeoramiento de las cuentas fiscales para el año que viene por contracción de la actividad económica. El economista estimó que no alcanzarán los fondos de las AFJP y que entonces la respuesta será una suerte de «devaluación administrada»: ante la caída de la recaudación «necesitan emitir y la única salida para recaudar el impuesto inflacionario es la devaluación», explicó.

Periodista: ¿Qué opina del plan lanzado por el gobierno que incluye la repatriación de capitales?

Jorge Avila: La propuesta es inédita por su alcance. No creo que vaya a tener éxito de traer fondos y reactivar la economía. Tampoco creo que redunde en una gran recaudación. La propuesta del año 92, en un contexto totalmente distinto, aportó cerca de 2% del PBI. En ese momento se confiaba en el respeto al derecho de propiedad. Las moratorias y los blanqueos durante los últimos 30 o 40 años no produjeron más de medio punto del PBI, que hoy serían u$s 1.500 millones. El gobierno debería descorchar botellas de champán en caso de conseguir u$s 1.000 o 1.500 millones, en medio de una tremenda fuga de capitales y una estampida del riesgo-país, indicador de la falta de confianza. Estamos viviendo los efectos de un default sin haber caído en él. Por eso anticipo un fracaso. Hoy el dueño de una pyme que blanquee a sus empleados en negro no sabe si este mismo gobierno duplicará mañana la presión tributaria.

P.: ¿Se podrían complementar estas medidas de modo de generar la confianza necesaria para detener esa fuga?

J.A.: En la Argentina hay una usina de incertidumbre por el ataque a mansalva de los derechos de propiedad, la Resolución 125, la estatización de Aerolíneas, la expropiación de los fondos jubilatorios y el INDEC. Por eso sube el riesgo-país, que se multiplicó desde el año pasado y significa que no hay crédito para la Argentina. Entonces la demanda agregada se compacta y le sigue la acumulación de inventarios y estancamiento de la producción.

P.: ¿Cómo afectará la situación financiera del gobierno?

J.A.: Lo que sume a los ingresos fiscales el manotazo a los fondos de las AFJP será más que neutralizado por la caída en picada de la recaudación del año que viene por suba del riesgo, fuga de capitales y colapso de la actividad económica. No hay forma de parar la recesión y se va a empeorar la situación fiscal. Para reactivar la economía, hace falta bajar dramáticamente el riesgo argentino, y eso requiere salvaguardas de respeto a los contratos y la propiedad. Eso es incompatible con Néstor Kirchner. La Argentina con Néstor Kirchner no tiene salida, es un país estancado. Ya el año pasado me llamaba la atención que la Argentina no había entrado en recesión, cuando el riesgo-país pasó de 180 puntos en enero a 600 en noviembre. Esto se debió a que los precios de nuestros productos estaban en estampida. El riesgo comprimía la demanda y el aumento de los precios motivaba la expansión; pero ahora los precios se desmoronaron y el riesgo argentino pasó de 600 a 1.800 puntos. No se puede luchar contra eso.

P.: Con ese panorama, ¿ya es esperable una recesión?

J.A.: En octubre, la actividad entró en franca caída. El año que viene habrá recesión porque se cayeron los precios internacionales y el riesgo-país se desbordó y nada se va a hacer para contenerlo. Se ve al gobierno «raspando la olla» para cumplir con los vencimientos y evitar el default que implicaría un incendio político.

P.: Usted vaticinó que con la sanción de la estatización de los fondos de las AFJP el gobierno no estaba evitando el default, sino anticipándolo.

J.A.: Yo anticipé que de sancionarse esa ley, la Argentina iba a experimentar un default sin entrar en default: hoy el riesgo-país llega a 1.800 puntos, la actividad va en picada y aumentará el desempleo.

P.: ¿Cómo espera que afecte al tipo de cambio este nuevo escenario?

