La Argentina es el problema. El mundo es la solución.

junio 30, 2008

Videos opositores

Filed under: Miscelánea — Jorge Avila @ 7:05 pm

Para amenizar la espera de alguna solución efectiva para el conflicto agropecuario, les sugiero dos videos de YouTube. Se trata de videos claramente opositores. Sin embargo, no los recomiendo por esta razón sino porque son realmente divertidos.

El creativo que produjo el primero de ellos se concentró es una escena clave del film La Caída. Adolf Hitler, demacrado y enfurecido por el catastrófico desempeño del ejército alemán en el frente ruso, despotrica y reta a sus generales en una pequeña oficina del bunker en el que pasó sus últimos días. Apiñados detrás de la puerta cerrada de la oficinita, secretarias y militares de menor graduación escuchan aterrorizados. El caso es que aquí Hitler pasa a ser Kirchner; los generales Keitel, Jodl, Krebs y Burgdorf son ahora los Fernández, Zannini y Kunkel, y el tema de conversación, en vez de la guerra, son la inflación, las carteras de Cristina y el humo sobre Buenos Aires del que hay que culpar al campo.

El segundo es un video clip de una cumbia, que a veces adopta el ritmo de la marcha peronista. Se pregunta para qué votaste reina de la belleza a una chica que después de ganar el concurso se olvidó de las promesas que te hizo.

El primer video es elección mía. El segundo hace furor en el país, según me dicen.

junio 25, 2008

A bancársela

Filed under: Cotidiana — Jorge Avila @ 2:55 pm

Parece que el conflicto entre el gobierno y el campo se ha desinflado. Ahora la responsabilidad es del Congreso de la Nación. Allí se concentra el lobby de los productores rurales, las presiones de los militantes kirchneristas y los piqueteros oficialistas, y las jugadas de ajedrez del gobierno y los líderes peronistas opositores. No creo que el gobierno pueda imponer así no más su voluntad. Habrá mucho recuento de votos, habrá debate, habrá trampa y, al final, una solución salomónica. Esta es mi impresión.

La Sra. de Kirchner necesita una solución salomónica para gobernar con cierta armonía hasta las elecciones legislativas de 2009. Podría lograrlo si no volviera a cometer serios errores de política y comunicación. Mientras tanto, el Kerenski argentino, Duhalde, que urde alianzas con otros líderes peronistas opositores a los Kirchner y se presenta como un estadista, debería llamarse a la realidad y apoyar a un gobierno que llegó a la Casa Rosada exclusivamente por obra y gracia de él.

Y si le fuera mal en las elecciones de 2009, no sólo Duhalde deberá ponerle el hombro a la Sra. Presidente. También todos nosotros. Tanto los que la votaron en 2003 y 2007 y ahora dicen que Kirchner los engañó (antes fue Menem), como los que criticamos a N. Kirchner desde el primer día. Se viene el "aguante" a Cristina.

En este escenario, hay dos alternativas. 1) Que los Kirchner pretendan gobernar en sus términos o irse (¿hacerse echar?) en sus términos, como escribí en un post anterior. En el penúltimo párrafo de un reciente editorial, J. Morales Solá consideró esta alternativa. 2) Que a partir de un acto de humildad y realismo político empiecen a gobernar por medio del consenso.

La primera alternativa no es viable. La Presidente tiene una imagen negativa de 50%, de la cual, según se le ha escuchado decir a N. Kirchner, no se vuelve. Incluso cuando contara con el apoyo franco del peronismo opositor, le resultaría muy difícil gobernar 3 años y medio más en un clima de continuas movilizaciones y enfrentamientos.

La segunda alternativa es viable. Exigirá el apoyo franco del peronismo opositor y que todos los argentinos, incluidos los que cambiamos de canal cada vez que ella aparece, le hagamos el aguante. Serán años grises, sin inversiones, aislados del mundo. Serán años merecidos. Por haber permitido que llegara a la Presidencia de la Nación alguien puesto a dedo, que no ganó la indispensable elección interna y a quien el gobierno de su esposo escondió deliberadamente porque sabía que es un Dragón. Así le apodan los cordobeses, pues cada vez que abre la boca incendia el país.

junio 21, 2008

Por la boca muere

Filed under: Miscelánea — Jorge Avila @ 10:29 pm

Ya está dando vueltas y vueltas por la blogósfera. Se trata de una filmación de declaraciones de Néstor Kirchner en Las Parejas, Santa Fe, durante el año 2002, meses antes de que el entonces presidente Duhalde lo escogiera como su candidato a la presidencia de la Nación, sin elección interna en el Partido Justicialista.

