La Argentina es el problema. El mundo es la solución.

Septiembre 30, 2006

Cinismo

Filed under: Miscelánea — Jorge Avila @ 5:26 pm

Cinismo. De Cínico: que comete actos ignominiosos sin ocultarse ni sentir vergüenza por ello.

El pasado miércoles 26 por la tarde, luego de un viaje a San Juan que me mantuvo aislado de las noticias nacionales por varios días, escuché un discurso del Presidente de la Nación en el que anunciaba que las reservas internacionales del BCRA habían recuperado el nivel previo al pago de la deuda con el FMI. El discurso destilaba resentimiento. Por primera vez sentí pena por Kirchner, y por el país, que sufre un gobierno miope y mezquino. El presidente repasó los nombres de varios economistas que se opusieron a la cancelación anticipada de la deuda (por primera vez, yo no integré la lista de los réprobos). Después leyó parte de un artículo escrito por Joaquín Morales Solá en 1978, que contendría frases complacientes para con el expresidente de facto Videla, y pidió al periodista que revisara su pasado antes de criticarlo a él.

El jueves 27, Joaquín Morales Solá y Jorge Fontevecchia, el editor de la revista opositora Noticias, recibieron amenazas anónimas. La Asociación de Entidades Periodísticas Argentinas, la Academia Nacional de Periodismo y el Comité para la Protección de los Periodistas se solidarizaron con ambos periodistas. El viernes 28, el jefe de Gabinete, Alberto Fernández, se comunicó con Morales Solá para transmitirle la solidaridad del gobierno y para brindarle custodia personal.

La Academia Nacional de Periodistas advirtió que “esos funcionarios (del gabinete presidencial) no comprenden que con estas actitudes le ocasionan un daño institucional gravísimo al principio constitucional de la libertad de expresión, pilar fundamental de nuestro sistema republicano”. A su vez, el Comité para la Protección de los Periodistas, una organización independiente radicada en Nueva York, aseguró que “las amenazas se registraron en un contexto de creciente intolerancia del gobierno (argentino) ante las críticas de los medios”.

Esta breve crónica pone en evidencia, una vez más, el carácter cínico del presente gobierno. Recuerdo gobiernos argentinos frívolos, inoperantes o irresponsables, pero difícilmente uno tan recalcitrante y cínico como éste.

Septiembre 29, 2006

Adiós al superávit provincial

Filed under: Cotidiana — Jorge Avila @ 4:45 pm

Sigue a continuación un extracto de la carta semanal al ciberespacio de Daniel Naszewski. Esta vez se ocupa del agudo descenso que experimenta el superávit fiscal provincial luego del pico que registrara en 2004. Combinando datos de Miguel Broda y de Rogelio Frigerio (nieto), concluye que en 2006 el superávit primario será mínimo y que, después del pago de intereses sobre la deuda provincial, habrá un déficit de 0.24% del PBI. De vuelta a las andadas. ¿Es compatible el superávit provincial con el actual régimen fiscal federal? ¿Qué incentivos tienen las provincias a ahorrar cuando 62 centavos de cada peso que gastan está financiado por un giro de la Nación? ¿Cómo se evita que entren en bancarrota cuando ellas ven en la Nación a la responsable última de sus circunstancias? En fin, ¿cómo se restaura la normalidad cuando no se observa el principio de correspondencia fiscal? Esta es otra de las reformas estructurales cuya importancia no fue debidamente apreciada en la década del ‘90 y que ha quedado pendiente hasta que soplen vientos de razonabilidad.

Según el consultor Miguel Angel Broda el resultado primario del total de las provincias mostró en 2003 un superávit primario de 0.91% del PIB; en 2004 pasó a 1.44%; en 2005 cayó a 0.69%, y este año cerrará en un modesto 0.10%. Observando cualquier gráfico de cifras consolidadas, lo primero que llama la atención es que las provincias en los últimos años aumentaron muchísimo sus ingresos por recaudación (en términos nominales y reales), y que se los gastaron más o menos a la misma velocidad, aunque en el medio hubo un importante esfuerzo que se tradujo en los superávit mencionados.