J.A.: Va a bajar la recaudación, entonces necesitan emitir y la única salida para recaudar a través del impuesto inflacionario es la devaluación, que no va a ser desordenada ni catastrófica, porque hay reservas. Esto inducirá una inflación de 20% a 30%. Sin embargo, la van a presentar como causada por el mercado: se eleva el tipo de cambio porque Brasil devalúa y por la situación internacional. En realidad, es Martín Redrado con Kirchner atrás. Ya no hay flotación; es una «devaluación administrada». En la Argentina flotar es devaluar, y nadie aparece como culpable. No, están devaluando sistemáticamente el peso porque les permite emitir. El motivo es fiscal.

Aclaración: Estimé la recaudación del blanqueo en u$s 1.500-2.000 millones.

julio 21, 2008

Informe Asegurador IV

Filed under: Periodística — Jorge Avila @ 3:55 pm

El Informe Asegurador me hizo el reportaje que sigue a fines del mes pasado y lo publicó en su edición aniversario del 14 de julio. Salvo acotaciones marginales, al día de la fecha respondería lo mismo que entonces.

1. ¿Considera que existe un proceso de desaceleración económica o de enfriamiento de la economía? ¿Por qué?

Sí, con seguridad. La tasa de crecimiento de la economía argentina, sin maquillaje, debe rondar el 3% anual a esta altura del año. O sea que el ritmo de aumento del PBI ha caído a la mitad del que experimentábamos el año pasado. La causa obvia es la triplicación de la prima de riesgo-argentino. Para la gente de la calle, el riesgo-país significa poco y nada. Por el contrario, un empresario ducho en las idas y venidas de la economía nacional sabe de sobra que este fenómeno tiene el impacto de una bomba neutrónica. Cuando la prima de riesgo-país sube se recorta el crédito mundial al país y, dentro del país, el crédito de los bancos a los empresas y de las empresas a los consumidores. Luego, en cuestión de dos o tres meses la retracción de la demanda conduce a una retracción de la producción.

Interesa saber por qué motivo se ha más que triplicado la prima de riesgo-país entre enero de 2007 y la actualidad. En dicho período, la prima ha aumentado desde 180 puntos a nada menos que 600 puntos, un nivel sólo comparable en la región al de Venezuela y Ecuador. Mientras tanto, la prima brasileña ha aumentado acotadamente de 180 puntos a 200. Algo está podrido en Dinamarca. Resulta claro que la crisis hipotecaria subprime de EEUU no es la causa básica del salto de la incertidumbre en Argentina.

La causa fundamental del aumento de la incertidumbre y, por ende, de la reducción de la tasa de crecimiento, es de orden interno. Se trata de un cóctel difícil de digerir por cualquiera que esté considerando la posibilidad de hundir un dólar en el país: a) El aumento desaforado del gasto público. El gasto primario consolidado se ubica cerca de 34% del PBI, el mayor nivel desde 1961. b) La intervención del INDEC, la desfiguración de las estadísticas oficiales de inflación y actividad y el default técnico sobre la deuda pública indexada por CER. c) Los continuos faltantes de energía. d) El desconocimiento de la deuda con los bonistas. e) Y en último lugar aunque no lo menos importante, el muy mal manejado conflicto con el campo por las retenciones móviles.

2. ¿La economía argentina se encuentra a las puertas de la estanflación?

Estanflación = estancamiento + inflación. La tasa de crecimiento, como señalé arriba, se ha reducido a la mitad. Todavía no hay estancamiento. Lo habrá si el gobierno persevera en su política de enfrentamiento con el campo, de aumento loco del gasto público y de mentira estadística, y si los precios de los commodities argentinos se estancaran o bien cayeran. En cuanto a la inflación, depende de tres factores: a) tipo de cambio, b) gasto público y c) precios de commodities. Si el tipo de cambio se mantuviera en $3.05 por dólar como a fines de junio, si el gasto público aumentara un 20% anual en lugar del actual 40%, y si los precios de los commodities dejaran de crecer, la inflación se desvanecería en pocos meses. En tal escenario, no habría estanflación sino sólo bajo crecimiento con baja o nula inflación.

Pero la realidad suele presentarse de manera menos limpia y nítida. Como síntesis puedo decir que un tipo de cambio en aquel nivel o menor y un freno al gasto público nos asegurarían una marcada reducción inflacionaria; por caso, una caída del 25% anual presente a un 15%. Tal vez menos, en vista de la desaceleración del crecimiento económico que comenté arriba.