Kirchner manifestaba en aquel video que las retenciones son una "política equivocada", que constituyen una herramienta para "bancar la burocracia del Estado" y que deben integrarse a un fondo fiduciario "controlado por las provincias". Ahora, ya del otro lado del mostrador, piensa que las retenciones son "una sofisticada herramienta de política económica" cuya abolición aumentaría el precio del kilo de pan a $15 y el de la carne a $60.

Para ver el video, haga click aquí. Y para leer un informe sobre el potencial aumento de los precios del pan y la carne si las retenciones fueran eliminadas, haga click aquí.

junio 16, 2008

¿Quieren irse?

Filed under: Cotidiana — Jorge Avila @ 3:07 pm

El título del post no es un pronóstico agorero. Es apenas la pregunta que pasa por la cabeza de muchos de nosotros luego de ver por TV los acontecimientos del sábado 14. Por un lado, De Angeli y 18 acompañantes detenidos por la Gendarmería cuando cortaban una ruta en Entre Ríos y la inmediata reacción en apoyo de aquéllos por parte de gente con cacerolas en Buenos Aires y ciudades del Interior y de productores rurales que cortaron más rutas a lo largo y ancho del país. Por el otro, la reacción a la zaga de un gobierno sin reflejos, ajeno a la tórrida realidad política, que apela al setentismo. Porque setentismo nauseabundo es mandar al diputado Kunkel y al piquetero oficial D’Elía a denunciar por los medios un "golpe cívico-económico para desestabilizar al gobierno nacional y popular" e instruir a fuerzas de choque para-estatales para que desalojen a los manifestantes opositores que se habían congregado en la entrada de la residencia de Olivos y en la Plaza de Mayo.

Las fotos que siguen fueron tomadas del diario Clarín del día de la fecha. Muestran a la Gendarmería enfrentada a los ruralistas en Entre Ríos y a Néstor Kirchner en la manifestación en Plaza de Mayo que convocó el gobierno en su apoyo

     clarin.jpg

Joaquín Morales Solá informa que Néstor Kirchner quiere la rendición incondicional (de rodillas) de los ruralistas. Trascendió que desconocidos en una camioneta amarilla incendiaron 5.000 hectáres de campo y silos-bolsa en Rojas (Pcia. de Buenos Aires) y que unos días antes desconocidos tajearon silos-bolsa en zonas varias de las provincias de Buenos Aires, Córdoba, Santa Fe y Entre Ríos. Los gringos de la Pampa Húmeda, nietos o bisnietos de los imigrantes italianos, vascos y alemanes que en sus inicios arrendaban pequeñas parcelas como esforzados agricultores, se caracterizan por un acendrado sentido de la propiedad privada. No van a tolerar que les expropien las tierras duramente adquiridas con el paso de las generaciones, ni sus ahorros en la forma de granos embolsados.

Tengo muchas y sustantivas quejas sobre el comportamiento y las posiciones asumidas por el campo y sus dirigentes. Me parece lamentable su voto guiado por el bolsillo en las elecciones de 2003 y 2007. Me parece vergonzoso, además de incomprensible, que la SRA haya sido socia tradicional de la UIA en contra de la apertura comercial; en rigor, la mera existencia de esta sociedad es la mayor incógnita de la economía política argentina. Pero el tiempo pasa y en vez de soluciones el campo es objeto de un manoseo obsceno por parte del gobierno.

Como puntualizó Marcelo Longobardi en C5N, lo mejor que podría pasarnos es que Cristina de Kirchner asuma efectivamente la presidencia de la Nación y que mande de vacaciones a su esposo; que nombre un equipo económico competente y cambie algunos ministros muy desgastados, y que retrotraiga la política de retenciones al 10 de marzo. Si bien su popularidad ha caído a un bajísimo 20%, un gobierno sensato de Cristina contaría con el alivio y el apoyo del peronismo (partido que no quiere perder su aura de gobernabilidad con una salida anticipada del poder) y podría restablecer aunque más no sea una indispensable cuota de credibilidad y autoridad para llegar sin novedades a 2011.

