La Argentina es el problema. El mundo es la solución.

Enero 18, 2008

Barack Obama

Filed under: Miscelánea — Jorge Avila @ 9:43 pm

El joven abogado negro Barack Obama se ha convertido en la sensación de la política norteamericana. Lo comprobarán en los próximos días, rumbo al 5 de febrero, el supermartes, cuando se realicen las elecciones primarias en 22 estados de los EEUU y prácticamente se defina quién será el candidato del partido Demócrata en las elecciones presidenciales del martes 4 de noviembre del corriente año.

Barack Obama atrae a los periodistas de diarios y TV y al público votante, blanco y negro por igual, con la fuerza de una estrella de rock. En este post he reunido una cantidad de links muy interesantes sobre el personaje. Todos ellos conducen a archivos que están escritos o hablados en inglés.

Obama.jpg

Para saber quién es, léa su biografía en el New York Times. Para saber cómo se transformó de un desconocido en una figura de renombre nacional ya en 1990, cuando fue elegido presidente del Harvard Law Review que edita la Universidad de Harvard, haga click aquí. Para ver y escuchar un discurso clave en su carrera política (el de la Convención Demócrata de 2004, cuando se proclamó la fórmula Kerry-Edwards), haga click aquí y aquí. Por último, para ver y escuchar su discurso más elocuente, haga click aquí. Este es el discurso que pronunció en Selma, sur de Alabama, frente a religiosos y activistas negros del movimiento de los derechos civiles, a quienes intentaba convencer de que él, Obama, no nació en una cuna de oro y que es uno de ellos.

Enero 17, 2008

Marionetas

Filed under: Miscelánea — Jorge Avila @ 11:59 am

El pasado jueves 20 de diciembre, Ambito Financiero publicó una muy sagaz y por demás curiosa fotografía de la presidente Kirchner. Se trata de un retrato que le fue tomado durante su visita a la Universidad de San Martín. Ella posa entre marionetas, con los hilos que las sostienen y manejan claramente a la vista. Es un grosero error de sus asesores de imagen, marketing y comunicaciones, quienes, a juzgar por el celo de la Presidente en esta materia, ya deben estar de patitas en la calle. Sigue la fotografía, un comentario de aquel diario al respecto y, finalmente, un balance de las primeras cinco semanas de gestión de la Sra. de Kirchner.

        reinacristina.jpg 

"Ayer Cristina de Kirchner se sacó una curiosa foto rodeada de marionetas durante su visita a la Universidad Nacional de San Martín, en donde inauguró el nuevo campus. Quizá no sea ésta la imagen más acertada para una presidente que en este momento debe demostrar autonomía."

Si a esta foto, que captura una presunción colectiva sobre la naturaleza prestada de su poder, se suman las apariciones públicas de su esposo (vilipendiando a EEUU, viajando como si todavía fuera presidente en el avión Tango 01, haciéndose acompañar por ministros nacionales en ejercicio, cayendo en un papelón en la selva venezolana), los anuncios de trenes bala a Rosario y Córdoba, Mar del Plata y Mendoza (en carpeta) mientras la gente se mata en las rutas y viaja como ganado en los trenes convencionales, los cortes de energía y la insistencia en una política que exige inversiones por medio de gritos y amenazas, y una inflación creciente e ignorada, el balance de las primeras cincos semanas de Cristina de Kirchner a cargo de la Presidencia de la Nación no es bueno. Espero que dé un golpe de timón hacia políticas un poquito más realistas antes de que la devoren los problemas. Su esposo supo hacerlo muchas veces.