En 2002 las provincias tuvieron ingresos totales por unos$32000 millones, y ese mismo año gastaron unos $32000 millones, apenas un poco más que lo que les ingresó, aunque fue el último año de déficit primario hasta ahora. En 2004, tuvieron ingresos totales por $57500 millones y gastos por $51.100 millones (un aumento feroz, sobre todo si se considera que la inflación todavía no había hecho su retorno “triunfal”). En aquel año, el superávit primario consolidado de las provincias fue el máximo logrado desde tiempos lejanos, o quizá nunca, casi $6500 millones. Los datos siguientes muestran la caída de los dos últimos años: $3692 millones de superávit primario en 2005 y sólo $630 millones proyectados para todo 2006 (el mencionado 0.10% del PIB). Pero cuidado, si a estas cifras les agregamos los intereses de la deuda pública provincial, el llamado Resultado Financiero, este año culminará con un rojo de 0.24% del PIB. Otra vez Sopa. Lo notable, además, es que este año se proyectan ingresos por $83480 millones y gastos (sin intereses) por $82850 millones. No hay duda que en estos años los ingresos fiscales de las provincias (propios y coparticipados) y los gastos aumentaron por encima de la inflación.

superavitprovincial.jpg

El gráfico muestra más o menos lo mismo, pero la fuente es ahora la consultora Economía y Regiones, conducida por Rogelio Frigerio. Rogelio trató de explicar, en un informe de la consultora de hace unas semanas, que la razón por la cual las provincias están volviendo a los números rojos es que su ecuación “gasto en salarios en relación a gasto corriente total” es en el interior del país de 45%, contra 10% para la nación. Dicho más fácil: por cada peso que recaudan, las provincias gastan cerca de la mitad en sostener al 1.5 millón de empleados públicos que trabajan en ellas, mientras que la nación gasta “apenas” una décima parte de sus erogaciones corrientes. Este no es un dato menor, ya que a la hora de los aumentos salariales fijados por la nación, el impacto sobre el estado nacional ha sido muchísimo menor al efecto que estos aumentos han tenido sobre las provincias. En concreto, si uno mira los números de Rogelio encuentra allí la principal explicación sobre por qué el superávit de las provincias comenzó a descender el año pasado y ya ha vuelto a los números rojos este año si se contabilizan los intereses de la deuda pública provincial. Otra vez sopa.

La crisis de 2001-2002, de la que todos le echan la culpa sólo al retraso cambiario y al feroz endeudamiento público de los años anteriores (que llevaron a la devaluación y al default) comenzó con provincias des-financiadas, bancos privados que podían prestar livianamente a los estados provinciales y bancos públicos (Banco Provincia, por ejemplo) que no podían enfrentar la pérdida de depósitos porque se había sobregirado con sus préstamos… a las provincias. Si esta es la tendencia habitual de la economía argentina, en donde siempre el deterioro fiscal de las provincias preanuncia o arrastra o provoca el deterioro fiscal de la Nación, entonces tenemos problemas, no hoy, no mañana, pero esa costumbre argentina del sector público de gastar todo lo que ingresa y no pensar en los tiempos de vacas flacas (y ahorrar para esos tiempos) nos ha llevado puestos en estas décadas, y más de una vez. Otra vez sopa. Luz amarilla.

Septiembre 22, 2006

Redefinición del libre comercio

Filed under: Gráfica — Jorge Avila @ 4:39 pm

El presidente Kirchner visitó el miércoles pasado la Bolsa de Nueva York para tocar la campana del inicio de la jornada y destacar ante empresarios norteamericanos las oportunidades de invertir y de ganar plata que ofrece el país. Todavía no termino de entender el sentido de esta visita. Más bien, me parece un contrasentido en vista de la cantidad de contundentes manifestaciones anti-mercado del gobierno argentino: a la Shell le mandó un piquete por ejercer la libertad de precios, a los exportadores de carne les cerró la salida por querer aprovechar el aumento del precio internacional del producto, a un terrateniente de EEUU un subsecretario del mismo Kirchner le violentó la propiedad por ser extranjero, a las empresas privatizadas les niega el reajuste de las tarifas porque ganaron mucho en los ’90, etc. ¿En qué mundo vive el presidente? Tal vez cree que el mundo es tan cínico como se acostumbra serlo en la vida pública argentina.