Argentina, por su autoestima y por su imagen internacional, necesita que la Sra. de Kirchner termine su mandato. Para ello, el camino es el propuesto arriba, en términos generales. Con un poco de inteligencia, un poco de valentía y un poco de patriotismo, ella puede conseguirlo. A menos que el matrimonio Kirchner esté ya jugado por esta opción: O gobernamos en nuestros términos, poniendo de rodillas al campo, o nos vamos en nuestros términos, abrazados a la bandera del "movimiento nacional y popular en lucha incesante contra la oligarquía". Deberían saber que si optaran por lo segundo caerían en el ridículo y que del ridículo no se vuelve, como decía el General Perón. Y no deberían ignorar que el pasto está suficientemente seco para que prenda en un descuido la chispa de un conflicto armado entre grupos filo-montoneros y los gringos de la Pampa Húmeda.

junio 12, 2008

Retenciones: el ABC

Filed under: Miscelánea — Jorge Avila @ 1:35 pm

Las retenciones se han puesto de moda. Los economistas argentinos las conocemos de toda la vida. Los productores rurales las sufrieron durante gran parte del siglo XX. Los políticos se habían olvidado de ellas y las redescubrieron en 2002. Al Jefe de Gabinete, Alberto Fernández, se le iluminaron los ojos hace un par de años cuando las imaginó como una "sofisticada herramienta de política económica" que posibilita, en su opinión, la recaudación y la redistribución de cuantiosos recursos sin reducir la producción.

Desde que irrumpió el paro agropecuario, unos cuantos lectores y comentaristas del blog me piden que escriba sobre el tema. Voy a ordenar a continuación información y conceptos básicos sobre el origen histórico, el impacto económico y la importancia fiscal de las retenciones.

1) Una retención es un impuesto a la exportación.

2) Así como un arancel de importación eleva el precio interno del producto importado para favorecer al fabricante local de un producto similar, la retención reduce el precio interno del producto de exportación para quitar recursos al productor rural que compite en los mercados del mundo.

3) Luego, cuando un país cobra aranceles de importación y retenciones a la exportación cierra dos veces su economía. O sea que estimula doblemente la salida de recursos del sector exportador, donde tienen alto rendimiento, para reasignarlos al sector sustitutivo de importaciones (el industrial, en nuestro país) donde tienen bajo rendimiento. De ahí la continua necesidad de ayudar a la industria mediante el pulmotor de la devaluación.

4) Lo dicho en el punto anterior explica la caída de las exportaciones como fracción del PBI del país y de las exportaciones mundiales. Por este motivo, la economía argentina es más cerrada en esta década que en la pasada.

5) No existe el impuesto neutral. Dicho en otras palabras, todavía no se descubrió un impuesto que no genere ineficiencia en la asignación de recursos. Cabe preguntarse, entonces, qué tipo de gravamen genera la menor ineficiencia para igual recaudación. Elías Baracat escribió un interesante artículo sobre el tema.

6) Un impuesto presuntamente eficiente es el poll tax (impuesto a la mera existencia de las personas). Se lo creía neutral. Pero es obvio que tiene efectos demográficos. Si por cada persona nacida sus padres debieran pagar u$s 30.000 al Fisco, la cantidad de hijos disminuiría. Un impuesto a la tierra libre de mejoras, tanto agrícola como urbana, podría ser un tributo neutral. Pero para que lo sea es vital que el catastro distinga con precisión el valor de las mejoras del valor de la tierra virgen. Caso contrario estaríamos gravando la acumulación de capital y, por ende, desalentándola.

7) Los impuestos a la tierra y a las ganancias son equivalentes. Ambos gravan la riqueza. El primero grava el stock; el segundo, el flujo. El valor del stock (la tierra agropecuaria) es el valor descontado del flujo de futuras rentas agropecuarias. Creo que el impuesto a las ganancias es mejor. Pues es un impuesto general; grava toda la riqueza de la economía y no sólo la inmobiliaria rural, y además si en determinado ejercicio el productor tuviera una pérdida, no pagaría y podría descontarla de futuras obligaciones.