3. ¿Cuál debería ser hoy el tipo de cambio en la Argentina? ¿El peso ha perdido competitividad? ¿Por qué?

Que el peso, o el tipo de cambio, es un factor de competitividad es un argumento en el que sólo creen los lobistas y los idiotas útiles. Una devaluación es seguida, a la corta o a la larga, por un aumento del nivel de precios equi-proporcional. De lo cual se desprende que el peso no puede ganar ni perder competitividad en forma sostenida.

El nivel apropiado del tipo de cambio no surge de consideraciones de competitividad sino monetarias. La pregunta es qué tipo de cambio permite crear el mejor clima de inversión y negocios en el país. La respuesta es aquél que el BCRA pueda mantener estable, sin variaciones arbitrarias y sorpresivas. El tipo de cambio debería fijarse indefinidamente en $3, con un fuerte respaldo en dólares. O sea, lo mismo que se hace hasta ahora pero con mayor transparencia y compromiso.

4. ¿Una inflación de 25%-30% anual es el precio que está pagando el gobierno por no haber asumido la existencia de este problema y seguir postergando su solución? ¿Hay peligro de una espiral inflacionaria?

Esa alta inflación se debe al desbocado crecimiento del gasto público y el excepcional aumento de los precios de los commodities. Este último aumento eleva el nivel de precios interno (acelera la inflación) por una vía directa, que es obvia, y por una indirecta. Ésta última merece una aclaración. Cuando mejoran sus términos de intercambio, el país se vuelve más rico ya que por iguales volúmenes exportados recibe más dólares; luego, gasta más (boom de consumo del verano) y fuerza un aumento del nivel de precios.

En la medida que el BCRA disponga de un stock apropiado de reservas internacionales y de la voluntad de fijar el tipo de cambio en un nivel cercano a $3, la inflación no se va a espiralizar. La espiralización ocurre cuando el banco central no tiene reservas suficientes y el déficit fiscal lo obliga a emitir moneda sin respaldo.

5. ¿Cómo impactará el conflicto entre el Gobierno y el sector agropecuario en el ritmo de crecimiento económico?

Como hasta ahora. Seguirá promoviendo un fuerte aumento del riesgo-argentino, salida de capitales y contracción de la demanda agregada y reducción del crecimiento económico. Todo esto acompañado por pérdidas de depósitos bancarios, ventas de dólares y caída de la recaudación de gravámenes internos (IVA, Ganancias, Ingresos Brutos). Quizá gracias a este último impacto el gobierno tome conciencia del severo daño macroeconómico del conflicto.

6. ¿Cómo evalúa el accionar del BCRA para frenar la especulación con el dólar?

Me parece bien su dirección, en cuanto a la fijación del tipo de cambio en niveles que se aproximan a $3 por dólar. Me parece mal la arbitrariedad y falta de transparencia con que actúa. Me parece muy poco profesional su intento de sostener el precio de algunos bonos por medio de compras que paga con reservas internacionales. El objeto de las reservas es preservar el tipo de cambio. No es evitar que suba la prima de riesgo-país. Esta variable depende de circunstancias que difícilmente el BCRA pueda controlar. En consecuencia, lo único que consigue así es desperdiciar reservas y poner en peligro el objetivo superior de la estabilidad monetaria y bancaria.

7. En un escenario mundial de crisis de alimentos y de petróleo, ¿cuáles son los desafíos y las oportunidades que se le presentan a la Argentina?

El desafío es evitar la demagogia y que el gobierno haga lo que debe hacer por el bien del país. Dos cosas deben hacerse: a) actualizar las tarifas de la energía y renegociar los contratos de las empresas del sector para promover una eficiente generación y uso del gas, la electricidad y el petróleo; b) reducir las retenciones y abrir de par en par las puertas de la exportación para que el campo aumente su producción y saque provecho de la excepcional coyuntura internacional, mientras se aplican mecanismos de asistencia a los grupos sociales más necesitados. El dinero que el gobierno ahorre en los subsidios a la energía podrá aplicarlo al subsidio de grupos sociales vulnerables al aumento de tarifas de la energía y precios de los alimentos.