Pero esta contradicción entre los gestos y los hechos no pasó inadvertida en absoluto. El diario Financial Times, de Londres, criticó duramente al gobierno argentino por las razones que cité arriba. El Wall Street Journal, de Nueva York, se pregunta si la Bolsa modificó sus principios o tuvo una crisis de identidad para poder recibir a un representante de un país que se opone a los inversores; se preguntó incluso si algún economista posmoderno de la Bolsa ha redefinido el concepto de libre comercio.

Sigue a continuación un interesante gráfico que muestra el fuerte impacto que ha tenido la política de retenciones y de restricción de exportaciones y de importaciones que rige desde 2002. La fuente del gráfico es un reciente trabajo de Gabriel Sánchez: "Exportaciones argentinas: hay muchas estrellas emergentes, pero falta más brillo", IERAL – Fundación Mediterránea, Documento Nº 7, Septiembre 2006.

worldtrade.jpg

El gráfico ilustra la evolución de la participación de las exportaciones de Argentina, Brasil y Chile en las exportaciones mundiales. Advierta que el dólar alto, más que un aumento, produjo una sostendida reducción de la participación argentina, la cual pasó de un 0.42% en 2001 a un 0.38% en 2005. Mientras tanto, en igual período, Chile, sin devaluar, elevó su participación de un 0.27% a un nivel próximo al argentino, y Brasil elevó la suya a casi 1.2%. En un artículo del diario La Nación, Miguel Ángel Broda puntualiza que, en efecto, las exportaciones de Argentina aumentaron mucho desde 2002 pero que las de Brasil y Chile aumentaron mucho más.

Septiembre 20, 2006

Dólar alto sostenido

Filed under: Gráfica — Jorge Avila @ 7:41 pm

Hace un par de meses publiqué una serie del tipo real de cambio que arranca en 1970. Ahora presento un gráfico sobre una serie más corta, con datos actualizados hasta agosto de 2006, cuyo período base es enero de 1998. Estos cambios me permiten mostrar más de cerca dos importantes aspectos de la actual política económica: 1º el gobierno frenó en agosto de 2005 la sostenida caída que observaba el TRC y desde entonces lo mantiene en un nivel más o menos constante; 2º el nivel del TRC es alto: 115% superior al de 1998. Queda la impresión de que el gobierno se siente cómodo con un dólar de $2,15 (valor real de la Convertibilidad), el cual es consistente con un salario de 2 dólares por hora para el trabajo de baja calificación.

Que el TRC se mantenga constante significa que la inflación ya no es residual, pues ya no se debe a la recuperación del precio de los servicios y de los salarios (estos se van a quedar clavados en el nivel en dólares de agosto de 2005). La inflación ahora es del tipo tradicional, se origina en la devaluación del peso y es responsabilidad del gobierno.

constanteTRC.jpg

Septiembre 15, 2006

Opinión uruguaya sobre la marcha del TLC

Filed under: Cotidiana — Jorge Avila @ 2:52 pm

El diario La República, de Montevideo, publicó el pasado miércoles 13 un artículo de Alberto Scavarelli (representante nacional por el Partido Colorado) referido a la marcha del tratado de libre comercio de Uruguay con EEUU. La opinión de Scavarelli, además de colorida, vale por la información que pudiera traer y porque expone con claridad la visión de un político del vecino país sobre el alambicado proceso de apertura comercial que seguiría el Cono Sur. Demás está decir que comparto sus principales conclusiones. Son el mejor ejemplo que encontré de lo que denomino la "lógica de los acontecimientos internacionales”. Sigue a continuación el artículo completo.

El presidente de Brasil en ejercicio de la presidencia pro témpore del maltrecho MERCOSUR parece nos dio permiso para hacer lo que siempre tuvimos el derecho, un permiso que por otra parte el por si mismo, no tiene capacidad jurídica para conceder, ya que de ser necesario, este solo podría ser dado por todos los países miembros del MERCOSUR, cuyos socios plenos ya son cinco.

