La Argentina es el problema. El mundo es la solución.

Mayo 31, 2009

El fracaso kirchnerista

Filed under: Gráfica — Jorge Avila @ 11:55 am

La semana pasada, el diario Ambito Financiero publicó dos piezas de información estadística que enseñan a ver dónde reside el fracaso de la gestión económica de Kirchner. El corazón del capitalismo es el mercado de capitales. Y el corazón del mercado mundial de capitales late en Wall Street, Nueva York. En Wall St. se tocan las puntas de las corrientes mundiales del ahorro y la inversión. La corriente del ahorro es calma y pasiva; la de la inversión es nerviosa y activa. Yuppies de mil nacionalidades, con estudios de MBA o post-grados en Economía e intuiciones de trader, deciden día a día la composición de los portafolios financieros de sus clientes (empresas, familias y fondos de retiro) de todo el mundo. Pueden tomar la decisión de comprar bonos de gobiernos o bonos, ONs y acciones de firmas privadas radicadas en cualquier país. Cuando deciden invertir en un país (Brasil, Chile y México, en los últimos años), provocan un sostenido ingreso de fondos al país, una valorización de su moneda, un déficit comercial y una reactivación. Cuando prefieren desinvertir en un país (Argentina, en los últimos años), provocan una sostenida salida de fondos del país, una desvalorización de su moneda, un superávit comercial y una recesión.

Con lo anterior quiero destacar que las impresiones que se van formando los yuppies de Wall Street, fundadas en consideraciones reales o imaginarias, sellan la suerte macroeconómica de los países hasta nuevo aviso. El ex-ministro Cavallo, que no comprendía la trascendencia del concepto de riesgo-país en 2001 y que despreciaba a los yuppies de Wall Street, cometió un serio error de enfoque en tal sentido. Kirchner declaró más de una vez que el riesgo-país lo tenía sin cuidado. Craso error. El gráfico que ilustra la trayectoria del riesgo-argentino, el riesgo de las empresas BBB o high yield y el riesgo-país promedio de los países emergentes entre 2005 y la actualidad es un testimonio patético de la percepción que se ha formado Wall Street de nuestro país. Note la disparada del riesgo-argentino en relación con el riesgo-emergente promedio o con el de las empresas de calificación crediticia BBB entre octubre de 2008 y mayo de 2009. ¿Cómo es posible que los yuppies de Wall St. den por descontado el default de una Argentina con "superávits gemelos", grandes reservas en el banco central y que paga la deuda? Dudan de la futura voluntad de pago del soberano y de su cordura.

Kiguel.jpg

Miguel Kiguel, Ambito Financiero, 27 de mayo de 2009

Pero el riesgo-país es el principal determinante de la inversión. ¿Quién hunde capital en un país (autopista por peaje, fábrica de cemento) cuando el riesgo-país ha trepado a niveles de default y las posibilidades de confiscación, devaluación, ataque a supermercados y caída de gobiernos se refuerzan entre sí? Nadie. Mejor dicho, casi nadie, pues no podemos descartar a los que confían en su capacidad de lobby. La tabla que sigue muestra el ranking de inversión externa directa en América Latina en los años 2007 y 2008. El "modelo productivo" atrajo menos capitales que las economías chilena y colombiana, que en los ’90 eran 1/4 ó 1/5 de la economía argentina. Huelga decir que menos inversión implica menos capital por obrero empleado, menos productividad laboral y un menor salario real. Esta es la médula del fracaso de la gestión económica kirchnerista.

IED2008-09.jpg

Cepal, Ambito Financiero, 28 de mayo de 2009

Para tener una visión del comportamiento en los últimos veinte años de la inversión externa directa en América latina, haga click aquí.

Mayo 23, 2009

Perspectivas económico-políticas

Filed under: Miscelánea — Jorge Avila @ 6:07 pm

El miércoles 20 de mayo se relanzó The University of Chicago Alumni Club en Argentina. El Club cuenta con el reconocimiento oficial de la Universidad de Chicago y una buena cantidad de graduados en las más variadas disciplinas. Hubo un cocktail y tuve el honor de ser el primer orador de una larga serie de encuentros con el fin de tratar distintos temas y fortalecer los vínculos de amistad entre los graduados argentinos y entre éstos y nuestra alma máter. Hablé sobre las perspectivas económico-políticas de nuestro país. Sigue una síntesis de lo que dije.