8) Las retenciones son un impuesto a la venta de la producción exportada. No son un impuesto a la renta de la tierra. Gravan el producido conjunto de la tierra, el trabajo, el capital y la capacidad empresarial.

9) Como las retenciones se llevan una parte de la renta que recibe la tierra, el precio de la tierra cae. La hectárea de tierra agrícola vale menos cuando hay retenciones que cuando no las hay. Luego, para incrementar sus ganancias, el productor rural sustituye maquinaria y agroquímicos por tierra abaratada. No debería llamarnos la atención que la producción agropecuaria argentina sea comparativamente tierra extensiva. Es decir, que se use aquí relativamente más tierra por unidad de producto (quintales de trigo) que en EEUU. El proteccionismo industrial, que encarece insumos como la maquinaria agrícola, las camionetas y los agroquímicos, vuelve a abaratar, siempre en términos relativos, el uso del factor tierra, haciendo que la producción sea todavía más tierra extensiva. El responsable de este hecho es el proteccionismo y no la desidia de los productores rurales.

10) Rentas, por otra parte, se ganan en todas las actividades económicas. La tierra de la Pampa Húmeda gana más renta que la de San Luís porque es más productiva y porque está más cerca de los puertos de exportación. Manu Ginóbili gana más renta que la mayoría de los chacareros que vemos últimamente por TV, pues es un jugador en extremo hábil, sin haber sudado para llegar a serlo; se lo sacó en la lotería de la genética y del medio ambiente familiar. Algo parecido puedo decir del mismo Kirchner, cuya fortuna es producto de rentas ganadas por arbitraje de información e influencias a las que un ciudadano común no tiene acceso. Llama la atención que el gobierno tan sólo quiera repartir la renta agropecuaria.

11) Las retenciones están expresamente reservadas por la Constitución a la Nación. En su origen (década de 1860) se pretendió que fueran un recurso provincial, como en EEUU. La Guerra del Paraguay y la inercia posterior lo impidieron. Isidoro Ruiz Moreno escribió un informativo artículo sobre el origen histórico de este singular tributo.

12) Otro costado de la cuestión es la distribución de la recaudación entre la Nación y las provincias. A los chacareros no les gustan las retenciones porque van al Tesoro nacional y no vuelven a las provincias en la forma de buenas rutas, por ejemplo. El impuesto a las ganancias les gusta un poco más porque, por lo menos, se coparticipa. El impuesto a la tierra puede gustarles como no. Por un lado, iría a los Tesoros de las provincias en forma directa; por el otro, deberían pagarlo incluso en años de malos precios o malas cosechas. Hablo de un impuesto a la tierra oneroso.

13) Pero aun cuando los chacareros se decidieran por el impuesto a la tierra, todavía deberíamos convencer a los gobernadores de su conveniencia. A los gobernadores no les hace ninguna gracia cobrar impuestos a sus amigos ricos e influyentes. Prefieren que Buenos Aires, o sea el gobierno nacional, ponga la cara, cobre y después les gire, aun cuando esto conlleve el riesgo de transformarse en mendigos del presidente de la Nación. Este es el corazón de la discusión fiscal argentina hace casi 20 años. El paro del campo le ha conferido una súbita actualidad.

14) En los últimos meses, la recaudación de retenciones a las exportaciones del campo ascendió a cerca de 2.3% del PBI, o sea, unos u$s 6.900 millones anuales. El superávit fiscal primario de la Nación en 2007 ascendió a igual monto. El superávit de 2008 es un poco más alto y las retenciones explican una menor fracción del mismo. Sin retenciones casi no habría superávit.

junio 9, 2008

Bernardo Neustadt

Filed under: Miscelánea — Jorge Avila @ 5:36 pm

El sábado pasado, después de almorzar, se sintió mal, se retiró a su dormitorio y antes de que llegara el médico de emergencias falleció de un paro cardíaco. Su muerte, a los 83 años, justo el día del periodista, fue una sorpresa. No hace más de un mes que lo vi caminar con desenvoltura por los pasillos de un canal de televisión. Aunque no cabe el sentimiento, pues la salud es una tómbola, la gente que llega a esa edad entera y con expectativas me despierta cierta admiración.