El Presidente Vázquez fue a Brasil, e hizo bien en ir porque los mano a mano siempre son buen instrumento. En fugaz visita se entrevistó con el reelegible Lula, quien en realidad tal como lo habíamos anunciado hace ya tiempo, no le dijo nada especifico en concreto, ya que "autorizó que sigamos adelante con las negociaciones comerciales siempre que estas no afecten el MERCOSUR".

Eso lo supimos siempre, así que Lula, cuidadoso alumno de Itamaraty, no dijo nada que nadie pueda reprocharle, ya que nada especifico y circunstanciado autorizó a Uruguay que haga, quizás porque le conviene que esto avance y porque además -pequeño detalle- jurídicamente carece de capacidad jurídica de autorizarnos nada, ya que estas son resoluciones del colectivo MERCOSUR y no del presidente pro témpore.

Kirchner le dijo ayer nomás en Brasilia a Lula, que había que dejar que Uruguay negociara un tratado comercial bilateral con Estados Unidos y allí nomás le puso la camiseta de la selección argentina al presidente de Brasil, que sonriente posó para la foto.

Dijimos entonces que esto sería así, porque tanto Argentina como Brasil necesariamente harían convenios bilaterales con por lo menos los Estados Unidos, Europa, China o India, por nombrar algunos de los mas seguros. La alternativa evidente sería quedarse fuera del mercado internacional y del comercio mundial a gran escala.

No resulta fácil en el barrio sur de nuestra América, ver a Chile con tratados de libre comercio funcionando o a punto de culminar, con Estados Unidos, China, Costa Rica, Panamá, Corea, Nueva Zelanda, Singapur , Colombia, Perú y la Unión Europea entre otras tantos, que dejan a los demás fuera de juego.

El tema es simple. Habiendo tratado bilateral los precios de exportación y venta en destino son mucho mas bajos por las desgravaciones totales de aranceles, lo que naturalmente se refleja en contra del precio final del producto procedente de un país sin tratado de libre comercio de por medio.

Dicho en buen romance el que tiene acuerdo de libre comercio vende mas barato y por ende vende más. El que no tiene tratado de libre comercio que lo ampare, vende más caro y en consecuencia vende menos, y menos también puede crecer y vender el trabajo en casa de su gente, sin que tengan que emigrar buscando empleo.

Por eso ni Brasil ni Argentina le piensan dar esa ventaja a Chile. Un Chile que solo de cobre vendió en el año nueve mil millones de dólares, de los que el diez por ciento, -novecientos millones de dólares- van por normativa interna según se informa- destinados a las fuerzas armadas que entre otras cosas tendrán su propio satélite de control territorial de las región, por lo que el equilibrio de esta absurda competencia armamentista en medio de la pobreza, se torna aun mas inaceptable.

Son ecuaciones simples. Más allá de la tarjeta amarilla a domicilio del canciller de Brasil cuando vino hace muy poco tiempo atrás al Uruguay y nos advirtió sobre no hacer acuerdos bilaterales de este tipo, dijimos entonces y lo afirmamos hoy que si no se hace en bloque, cada miembro del MERCOSUR lo hará por separado.

Más allá de los discursos rimbombantes de Mar del Plata y su cumbre, donde se le dijo no en bloque, a los Estados Unidos en su presencia y luego se le recibió en Brasil con bombos y platillos, mientras nosotros firmamos acuerdos de puño y letra del canciller con el Presidente al lado.

Ahora así de golpe, venimos a saber lo que presumimos siempre. Brasil está negociando su propio acuerdo y seguramente Argentina esta haciendo lo propio, porque si no lo hacen pronto, Chile les tomará una ventaja inalcanzable.

De Venezuela ni hablar, el dislate de su incorporación plena y urgente al MERCOSUR por la ventana ya la hemos comentado, pero Chávez es un mundo aparte. El tío rico de la región flotando en petro dólares que le provee principalmente un Estados Unidos al que considera su enemigo en los discursos y que le permiten subsidiar a Cuba y al mismo tiempo comprar toda la deuda soberana a la Argentina, o a quien le plazca en el mercado abierto.

Y todos tan felices con la deuda externa soberana, en manos de otro estado soberano.