Cuando uno habla de teoría económica puede prescindir olímpicamente de la política. No así cuando uno habla de política económica. Es imposible evitar las consideraciones y los pronósticos políticos cuando se pretende armar escenarios económicos relevantes. Por tal razón me voy a tomar algunas libertades en tal sentido. La exposición se divide en tres partes: a) La coyuntura; b) Los próximos doce meses, y c) Después de mediados de 2010.

La coyuntura

El seguimiento de la coyuntura macroeconómica exige tres cosas: un buen modelo, oficio para interpretar los resultados del modelo y series estadísticas confiables para alimentar el modelo. Hasta diciembre de 2006, las series estaban disponibles en las páginas web de las oficinas económicas del gobierno nacional a costo cero. Eran publicadas con puntualidad, eran largas, estaban preparadas por profesionales especializados que usaban un método común y tenían la cobertura necesaria. Desde la intervención del INDEC en enero de 2007, hay que salir a comprarlas a las consultoras privadas. No son largas, se concentran en pocas variables y no hay garantía de que sean consistentes entre sí. El gobierno ha interrumpido el suministro de un bien semi-público esencial, por el cual la población sigue pagando impuestos.

Según las series que circulan en el mercado, la economía argentina entró técnicamente en recesión en abril pasado, tras acumular dos trimestres seguidos de caída del PBI respecto de igual período del año anterior. En el cuarto trimestre de 2008, la caída fue de 2.5%; en el primero de 2009, de 4% y en abril llegó a 6%. No creo que la causa de la recesión sea la caída del precio de los commodities de exportación; después de todo, la soja cotiza en la actualidad cerca del promedio del año pasado. Seguimos teniendo buenos precios.

Creo que la causa fundamental de la recesión es la brutal suba de la prima de riesgo-país desde la intervención del INDEC. La prima saltó de 180 puntos básicos en enero de 2007 a 1.900 en marzo de 2009. Tamaña disparada ha provocado una fenomenal reasignación de cartera desde activos (depósitos, bonos, acciones) bajo jurisdicción argentina a activos bajo jurisdicción extranjera. Según estimaciones fiables, la fuga de fondos desde octubre de 2007 alcanza a u$s 37.000 millones. Esto equivale a casi un 6% del PBI argentino. La fuga de capitales desinfla el globo de la demanda agregada y a los pocos meses repercute en la producción. Note que la fuga explicaría por sí sola la recesión argentina.

Tengo la impresión de que la prima de riesgo-argentino no bajará de 900 o 1.000 puntos básicos una vez que se estabilice la situación financiera mundial. Con esto quiero señalar que, limpia de la crisis internacional, la prima se mantendría unos 700 puntos por encima de la prima de enero de 2007. Estos 700 puntos representan el riesgo-K de expropiación, estatización o desastre político. Dicho plus no desaparecerá hasta que el factor K salga de escena. Hasta que Kirchner abandone el poder. (Note que la prima brasileña ya ha caído a 300 puntos, que vuelven a entrar capitales al vecino país y que el real se ha apreciado de 2.5 por dólar a 2.0 en las últimas semanas. Ni el BCRA ni la UIA parecen haber reparado en este hecho.)

A pesar de la gran fuga de capitales y la fuerte recesión, la inflación no cede. Entre abril de 2008 y abril de 2009 fue del 20%, casi la misma que en 2007 y 2008. ¿Por qué causa no cede? Porque mientras en 2007 y 2008 el dólar se mantenía fijo, entre abril de 2008 y abril de 2009, el dólar ha trepado un 18%. Esto significa que sin devaluación la inflación argentina sería bajísima.

De acuerdo con la opinión de la casi totalidad de los consultores económicos, transitamos en estos meses lo peor de la recesión. Para el FMI, la recesión este año sería de 1.5% (no quiere trifulca con el gobierno); para C. Loser y F. Sturzenegger, que hablaron días atrás en un acto del gobierno de la Ciudad, andaría entre 2% y 3%, y para M. Broda, entre 4% y 6%. Hay virtual consenso con respecto a que la crisis financiera internacional tocaría fondo en el tercero o cuarto trimestre de 2009 y a que la economía mundial iniciará una modesta fase expansiva en el cuarto trimestre de 2009 o el primero de 2010. El año que viene el PBI argentino acompañaría la expansión mundial con un aumento de entre 0.5% y 1.5%.