             Neustadt.jpg

Pero he admirado a Neustadt por mucho más que su salud y su actitud de vida. Ya en la década de 1960 leía sus revistas de política nacional que mi padre compraba en los kioscos de San Juan. Y en la de 1970 veía y escuchaba maravillado sus reportajes de TV. Tiempo Nuevo creó una nueva forma de reportaje político televisivo. Escuchar este programa era para mí una cuestión tan impostergable como para otros puede ser ir a misa los domingos. Recuerdo, en especial, dos reportajes deslumbrantes; uno a Juan Carlos de Pablo, un economista que entonces era una estrella de unos 30 años de edad, y otro a Guido Di Tella, un economista que rozaba entonces los 45 años, quien se despachó con una suerte de miniclase sobre comercio internacional y asignación de recursos. No me olvido tampoco de un cruce de palabras lleno de tensión, ya en la década de 1983, entre Álvaro Alsogaray y Rogelio Frigerio, dos grandes personalidades que se repelían.

Mucho más tarde, en la década de 2000, Neustadt me invitó a su programa de TV, que ahora se emitía por cable, en repetidas oportunidades. También me llamó por teléfono otras tantas para hacerme reportajes radiales. Nunca me sentí demasiado cómodo en su presencia. Era absorbente, imprevisible, desarticulado. En vez de hacer una pregunta al punto, presentaba un tema y luego cedía la palabra con una mirada. El entrevistado debía adivinar la pregunta y despacharse. Tampoco repreguntaba. Mi incomodidad no se debía a no saber qué contestar sino a que, no sabiendo qué me había preguntado, no podía saber si había satisfecho su inquietud.

Junto a otras personalidades como Alfonsín, Menem, Alsogaray, Cavallo y Julio Ramos, Neustadt le puso sal a los últimos treinta y tantos años de la vida pública argentina. Sin duda alguna fue un gran periodista, el creador de un estilo copiado hasta el cansancio. Creo también que fue un gran hombre y un patriota. No fui a su entierro porque yo no pertenecía a su mundo. Este post es mi modesto tributo.

(Pablo Sirvén narra su trayectoria profesional en este artículo. Y Mariano Grondona se refiere a su fuerte vocación periodística en este otro.)

PD1: Jorge Asís publicó hace un rato (martes 10, 16:30) un valiente artículo sobre la ingratitud y la falta de reconocimiento de la sociedad argentina para con Neustadt e Ítalo Luder.

PD2: Roberto Cachanovsky publicó hace poco una emotiva evocación de su amigo Bernardo.

junio 5, 2008

Obama hace historia

Filed under: Miscelánea — Jorge Avila @ 6:42 pm

El martes pasado a las 24 hs la pantalla de CNN anunciaba que Barack Obama había logrado la cantidad de delegados necesaria para convertirse en el candidato demócrata a la presidencia de EEUU en las elecciones de noviembre próximo. A los pocos minutos, el propio Obama se proclamaba vencedor y los periodistas de CNN definían el momento como histórico.

El adjetivo "histórico", o "fundacional", está tan gastado por el mal uso entre nosotros que en ese momento no presté atención a la importancia de lo que puntualizaban en CNN. Pero cuánta razón tenían. El simple hecho de que un negro gane la candidatura a presidente de uno de los dos grandes partidos políticos de EEUU ya es suficiente motivo para confirmar que Obama está haciendo historia.