Enero 10, 2008

Botón de muestra V

Filed under: Cotidiana — Jorge Avila @ 10:53 am

El pasado domingo 23 de diciembre, La Nación publicó un artículo del periodista Diego Cabot cuyo título es un gran acierto: "Transporte público. Mas estatal que privado." En efecto, la política kirchnerista para las empresas privatizadas ha consistido en restatizarlas de diversas maneras. A unas, como el Correo, de golpe y sin disimulo. A otras, como los peajes de las autopistas y los trenes, solapadamente, congelándoles las tarifas en pesos en forma indefinida luego de una gran devaluación, y recortándoles facultades esenciales, como las de inversión. Más o menos la misma política se les ha infligido a las empresas de gas y electricidad. Esta política ineficiente, demagógica y corrupta (pues cuando se concentran fondos y decisiones en pocas manos las coimas se vuelven inevitables) es la primera responsable de la crisis de suministro de agua, gas y luz y de la triste declinación de las autopistas y el transporte público y privado. Sí, también del transporte privado de pasajeros urbano e interurbano, ya que éste depende de un subsidio estatal para el gas-oil, paga salarios fijados por decreto y cobra boletos fijados por el gobierno en valores irrisorios. También esta política es la causa básica del enorme déficit que exhiben las empresas públicas y privadas intervenidas por el gobierno de los Kirchner.

A continuación, reproduzco algunos pasajes del informativo artículo de Cabot. Luego, un revelador pasaje de una nota conexa sobre la inutilidad de los subsidios como instrumento de estímulo de la inversión privada.

Cabot: El déficit es mayor ahora que antes de las privatizaciones

Dorados años ochenta. Por aquellos días se discutía si estaba bien o no, o mejor, si se justificaba el gasto que ocasionaban los déficits, que mensualmente arrastraban las empresas públicas. Y se ejemplificaba: el Estado utilizaba 1,5 millones de dólares diarios para mantener el sistema de transporte. En aquellas épocas, los únicos que necesitaban del combustible sagrado –fondos públicos– eran los viejos ferrocarriles, blancos, azules y colorados, que se arrastraban por las maltrechas vías de todo el país y los subtes porteños. Todo lo demás funcionaba con su propio sustento.

Dorado siglo XXI. Pasaron algo menos de 20 años y ya no hay discusiones por los déficits, porque hay pocas empresas públicas. Pero el dinero igual sale del fisco. El año 2007 cerrará con un número que abruma: el sistema de transporte argentino requiere actualmente una erogación diaria de por lo menos 3.012.000 millones de dólares. Y ahí no termina la cosa. De tener sólo los ferrocarriles subsidiados y ayudar a Aerolíneas Argentinas antes de las privatizaciones, que se dieron a principios de los noventa, el actual esquema de transporte argentino pasó a necesitar del dinero público ya no sólo para los trenes y los subtes, sino también para todos los colectivos urbanos y los ómnibus de larga distancia, los camiones y los aviones.

Desde 2002 en adelante, cuando se decretó la emergencia económica y posteriormente la del transporte, el dinero que empezó a fluir con destino a la movilidad de los argentinos nunca se detuvo. De aquellos 301 millones de pesos que se distribuyeron en 2002 (…), 2007 finalizará con algo más de 2463 millones de pesos, alrededor de 718% más. Y habrá más. Todavía no se computó diciembre, un mes que, generalmente es muy importante a la hora del reparto de subsidios. (…) cabe preguntarse: ¿qué se subsidiaba antes y que se subsidia ahora? "Fácil, querido", se ufanó un ex secretario de Transporte al ser consultado el jueves por LA NACION. "Antes se subsidiaba el déficit de Ferrocarriles Argentinos, que era de alrededor de 450 millones de dólares por año, para que anden trenes, en mal estado, por todo el país. Y ahora se subsidia todo, pero con dos diferencias: la primera es que hay trenes en Buenos Aires; y la segunda es que la mayoría de la guita que sale del Estado es para que viajen los porteños y los bonaerenses", finalizó. Crudo resumen el del ex funcionario. Actualmente, hay sólo un puñado de ramales de larga distancia; todo lo demás, son accesos a Buenos Aires.

Días pasados, un empresario del transporte graficó a este cronista la situación de una de las empresas que tiene la concesión de un ramal ferroviario. "Actualmente son un gerenciador de un ramal, nada más que eso. Le digo más, lo que recaudo de boletos durante todo el año no me alcanza para pagar el sueldo de todos los boleteros que tengo que poner para venderlos y de los que controlan que se pague el boleto a la entrada y salida del anden. Me convendría no cobrar boleto. Ganaría plata", dijo el empresario.