Los próximos doce meses

El pronóstico económico de los próximos doce meses es, sin embargo, terriblemente incierto. Por un lado, el gasto público registra literalmente el nivel más elevado de la historia. El año pasado cerró en 31% del PBI, contra un promedio de 23% en el período 1977-2002, y contra 23% en 2002. Kirchner se las ingenió para aumentarlo en 8 puntos en seis años. Rompió los récords de Martínez de Hoz y de Menem y lo hizo con un dólar fijo, igual que ellos. Kirchner nos corre por izquierda y nos miente por derecha en más de un sentido.

Cerrado al acceso a los mercados de capitales local e internacional por los defaults no resueltos (hold outs y Club de París), el default del INDEC sobre los bonos en pesos indexados y la estatización de las AFJP, y con la presión tributaria en un pico histórico y sin voluntad de contener el gasto público, sólo le queda el camino de la expropiación por la vía ordinaria (devaluación sostenida) y la vía extraordinaria (estatización del comercio exterior, confiscación de silos bolsa y cajas de seguridad). Son las decisiones que puede tomar un gobierno desesperado y sin límites, que finalmente se irá.

Por otro lado, el futuro político del país depende de los resultados en dos provincias de las elecciones legislativas del 28 de junio. Esas elecciones podrían pre-determinar a las elecciones presidenciales de 2011. Tal es su importancia.

Si Reutemann ganara en forma contundente una banca de senador en la provincia de Santa Fe, como se prevé, es muy probable que sea cabeza de la fórmula presidencial del PJ, en asociación con liberales, conservadores y el resto de la centro-derecha, en las elecciones de 2011. Binner quedaría a un costado del camino y Macri le cedería el puesto. Romero, Busti y Schiaretti lo respaldan. Los gobernadores peronistas de las provincias chicas (Gioja y Das Neves) no tardarán en darse cuenta de que no tienen opción. Entonces, si Reutemann lo deseara, y ha dicho que así es, será el candidato de la centro derecha y el próximo presidente de la Nación. Desde la gran elección de Macri en 2007, el péndulo de la política nacional se mueve hacia la derecha, como se movió hacia la izquierda a partir de la gran victoria de Fernández Meijide en 1997, en la provincia de Buenos Aires.

Si Kirchner ganara de manera poco clara una banca de diputado en la provincia de Buenos Aires, deberá cohabitar con la oposición a partir de julio. Tendrá minoría en la cámara de Diputados y quizá también en el Senado desde diciembre, y perderá los superpoderes. ¿Qué hará? Es nuestra duda. ¿Aguantará hasta diciembre de 2011?

Después de mediados de 2010

A mediados de 2010 sabremos el final de esta apasionante historia. Un escenario es Kirchner en cohabitación, en acuerdos con el FMI para evitar un default y aplicando medidas ortodoxas para contener el gasto público. Otro es un llamado anticipado a elección presidencial administrado por Kirchner. Y otro podría ser un gobierno de transición sin Kirchner haciendo lo que Kirchner debió hacer.

Soy optimista más allá de 2010 porque:

a) La mejora de los precios de las commodities parece un fenómeno permanente en virtud de la emergencia de las economías china e india. Pero sobre todo soy optimista porque,

b) El péndulo de la opinión pública se correrá a la centro-derecha en la década que viene.

c) Todos los países del continente americano que miran o tienen costas al Pacífico, salvo Ecuador, firmaron o están por firmar acuerdos de libre comercio con EEUU. Pronto la ola dará vuelta por el Cabo de Hornos, bañará el Uruguay, salpicará el Paraguay y Argentina quedará cercada.

d) Chile, Uruguay y Brasil, que históricamente siguieron o anticiparon los pasos de Argentina, tienen sistemas políticos bipartidistas estables. La política regional influye. No hay motivo valedero que nos condene a deambular eternamente en las internas peronistas. Por las razones que desarrollé en otro post, creo que en la próxima década la democracia argentina se parecerá cada vez más a las de nuestros vecinos más desarrollados.

La próxima década me entusiasma. Puede concretarse el despegue que vaticino hace tiempo. Espero no equivocarme.