En su célebre discurso de Gettysburg, de noviembre de 1863, el presidente Abraham Lincoln postuló que la Guerra de Secesión norteamericana se libraba para probar éso justamente: que todas las personas son creadas iguales. Reproduzco todo el discurso porque es conciso, tan conciso que casi nadie lo comprendió cuando fue dicho:

Hace ocho décadas y siete años, nuestros padres hicieron nacer en este continente una nueva nación, concebida en libertad y consagrada al principio de que todas las personas son creadas iguales. Ahora estamos empeñados en una gran guerra civil, que pone a prueba si esta nación, o cualquier nación así concebida y consagrada, puede perdurar largo tiempo. Estamos reunidos en un gran campo de batalla de esa guerra. Hemos venido a consagrar una porción de ese campo como lugar del último reposo para aquéllos que dieron aquí sus vidas para que esta nación pudiera vivir. Es absolutamente correcto y apropiado que hagamos tal cosa. Pero, en un sentido más amplio, no podemos dedicar, no podemos consagrar, no podemos santificar este terreno. Los valientes hombres, vivos y muertos, que lucharon aquí lo han consagrado, muy por encima de nuestro pobre poder de añadir o restar algo. El mundo no advertirá apenas ni recordará mucho tiempo lo que digamos aquí, pero nunca podrá olvidar lo que ellos aquí hicieron. Somos más bien nosotros, los vivos, los que debemos consagrarnos aquí a la tarea inconclusa que aquéllos que aquí lucharon hicieron avanzar tanto y tan noblemente. Somos más bien nosotros los que debemos consagrarnos aquí a la gran tarea que aún resta ante nosotros: que de estos muertos a los que honramos tomemos una devoción incrementada a la causa por la que ellos dieron hasta la última medida colmada de la devoción; que resolvamos aquí firmememente que estos muertos no habrán muerto en vano; que esta nación, Dios mediante, tendrá un nuevo nacimiento de la libertad; y que el gobierno del pueblo, por el pueblo, para el pueblo, no perecerá en la Tierra.

Lincoln promovió durante su presidencia iniciativas que condujeron a la abolición de la esclavitud. En 1863, se proclamó la emancipación y, en 1865, se aprobó una enmienda a la Constitución a tal efecto. Pero un siglo después, el negro norteamericano seguía siendo objeto de severa discriminación. No podía votar ni usar los baños públicos que usaban los blancos. El movimiento de los derechos civiles nació como respuesta a esta situación. Martin Luther King Jr, su gran líder, organizó y llevó a cabo marchas por el derecho al voto, la no discriminación, y otros derechos civiles básicos. La mayoría de estos derechos fueron promulgados en las leyes por medio de la aprobación del Acta de los Derechos Civiles y el Acta de los Derechos de Votación.

En agosto de 1963, el Dr. King pronunció su también célebre discurso "Yo tengo un sueño" en los escalones del monumento a Lincoln en Washington D.C. Sigue un extracto de los pasajes más reveladores:

Hace años, un gran americano, bajo cuya sombra simbólica estamos parados, firmó la Proclama de Emancipación. Este importante decreto se convirtió en un gran faro de esperanza para millones de esclavos negros que fueron incinerados en las llamas de la injusticia. (…) hoy hemos venido aquí para dramatizar una condición extrema. En un sentido, llegamos a la capital de nuestra nación para cobrar un cheque. Cuando los arquitectos de nuestra república escribieron las magníficas palabras de la Constitución y la Declaración de la Independencia, firmaron un pagaré del que todo estadounidense sería heredero. Este pagaré era una promesa de que todos los hombres tendrían garantizados los derechos inalienables de "la vida, la libertad y la búsqueda de la felicidad". Pero 100 años después, debemos enfrentar el hecho trágico de que el negro todavía no es libre. Cien años después, la vida del negro es todavía minada por los grilletes de la discriminación. Cien años después, el negro vive en una solitaria isla de pobreza en medio de un vasto océano de prosperidad material. Cien años después, el negro todavía languidece en los rincones de la sociedad estadounidense y se encuentra a sí mismo exiliado en su propia tierra. Es obvio hoy que Estados Unidos ha fallado en su promesa con respecto a sus ciudadanos de color. En vez de honrar su obligación sagrada, Estados Unidos dio al negro un cheque sin valor que fue devuelto con un sello que dice "fondos insuficientes". Video

El pasado 4 de abril se cumplieron 40 años del asesinato del Dr King. Hace un año muy pocos imaginaron que un negro, que tenía 6 años cuando King murió, se convertiría en el candidato del partido más caudaloso de la política de EEUU. Este hecho testimonia el poder de transformación de la libertad.

 Obamacandidato.jpg

Powered by WordPress. Implementado por DigiKol