8. En el contexto del Mercosur, ¿Argentina ha quedado definitivamente relegada a ser la sombra de Brasil?

Argentina se ha transformado en la sombra de Brasil. No sólo de Brasil, también de Chile y Colombia, países que reciben mucha más inversión extranjera. Lo importante es que ha llegado a esta situación por decisión propia. Y que por decisión propia podrá salir, cuando cambie el viento político.

9. ¿Cuál es su proyección para la economía argentina para el segundo semestre del 2008?

Riesgo-argentino alto y sostenido, depósitos bancarios inestables, inversión frenada, bajo crecimiento, desempleo en alza. Este clima podría darse vuelta si el gobierno cambiara su postura de todo o nada en el conflicto con el campo y otros sectores (bonistas, servicios públicos). No lo veo probable. Lo que suceda con la inflación dependerá de las razones que enumeré al responder las preguntas 2 y 4.

mayo 23, 2008

Reportaje sobre el blog

Filed under: Periodística — Jorge Avila @ 7:11 pm

Un periodista de Apertura me hizo un reportaje sobre el origen y motivación de este blog, que se publicaría en dicha revista. Luego me dijo que, en realidad, iba a aparecer en otra revista menos conocida. Y después terminó revelándome que por una cuestión de deadline no se iba a publicar. Para que el reportaje no quede sepultado en un rincón del disco duro de mi computadora y porque me parece que dije algo de valor, tomé la decisión de publicarlo aquí mismo.

¿Por qué decidió crear su blog? ¿Cuál es la historia, el proceso detrás?

Supe de la existencia de algo llamado blog gracias a un artículo de La Nación del 9 de octubre de 2005. El artículo decía que el blog era una mezcla de tribuna y diario personal. Hasta entonces yo era un asiduo invitado a programas de TV y si bien las entrevistas y los debates me divertían y estimulaban, me resultaba cada vez más claro que la TV no es el medio apropiado para comunicar una idea. O para que mis ideas tengan una presencia permanente, al alcance de estudiantes y observadores del país y el exterior. La parte más difícil de la puesta en funcionamiento del blog fue la técnica, pero conté con la ayuda de amigos expertos en informática. Publicar posts fue sencillo porque tenía muchos artículos escritos y muchas series estadísticas y buenos gráficos a mano. Difícil es mantener un buen ritmo de publicaciones porque el blogging es, al menos para mí, un hobby.

¿Cuál es su objetivo con el blog, a dónde le gustaría llegar?

El objetivo es divulgar mis propuestas para la reorganización económica argentina: libre comercio con EEUU, banca y moneda bajo jurisdicción extranjera y un federalismo fiscal efectivo (provincias que recaudan por cuenta propia los impuestos que necesitan cubrir una parte sustantiva de sus gastos). Mi primera convicción es que el problema histórico de la Argentina es la inestabilidad de las reglas básicas y que la forma de solucionarlo consiste en subordinar sus instituciones a pactos supranacionales con grandes potencias (EEUU, UE). Otra convicción es que la concentración del poder político y económico en la Nación es una usina de inestabilidad e incertidumbre, y que la solución en este caso es la descentralización de los recursos hacia las provincias. Un populista en la Nación puede hacer muchísimo daño; un populista en una provincia puede pasar desapercibido. Si por medio del blog lograra difundir mi mensaje estaría más que conforme.

¿Cómo lo definiría en cuanto a su estilo, temática, etc.?

Es un blog para iniciados en Economía o bien para personas muy interesadas en cuestiones económicas argentinas, tanto de coyuntura como de organización institucional. Cuando la ocasión lo amerita, publico también posts políticos y reseñas biográficas. Es un blog liberal y pro-norteamericano.

¿Cómo se logra que un blog comience a trascender y a reconocerse, sobre todo habiendo tantos en Internet? ¿Hay alguna fórmula?