Mayo 17, 2009

Reutemann 2011

Filed under: Cotidiana — Jorge Avila @ 7:08 pm

Una cantidad de gobernadores y ex-gobernadores peronistas o filo-peronistas ya se anotaron en la lista de precandidatos presidenciales para 2011. Rodríguez Saá lo anunció hace mucho, lo mismo que Das Neves; Reutemann lo anunció hace poco; Gioja lo planea en silencio hace un año; Scioli quiere pero no se atreve a decirlo, y Macri espera aunque sabemos que su objetivo es claro. En la lista no incluyo a los precandidatos de centro-izquierda porque creo que el péndulo de la política nacional se desplaza hacia la centro-derecha desde la victoria de Macri en 2007, con tanta velocidad como cuando se desplazó hacia la centro-izquierda a partir de la victoria de Fernández Meijide en 1997. Por motivos que desconozco, el senador Romero no ha expresado su interés en participar en esta gran carrera y el exgobernador De la Sota se mantiene callado.

Los precandidatos con más chances son Reutemann y Macri. A decir verdad, que la precandidatura de Reutemann se transforme en candidatura depende sobre todo del mismo Reutemann, pues si éste efectivamente se dispusiera a entrar en carrera es probable que Macri decida aguardar a otro turno. Romero, Schiaretti y Busti ya han dado su respaldo al senador santafecino. Empresarios y sindicalistas, hasta ayer favorecidos por el kirchnerismo, se agolpan en la tranquera de su campo de Llambí Campbell y él los hace esperar mientras "trabaja en la trilladora". El campo y la Iglesia lo miran con esperanza. Para The Economist la fórmula Reutemann-Michetti 2011 sería imbatible. Quienes ya evalúan una salida anticipada pero segura del poder de los Kirchner juegan con la fórmula Reutemann-Scioli.

Se espera que Reutemann gane de manera contundente en las elecciones legislativas del 28 de junio en Santa Fe. En tal caso, bastará que ese día Kirchner no gane con claridad en la provincia de Buenos Aires para que comience un vertiginoso proceso de negociaciones en el ámbito peronista y filo-peronista destinado a nominar el candidato presidencial de hecho por la centro-derecha para 2011 o antes. Si Reutemann realmente deseara la nominación y lo acompañara la suerte, sería el candidato de la centro-derecha en 2011. O antes, si los Kirchner no supieran, no quisieran o no pudieran gobernar con minoría en el Congreso (sin superpoderes).

                                                            Reutemann 2011.jpg

De izquierda a derecha, Biolcatti y Garetto (Mesa de Enlace del campo), Schiaretti y Reutemann, en la feria Mercoláctea hace diez días. Una postal colorida, cordial, de entendimiento franco, representativa de lo que el país parece querer. Todo lo opuesto a la imagen que proyectan Kirchner y sus intendentes del conurbano.

Una probable presidencia de Reutemann a partir de 2011 frenaría el desarrollo del bipartidismo en Argentina. El peronismo lo apoyará decididamente porque cree poder usarlo como mascarón de proa; especula que Reutemann pondría la cara mientras sus cuadros tradicionales usufructúan el poder otros cuatro u ocho años. Pero el senador santafecino no es una persona dócil. Si quisiera o pudiera imaginarlo, podría cumplir su propio programa de gobierno ya que, tal como se presentan las cosas, el peronismo depende más de Reutemann que Reutemann del peronismo.

La llegada de Reutemann a la Casa Rosada por el peronismo será indicio de que algo se rompió para siempre en el Movimiento. Reutemann se inscribió en el PJ en 1990, cuando tenía 49 años de edad. ¿Recién entonces se dio cuenta de sus convicciones políticas? ¿O lo hizo como paso necesario para llegar a la gobernación de Santa Fe? No lo conozco en persona pero se me hace que es un conservador popular como De Narváez, Macri o Scioli. Me resulta claro, en todo caso, que Reutemann no es lo mismo que un Luder, un Bittel, un Cafiero, un Menen, un De la Sota, un Grosso, un Kirchner o cualquier otro peronista con carrera y conocimiento de la tradición partidaria. Es ajeno al Movimiento.