Nota conexa: Vehemente ejemplo de que los empresarios confían más en los precios de mercado que en los subsidios

Ilustra otro empresario que pidió no ser identificado: Mis colectivos tardan un 35% más que hace cinco años para hacer el mismo recorrido. Y eso que varias de mis líneas son transversales al subterráneo. Si hubiera querido mantener la frecuencia hubiese tenido que aumentar el número de colectivos en un 30%. Y no puse un coche más.

Quien después de leer estos pasajes todavía crea que la crisis energética y la degradación del transporte público se deben a la avaricia de los empresarios, antes que a la desatinada política oficial, no ha logrado escaparse de las telarañas del pensamiento de políticos como el ex-presidente Alfonsín. En 1989, para Alfonsín la hiperinflación era consecuencia de un "golpe de mercado" y no de la gran cantidad de moneda que emitía su propio gobierno.

        ——————————

Nota al margen: La semana pasada fui a Vision Express, sobre Av. Cabildo, a encargar un par de anteojos, y encontré el lugar en penumbras y muy caluroso. Le pregunté a una empleada por qué no habían prendido el aire acondicionado; me respondió que el aparato estaba descompuesto. Días después, acompañé a mi esposa a Jumbo, Unicenter, y volví a experimentar el mismo ambiente de penumbra y denso calor húmedo. Pregunté a la cajera por qué no habían prendido el aire acondicionado; me dijo que estaba roto y que ella no tenía nada más que agregar. Ayer fui a almorzar a Fame, sobre calle José Hernández, en Belgrano, y me topé con la misma situación e idéntica respuesta. En ningún caso me respondieron que el aire acondicionado no funcionara por falta de energía eléctrica o que un funcionario del gobierno hubiera llamado para "sugerir" que apagaran los aparatos. Me llama la atención, sin embargo, que en septiembre u octubre pasados, en días relativamente frescos, lugares similares a los citadas funcionaran a pleno: con mucha iluminación y aire polar. No obstante los fuertes subsidios a los servicios privatizados, hay crisis energética. Hasta ahora, la conocía de oído por los cortes de gas a la industria. Esta vez, la sufrí en carne propia.

        ——————————

(Sobre el carácter intrínsecamente ineficiente de las empresas estatales, léa este post.)

Enero 4, 2008

Página 12

Filed under: Periodística — Jorge Avila @ 8:52 pm

El pasado domingo 30 de diciembre, el diario Página 12 publicó en la tapa del suplemento económico Cash un artículo con extractos de los deseos de diversos economistas para la economía argentina en 2008. El artículo, redactado por el periodista Tomás Lukin, me parece divertido e informativo. Soy uno de los entrevistados. A continuación, reproduzco el texto completo de lo que escribí para la ocasión.

Como cualquiera de nosotros, deseo para 2008 en materia económica que el país crezca a la tasa más elevada posible y que la distribución del ingreso nacional sea un poco más pareja. Rara vez surgen diferencias de opinión sobre objetivos. Pero las diferencias estallan cuando hay que elegir los instrumentos apropiados para alcanzar tales objetivos.

A fin de que la economía argentina siga creciendo como en 2003-2007, convendría reforzar el superávit fiscal, reestructurar la deuda en default con el Club de París y con los bonistas particulares, y renegociar contratos y tarifas de los servicios públicos privatizados. Estas tres políticas (instrumentos) garantizarían una alta tasa de crecimiento en el próximo par de años. Soy moderadamente optimista. El gobierno ve la necesidad de reforzar el superávit y reestructurar la deuda con el Club de París, y creo que avanzará en tal sentido.

Sin embargo, se niega a salir del default sobre una deuda de nada menos que u$s 27.000 millones con los bonistas y a renegociar con criterio de mercado las condiciones en que operan las empresas privatizadas. Este empecinamiento ahuyenta la inversión externa directa y provoca cuellos de botella en el suministro de energía, transporte y comunicaciones. Y también contribuye a mantener el salario en dólares deprimido y a redistribuir el ingreso nacional a favor de la industria y en contra del sector servicios. No comparto la política de maltrato de bonistas y privatizadas porque debilita el crecimiento de largo plazo y porque el objetivo de reconcentrar el ingreso nacional en los industriales no es eficiente ni ético.

Powered by WordPress. Implementado por DigiKol