Para contestar esta pregunta debería saber primero si realmente mi blog ha trascendido. En un inicio, tuvo cierto lugar más o menos asegurado por mis apariciones televisivas y porque mi blog fue uno de los primeros del país. Aunque hay una fórmula. Consiste en escribir graciosamente sobre temas de mucha actualidad. Pero yo escribo exclusivamente sobre los temas que me importan. ¿De qué me serviría tener éxito escribiendo sobre temas que no me interesan?

¿Conoce ejemplos de blogs, tanto nacionales como internacionales, que sean reconocidos o que le gusten como ejemplos? ¿Cómo arman la agenda temática? ¿Busca también que llegue a otros medios?

Algunos blogs económicos de EEUU fueron buenos modelos para el mío. Por ejemplo, Marginal Revolution, Cafe Hayek, Greg Mankiw’s y Nouriel Roubini’s. La calidad y la riqueza de estos blogs son notables. En gran medida, esa riqueza y la frecuencia de sus posts se deben a la posibilidad de poner links a otras páginas web que discuten temas de interés. Como en EEUU casi todo está en Internet es fácil hacerlo. Pero en Argentina no es tan fácil. El blogger promedio que entra en mi página lee inglés con dificultad. Este hecho reduce el abanico de links que puedo poner y de temas que puedo discutir; además, no todos los diarios argentinos permiten acceso libre a sus páginas web.

Respecto de mi agenda temática, ya lo dije. Consiste en unos pocos temas básicos. Cuando la situación lo aconseja, trato cuestiones del momento. No he intentado que mi blog llegue a las mesas de redacción de diarios y revistas. Creo que debe abrirse camino solo. Sé que los periodistas lo conocen. Ellos sabrán cuándo citarlo.

Con respecto a las fuentes de las noticias o datos que "postea", ¿cómo chequea que sean verídicas, dónde busca? Por último, ¿podría trazarnos un breve perfil de su persona: intereses, estudios, trabajo?

El mío no es un blog periodístico. Su atractivo no es la noticia sino su interpretación o puesta en perspectiva. Leo con atención diarios como Ámbito Financiero y La Nación y la revista inglesa The Economist. Las estadísticas provienen del INDEC, el Ministerio de Economía, el BCRA, el banco JPMorgan, la Reserva Federal de EEUU y, alguna vez, el FactBook de la CIA, entre otras fuentes.

Soy economista, graduado en la Universidad de La Plata en la década de 1970 y en la Universidad de Chicago en la de 1980. Fui funcionario de carrera en la Secretaría de Hacienda y luego asesor de bancos. Ahora soy profesor universitario. Escribí algunos libros. Me gusta leer sobre historia, viajar a países interesantes desde el punto de vista económico, manejar y viajar largas distancias en auto, nadar y ver televisión. Por otros detalles, haga click en ¿Quién soy?, en la home page de jorgeavilaopina.com, arriba a la izquierda.

mayo 16, 2008

Puntal de Río Cuarto

Filed under: Periodística — Jorge Avila @ 8:18 pm

Este reportaje fue publicado por el diario Puntal de Río Cuarto, Córdoba, el pasado domingo 11 de mayo. El interés del periodista estaba muy focalizado en cuestiones relativas a bancos y tasas de interés. De todas formas, me las arreglé para hacer uno que otro punto de interés algo más general. El reportaje provee una buena base de partida para encarar otras discusiones.

A partir de finales de 2002 y comienzos de 2003 los préstamos, que antes se habían utilizado para contrarrestar la menor actividad económica, comenzaron a financiar la progresiva recuperación y "despegue" de la economía. ¿Cuál cree que será la evolución de los mismos a partir del amesetamiento de aquélla? ¿Cree que se estabilizarán o que aumentarán sosteniendo el nivel de crecimiento económico?

Los préstamos bancarios no tienen una dinámica propia; es decir, su crecimiento depende de la confianza y de la marcha global de la economía. En los meses que restan del año, se sentirá el efecto contractivo de la altísima prima de riesgo-argentino, que se ha triplicado entre enero del año pasado y el presente. Los precios de las materias primas de exportación dejarán de aumentar como lo hicieron en los últimos quince meses y, por tanto, habrá por este lado menos impulso expansivo. Creo que en el mejor de los casos, el stock de préstamos al sector privado crecerá débilmente.