Con el PJ está por pasar lo mismo que le pasó a la UCR en 2007, cuando el centenario partido se encolumnó por primera vez detrás de un candidato no radical (Lavagna). El radicalismo se está transformando en algo nuevo; quizá se convierta en parte de otro partido mejor adaptado a la nueva realidad política nacional. Durante la eventual presidencia de Reutemann, el PJ experimentaría un proceso análogo.

Mayo 10, 2009

La industria política

Filed under: Miscelánea — Jorge Avila @ 5:09 pm

La actividad política funciona como una industria cualquiera. Si se la estimula o subsidia, prospera, se consolida, ofrece buenas opciones y gana competitividad. Si se la penaliza o grava en exceso, se contrae, se debilita, ofrece malas opciones y pierde competitividad. A la política argentina le ha pasado lo mismo que al campo argentino. Entre el golpe de estado de 1930 y el retorno duradero de la democracia, sufrió más de medio siglo de intervención y congelamiento. ¿Puede esperarse una buena oferta de políticos y propuestas de parte de una industria que estuvo gravemente intervenida tantos años? Creo que no. En medio siglo de inactividad, la política argentina perdió hombres e ideas que no se pueden reponer de la noche a la mañana.

Haste 1930, el país contaba con políticos honestos, duchos en la administración de la cosa pública, conscientes de los riesgos de la inconstitucionalidad y de la posición de Argentina en el mundo. Desde 1983, el país cuenta con políticos improvisados. No debería ofuscarnos el actual estado de situación. Los universitarios de mi edad, la generación que llega al poder en estos años, no tenía un horizonte especialmente auspicioso para ingresar en la industria política a mediados de la década de 1970, en aquella etapa de la vida en la que un joven pondera las circunstancias y decide a qué se dedicará el resto de sus días. La actividad política estaba intervenida o era salvaje. No existía lo que los romanos llamaban el "cursus honorum", es decir, la carrera que lleva de concejal a intendente, de diputado a senador, de gobernador a presidente. En el horizonte de los muchachos y chicas de aquel tiempo no habían honores ni sueldos. ¿Qué cabía esperar, entonces? ¿Que los mejores entraran a la política? Entraron los apasionados, los empujados por la tradición familiar, los que no tenían nada mejor que hacer y los ladrones.

El proceso de prueba y error iniciado hace 25 años es fructífero. Se aprendieron muchas cosas importantes. Por ejemplo, que la democracia es valiosa cualquiera sea la circunstancia que atraviese el país, que el debido proceso es algo sagrado, y que el déficit fiscal, la alta inflación y el default de la deuda son peligros que deben evitarse a toda costa so pena de hundir el país en el caos.

Tan valioso como lo anterior es la regeneración de la carrera política. Los jóvenes que rondan 30 años de edad tienen ahora un horizonte más o menos definido. Se está rearmando el cursus honorum. Existen incentivos para que los mejores hagan carrera en la administración de la cosa pública. Para que reaparezcan los dirigentes honestos, eficaces y con una idea de lo que debe y de lo que puede hacerse con el país desde el Estado, hacen falta incentivos de estabilidad. No hay industria que pueda crecer sin estabilidad y rentabilidad. Otro golpe de estado sería nefasto.

Espero en la próxima década una normalización de la organización política partidaria en Argentina. Una parte del peronismo buscará refugio en una alternativa de centro-derecha, y la otra, en una de centro-izquierda. El radicalismo, por su lado, ya se desgajó en una variante de centro-izquierda, la Coalición Cívica, y en una de centro-derecha, Recrear (el partido de López Murphy), el cual, a su vez, se ha fundido con el Pro. Tanto el Pro como la Coalición Cívica han recibido a muchos ex-peronistas y ex-radicales. Y recibirán más. El proceso es muy positivo. Los peronistas que se cobijen en el Pro adquirirán valores institucionales de los que han carecido hasta ahora, y los radicales, como Michetti, adquirirán cierto respeto por el mercado, en lugar del Estado, como centro de la actividad económica. Por su lado, los peronistas que se cobijen en la Coalición Cívica adquirirán respeto por las formas republicanas, algo nuevo para ellos, y los radicales, posiblemente se vuelvan menos socialistas en el ámbito de un partido menos autista.

El proceso está en marcha. Un bipartidismo de esas características podría ser una realidad hacia 2020. No es seguro que Macri capitalice el desarrollo de la centro-derecha o que Carrió capitalice el de la centro-izquierda. Pero habrá bipartidismo, con estas personas o con otras, porque así está armado el sistema de partidos en Uruguay, Chile, Brasil y España, países muy cercanos al nuestro y en cuyo espejo nos miramos.