De un ALCA negociado por todos juntos: nada. Ahora vamos de a uno a negociar porque se comprueba que hacerlo resulta inevitable. Desde allí los trapecistas de la política exterior de la región hacen un rápido doble salto mortal y sin red, con la esperanza de caer parados sobre el vagón final del tan mentado tren de las oportunidades comerciales.

Entonces por su orden aparecen los eslóganes.
-Al principio, acuerdo de libre comercio: de ninguna manera.
-A los pocos días: acuerdo de libre comercio si como no, imprescindible, pero siempre y cuando no afecte nuestra soberanía.
-Pocos días después: viene el canciller de Brasil y nos dice: fuera del MERCOSUR nada de negociación bilateral.
-En estos días: En Canoas nos dice Lula, acuerdo de libre comercio bilateral si, como no, pero siempre que no "dañe el corazón del MERCOSUR".
-Es más allí se le informo a Vazquez , que Brasil ya esta negociando bilateralmente acuerdos con India y con Sudáfrica.

Lo dicho fue una afirmación sin contenido explicito, un saludo a la bandera que no dice nada –, así esta actuando la región- sino basta con ver el fallo absurdo por unanimidad del Tribunal del MERCOSUR, cuando increíblemente afirma que el gobierno argentino actuó de buena fe, cuando omitió cumplir con su obligación y alentó a los sitiadores, con gobernador y aduaneros incluidos, a que se sitiara a Uruguay por todo el litoral durante meses. Pero esa es otra historia.

Hace diez años, escribimos que no se trataba de cualquier integración. Hoy sostenemos que tampoco se trata de cualquier tratado de libre comercio que nos deje a la intemperie. La alternativa es poner lo mejor de nosotros mismos, para superar juntos y mejor el inevitable desafío.

Septiembre 11, 2006

Impuesto Inflacionario

Filed under: Cotidiana — Jorge Avila @ 1:30 pm

Después de una larga y triste historia de destrucción financiera y económica, el impuesto inflacionario ha regresado. Hasta la fecha, siempre señalé que la inflación argentina post-devaluación era de naturaleza residual, originada por la recuperación del precio en dólares de los servicios. Llegué incluso a defender en el programa A Dos Voces, en julio de 2005, al presidente del BCRA de acusaciones del mismo gobierno que lo hacían responsable del aumento de la inflación que empezó a verificarse el año pasado. Pues bien, ahora creo que la inflación dejó de ser residual y que ha vuelto a ser del tipo tradicional. Desde agosto de 2005, aproximadamente, el gobierno recauda el impuesto inflacionario. No para financiar sus gastos corrientes y de capital sino para comprar dólares en exceso del flujo de demanda de pesos.

Entre abril de 2003 y julio de 2005, la economía argentina funcionó en el contexto de una convertibilidad informal. El BCRA mantenía virtualmente fijo el tipo de cambio por debajo de 3 pesos por dólar, intervenía sistemáticamente en el mercado de cambios para comprar o vender dólares y las reservas internacionales respaldaban entre 70% y 100% de sus pasivos monetarios. La inflación, en tal contexto, era residual porque el tipo real de cambio bajaba. De hecho, el TRC bajó de un registro de 248 en marzo de 2003 (base enero de 1998 = 100) a uno de 215 en julio de 2005. O sea que la inflación argentina fue mayor que la suma de la devaluación del peso (nula) y la inflación mayorista norteamericana.

La convertibilidad informal del peso fue abandonada en agosto de 2005 sin que mediara un anuncio oficial, tal como había sido adoptada. Desde entonces rige una especie de tablita de devaluación sólo conocida por Redrado, Kirchner y, quizá, Miceli. Se trata de un crawling-peg pasivo o un régimen de devaluación que sigue a la inflación con el fin de sostener el TRC en un determinado nivel. La tasa de devaluación del peso pasó, en consecuencia, de 0% a 7% anual en los últimos doce meses. Y el TRC frenó su caída y empezó fluctuar entre 215 y 221 puntos. Por tanto, la causa de la inflación ya no es la recuperación del precio en dólares de los servicios, sino la devaluación del peso, que es responsabilidad exclusiva del gobierno. Entre agosto de 2005 y agosto de 2006, la inflación fue 11%, que es igual a la suma de 4% por inflación de EEUU y 7% por devaluación del peso argentino. ¿Cuál es la contribución del control de precios del secretario Moreno a la estabilidad?