Desde 2003 los depósitos han crecido mucho más que los préstamos, generando un exceso de dinero ocioso en el sistema bancario. ¿Es la incertidumbre un factor importante para explicar por qué este dinero no está financiando nuevas inversiones a través de nuevos préstamos?

Así es. Los bancos argentinos no se olvidarán fácilmente de la gran corrida de 2001. Prefieren ganar menos plata, dejando de prestar, a no poder devolver sus depósitos en tiempo y forma en caso de corrida y ver cómo se desploma el valor de sus patrimonios. También es cierto que cuando aumenta la incertidumbre muchos pequeños y medianos empresarios prefieren no endeudarse.

Entendiendo que hay provincias que generan más capitales excedentes que otras y también diferentes necesidades de financiamiento a nivel regional ¿Cuáles serían las condiciones necesarias para generar una movilidad de capitales eficiente dentro del sistema bancario argentino?

La pregunta me sorprende. Habría jurado que la movilidad de fondos financieros entre las provincias argentinas es perfecta.

Desde mediados de 2007 la situación económica internacional se ha caracterizado por crecientes niveles de precios de materias primas, alta volatilidad en los mercados bursátiles, y un credit crunch. ¿Cómo considera usted que ello está impactando en las variables macroeconómicas de los países emergentes y específicamente en Argentina? ¿Cree que las tasas de interés en nuestro país –principal determinante en la decisión de tomar un crédito- volverán a los niveles anteriores a la volatilidad financiera generada por la crisis hipotecaria?

Las estadísticas de actividad arrojaron en Chile una marcada desaceleración en el mes de marzo. En Argentina se observa parecido fenómeno, agravado por la crisis de confianza interna. El mes de febrero registró picos de popularidad del gobierno, de reservas, de recaudación y de consumo. Pero la fiesta se acabó en marzo. Diversos indicadores confirman lo que señalo. Se reduce el ritmo de crecimiento del consumo y la producción; caen las reservas de dólares en el BCRA; empiezan a caer los depósitos; cae también la popularidad del gobierno nacional. En fin, la suma del fuerte aumento del riesgo-argentino, la inflación en ascenso y el desconcierto creado por la reacción del gobierno ante el reclamo del campo comienza a recortar los pronósticos de crecimiento económico para este año.

La crisis hipotecaria de EEUU está en vías de solución. Tocó fondo el día que la Reserva Federal le prestó fondos al banco de inversión JPMorgan para que rescatara a Bear Stearns, otro banco de inversión. Nunca desde la crisis de 1930 la Reserva Federal había prestado fondos a un banco que no fuera un banco comercial (que recibe depósitos del público y crea moneda). Desde entonces se puede discutir si la recesión americana será más o menos profunda o si la inflación será más o menos alta, pero la probabilidad de una corrida bancaria y su correlato de depresión económica ha bajado mucho. En consecuencia, creo que el camino de la tasa de interés de EEUU será ascendente; no sé si a partir del mes que viene pero sí hacia fines de año. Mientras tanto el riesgo-argentino no cede y el tipo de cambio futuro sube. Por tanto, lo más probable es que la tasa de interés en pesos suba y se mantenga alta.

Desde la salida de la crisis la composición interna de los préstamos totales en Argentina ha evolucionado a favor de los préstamos de consumo, manteniéndose los préstamos productivos en niveles aún muy lejos de los potenciales. ¿A qué se debe esto? ¿Qué factores serían necesarios para incrementar la toma de estos créditos?

La situación que acabo de describir no alienta la inversión directa. No debería llamarnos la atención, entonces, que caiga la participación de los préstamos "productivos". Aumenta la de los préstamos de consumo porque son de más rápido repago y por menores montos. Hay mucha turbulencia. En estos casos, la gente se aleja de los bancos, como depositante y como deudora. Compra dólares y ahorra.

Página siguiente »
Powered by WordPress. Implementado por DigiKol