Hay un evento que podría abortar, o no, el proceso por algún tiempo: Reutemann 2011.

Mayo 6, 2009

Plata bien gastada

Filed under: Cotidiana — Jorge Avila @ 6:59 pm

Se sabe que Francisco de Narváez, el primer candidato a diputado nacional de Unión-Pro en la provincia de Buenos Aires, ha gastado una fortuna en su campaña. En un diario que leí el fin de semana, me enteré que lleva gastada la friolera de 44 millones de pesos. Aún le quedan dos meses intensos de campaña. ¿A cuánto llegará el gasto final? Qué importa. Es plata bien gastada.

Curioso destino el del dinero de la familia De Narváez. El abuelo alemán fundó empresas e hizo una gran fortuna. El nieto trabajó en algunas de ellas, luego heredó y se interesó en la política. Con el fin de convertirse finalmente en gobernador de la provincia de Buenos Aires, está dispuesto a trabajar sin descanso e invertir una buena parte de su herencia. Las encuestas son auspiciosas. En la ciudad de La Plata marcha primero, muy por delante del ex-presidente Kirchner. Y está cerca de tener más votos que éste en la provincia. Es posible que De Narváez le inflija una derrota histórica a Kirchner y contribuya a poner punto final a una etapa política nefasta.

La fase bajista del ciclo político kirchnerista se inició con la gran victoria de Macri en la elección a Jefe de Gobierno de la ciudad de Buenos Aires, en junio de 2007, meses antes del conflicto con el campo. Dicho ciclo podría quedar archivado abruptamente dos años después merced a una victoria de De Narváez en la provincia de Buenos Aires. Por este camino, las fortunas heredadas por dos jóvenes de ideas conservadoras populares habrían contribuido en forma decisiva a abrir un nuevo ciclo político en una Argentina asfixiada de revanchismo, ensimismamiento, centralismo y estatismo.

Quiebras por proteccionismo

Filed under: Miscelánea — Jorge Avila @ 6:08 pm

Un lector del blog me mandó el email que reproduzo abajo. Vale la pena leer el artículo de Robert Lawrence en el blog de Dani Rodrik. Argumenta que la quiebra que amenaza a las compañías de autos norteamericanas se debe a la política proteccionista que aplica el gobierno de EEUU desde 1962. A raíz de una pelea arancelaria con Europa, Washington elevó el arancel que grava la importación de camionetas. Así aumentó la rentabilidad de producir camionetas en vez de autos y el negocio de las tres grandes (GM, Ford, Chrysler) se concentró en las pick-ups, las 4×4 y las vans. Pero los negocios fundados en prebendas son frágiles. La fuerte suba del precio de la nafta el año pasado (de u$s 1.5 por galón a casi 4) provocó un notable giro de la demanda automotriz, desde las camionetas a los autos compactos. Con el objeto de acomodarse al mercado, Ford anunció ayer el cierre de varias plantas en las que fabricaba las camionetas Expedition y Lincoln Navigator para empezar a fabricar el Focus, el sedán europeo mediano chico (según el patrón americano) que se vende en nuestro país. El presidente Obama, en su política de reestructuración de la industria, debería acordarse del arancel que volcó artificialmente la producción hacia las 4×4. Además de poner a la industria automotriz sobre bases sólidas, contribuiría a reducir las emisiones de CO2 y revertir el cambio climático del cual EEUU es el principal causante.

Profesor,

Le recomiendo que vea el post de Dani Rodrik de hoy. Creo que es una gran explicación de los efectos del proteccionismo desvergonzado de la UIA: una pésima asignación de los recursos hacia sectores no transables financiada por los consumidores, que eventual e indefectiblemente termina en pedidos de la UIA al gobierno para que pulverice los salarios reales (en otras palabras, para que devalúe), así los empresarios amigos del poder pueden seguir de fiesta viviendo en countries a expensas del bolsillo de todos los demás y en nombre de algo tan difuso como la industrialización nacional.

Discúlpeme por ser tan vehemente, pero cuando veo cosas como ésta realmente me salgo de las casillas. Un abrazo,

Domingo

Powered by WordPress. Implementado por DigiKol