InflationTax.jpg

La tabla informa sobre la gravitación que tuvo el impuesto inflacionario en nuestra historia reciente. En el período 1975-84, Argentina se ubicó en el primer lugar del ranking mundial de recaudación por emisión monetaria; Brasil ocupó el segundo lugar e Israel, el tercero. En el período 1985-88, la recaudación de este raro gravamen, que no se legisla y que se percibe antes de que se devengue, fue mayor aún. En 1989, durante la hiperinflación, financió como mínimo 80% del gasto público consolidado. En 2002 recaudó un monto significativo. Entre 2003 y julio de 2005, el gobierno se abstuvo de recaudarlo. Pero desde entonces ha vuelto a recaudarlo para financiar la acumulación de reservas internacionales.

La recaudación actual ascendería a 0.8% del PBI. Esto significa que unos 1500 millones de dólares de las reservas internacionales del BCRA se deben a un ahorro forzoso impuesto al público tenedor de dinero por vía de la devaluación y la consecuente inflación.

De esta forma, el gobierno mata dos pájaros de un tiro: 1º recompone el stock de reservas internacionales, que cayó u$s 9800 millones a raíz de la caprichosa cancelación anticipada de la deuda con el FMI; 2º mantiene el dólar en un nivel competitivo, según el consejo del lobby industrialista.

Septiembre 5, 2006

El sueño hipotecario

Filed under: Cotidiana — Jorge Avila @ 3:28 pm

Golpeado por la presión alcista que ejerce el rubro alquileres sobre el índice de precios al consumidor, el gobierno ha descubierto las ventajas de la reforma estructural. Pero de una reforma estructural que se ajuste a su "modelo productivo". El secretario de comercio quiere que los bancos otorguen préstamos hipotecarios a familias que alquilan, a pagar en cuotas que no superen el alquiler. Nada menos. A juzgar por la evidencia, el secretario cree que la voluntad del príncipe puede más que las leyes impersonales del mercado.

Me preguntaron si el deseo del secretario es viable. Dije que no. Para que sea viable hace falta una reforma estructural de las que él aborrece. Dos condiciones tienen que cumplirse para que surja un mercado de préstamos bancarios con garantía hipotecaria a 30 años de plazo y 6% anual de interés, como el que rije en los países desarrollados y al que apunta el secretario: 1º Una marcada estabilidad monetaria (o la percepción de que una devaluación es imposible; no olvide que el dólar es nuestra unidad de cuenta); 2º Una incuestionable independencia del Poder Judicial, de forma que cuando un banco deba ejecutar una hipoteca el gobierno no se interponga en el camino obligándolo a postergar la ejecución.

La devaluación y las interferencias del gobierno en el proceso judicial para el recupero de los préstamos hipotecarios son veneno en este mercado. En EEUU, Unión Europea y Japón, las tres grandes islas de estabilidad del mundo, el mercado funciona a las mil maravillas, con plazos y tasas como los referidos arriba. Por un lado, la razón es que el dólar, el euro y el yen funcionan como unidades de cuenta (o patrones de valor) en cada país o bloque, además de ser las monedas de reserva del mundo. Por otro, que la independencia del Poder Judicial está fuera de cuestión.

Algunos banqueros han dicho que para desarrollar el mercado de préstamos hipotecarios necesitan alguna desgravación impositiva, un subsidio para rebajar la tasa de interés y hasta un relajamiento de las regulaciones prudenciales del BCRA. A su vez, el presidente de ADEBA ha sugerido crear una sociedad hipotecaria mixta. Hasta donde puedo inferir, el mecanismo sería el siguiente: los bancos prestan con garantía hipotecaria a mayor plazo y menor tasa; si aparecen problemas de recupero, los bancos descargan los préstamos en la sociedad mixta, y el Estado se encarga de socializar el quebranto. Otra reforma estructural compatible con el "modelo productivo" podría armarse así: los bancos colocan bonos en las AFJP; prestan luego esa plata con garantía hipotecaria; en caso de problemas de recupero, los bancos desagian los bonos en cartera de las AFJP y los futuros jubilados pagan la cuenta.

¡Qué difícil es soñar con la posibilidad de un mercado de préstamos hipotecarios similar al que funciona en las tres islas de estabilidad, cuando se abjura de la propuesta de poner bajo jurisdicción extranjera la moneda y los bancos del país! A este ritmo, también deberíamos pensar en la conveniencia de poner bajo jurisdicción extranjera el sistema de AFJP. Ya manejan fondos que para muchos políticos y funcionarios que no saben de qué se trata el derecho de propiedad, son un botín demasiado atractivo.

Septiembre 2, 2006

Salarios en dólares del mundo

Filed under: Cotidiana — Jorge Avila @ 4:54 pm

La revista inglesa The Economist, el mejor periódico económico del mundo, publicó una tabla con estimaciones del salario por hora, expresado en dólares de EEUU, que se paga en las principales ciudades del mundo. La tabla que presento a continuación es incompleta; no encontré la original y he tenido que conformarme con la tabla fragmentaria que reprodujo el diario Ámbito Financiero el pasado lunes 28 de agosto. Dos aspectos de la tabla me llaman la atención: 1º La marcada brecha que separa a los salarios que se pagan en las ciudades del mundo desarrollado de los que se pagan en las ciudades del subdesarrollado. 2º El marcado retroceso que experimentó el salario que se paga en Buenos Aires respecto del que se paga en otras ciudades de América Latina.

Al tope de la tabla figuran los salarios que se pagan en Zurich, Nueva York, Tokio, París, Roma y Madrid. Fluctúan dentro del rango 9.1-25.7 dólares por una hora de trabajo de baja calificación. Supongo que se trata de remuneraciones de empleadas domésticas, cadetes o albañiles. Al pie, figuran los salarios que se pagan en un conjunto de ciudades que van desde Santiago hasta Bombay, pasando por Moscú, Lima y Buenos Aires. Aquí los salarios fluctúan dentro del rango 0.8-3.2 dólares por hora. La primera explicación de tamaña separación tiene que ser la productividad laboral. El trabajo, aun el no calificado, es más productivo en el mundo desarrollado debido a una combinación de mejor educación y mayor dotación de capital físico (maquinaria, transporte, comunicaciones).

Según The Economist, en Buenos Aires se pagan 2 dólares por hora de trabajo no calificado. Parece una buena aproximación a la realidad; es lo que se paga a una empleada doméstica. Es un salario inferior al que se paga en Lima, Perú, de donde provenía en la década pasada una fuerte corriente de inmigración. La tabla contiene también una medida del desequilibrio del tipo de cambio en cada país. Este surge de comparar el tipo de cambio de mercado con el tipo equivalente a la paridad de poder de compra del índice Big Mac de The Economist. Para Argentina el desequilibrio es 35%. Lo cual significa que el tipo de cambio debería ser 2.26 pesos por dólar (35% inferior al tipo de mercado de 3.06 pesos por dólar del momento del cálculo) o el precio de los servicios (y el salario) debería ser un 35% más alto. De esta manera, el salario de equilibrio debería ubicarse en 2.70 dólares por hora, un nivel similar al que se paga en Lima y San Pablo. Sin embargo, una empleada doméstica cobraba a mediados de la década pasada alrededor de 4.5 dólares por hora.

tabladevaluta.jpg

El gráfico del final ilustra, en términos generales, la existencia de una relación inversa entre el tipo de cambio y el salario en dólares. Los países ricos exhiben tipos de cambio más bien bajos (monedas sobrevaluadas) y pagan altos salarios. Y los países pobres exhiben tipos de cambio más bien altos (monedas subvaluadas) y pagan bajos salarios. Dentro de este contexto cabe considerar el fuerte retroceso que experimenta el salario argentino. Una vez corregida la cuestión cambiaria, el salario argentino se ubicaría cerca del tope del ranking regional. Para que se ubique cerca del salario más bajo que se paga en Europa hace falta un gran aumento de la productividad laboral, es decir, un gran aumento del capital humano y físico.

devaluta.jpg

Powered by WordPress. Implementado por DigiKol