La Argentina es el problema. El mundo es la solución.

junio 26, 2009

Claves monetarias

Filed under: Gráfica — Jorge Avila @ 6:00 pm

En las últimas semanas se han acumulado incertidumbres en materia ecomica. Mucha gente (periodistas, analistas, inversores) se pregunta qué pasará a partir del lunes 29 de junio con el dólar y los bancos, entre otras cuestiones. Tanto es el desconcierto que la gente realmente no sabe si Kirchner promoverá un ajuste fiscal o procederá a rifar el país de alguna forma todavía por descubrir tanto en caso de victoria como de derrota.

A continuación publico dos cuadros basados en la más reciente información estadística del BCRA. El primero sirve para calcular el tipo de cambio de conversión; me refiero a la cotización que debería tener el dólar para respaldar el 100% de los pasivos monetarios y no monetarios del BCRA. El segundo sirve para calcular el encaje efectivo del sistema bancario argentino; es decir, su grado de resistencia ante una corrida de depositantes.

 keyratios.jpg

La conclusión de ambos cuadros es sedante. Bastaría un tipo de cambio de $3.85 por dólar para que el BCRA pudiera rescatar todos sus pasivos: base monetaria + pases pasivos netos + Lebacs + Nobacs. Para mayor claridad y con fines didácticos, en la emergencia de que el público y los bancos desearan cambiarle al Central todas sus tenencias de billetes y monedas y de encajes, letras y bonos en pesos, el BCRA podría efectuar el cambio a un tipo de cambio apenas 4 centavos superior al actual. En tal circunstancia, sin haberlo buscado expresamente, la economía quedaría dolarizada de hecho. (Al día 12 de junio, según el BCRA, las reservas internacionales eran de u$s 46.485 millones. Pero los consultores no confían en esta cifra. Creen que rondan los 40.000 millones. Por eso tomé este guarismo para hacer mi cálculo.)

Los bancos están realmente líquidos. Pueden aguantar una corrida importante sin caer en un "corralito". La razón es que el encaje efectivo asciende nada menos que al 41% de los depósitos en pesos. El máximo durante la Convertibilidad fue 24%. Y lo normal en otros países anda entre 8% y 15%. El encaje efectivo es tan alto por los pases pasivos, las Lebacs y las Nobacs que el BCRA ha colocado en los bancos. Los analistas ven a estos instrumentos como herramientas de regulación de la oferta monetaria, pero son meros encajes remunerados.

En conclusión, el dólar debería seguir subiendo con un ritmo parecido al de los últimos 12 meses (20% anual) y no debería ser riesgoso renovar los depósitos. ¿Dónde reside la magia del gobierno kirchnerista? En la devaluación del peso y en el altísimo encaje. Lo primero nos ha devuelto al régimen de alta inflación anterior a la Convertibilidad y lo segundo ha minimizado la capacidad prestable de los bancos.

Dije más arriba que la conclusión de los cuadros era sedante. No deberíamos olvidar que los cementerios también son sedantes.

junio 15, 2009

Furgón de cola

Filed under: Miscelánea — Jorge Avila @ 4:17 pm

Como encara a relação da Argentina com o Brasil? Kirchner teve vários confrontos com o Brasil e aproximou-se de Hugo Chávez…

A Argentina deve ser o Canadá dos EUA para o Brasil. Um sócio estratégico, mas minoritário. Temos de parar de brigar. Mas podemos ganhar do Brasil no futebol (risos). Nosso futuro é estarmos unidos. Precisamos sair desse eixo Caracas-La Paz-Quito.

Para que se entienda con claridad la respuesta que Francisco de Narváez dio a O Estado de Sao Paulo, que el diario brasileño publicó en su edición del sábado 13, voy a traducirla: "Argentina debe ser a Brasil lo que Canadá es a EEUU. Un socio estratégico pero minoritario."

                                                 DeNarvaezShowMatch.jpg

Sabe hacer campaña. Puede dar vuelta la política argentina. Pero ¿sabe cuál es el rumbo que el país necesita?

Sí, es verdad, Argentina debe abandonar lo antes posible el eje Caracas-La Paz-Quito. Aunque esto no significa que deba transformarse en el furgón de cola de Brasil. La respuesta de De Narváez y su encendida defensa de Techint frente a la estatización venezolana de otras empresas del grupo industrial argentino (que lo lleva a oponerse al ingreso de Venezuela al Mercosur), permiten inferir que el candidato a diputado de Unión-Pro por la provincia de Buenos Aires piensa que el lugar en el mundo de Argentina es el de acompañante de Brasil en el Mercosur.

Este inmigrante colombiano debería saber que Argentina representaba el 50% del PBI sudamericano en las primeras décadas del siglo XX y que después de 35 años de declinación absoluta todavía iguala el ingreso per cápita de Chile y Brasil. La diferencia básica entre estos países y el nuestro es la seguidilla de buenos gobiernos que con suerte y capacidad política Chile y Brasil han sabido darse en las últimas décadas. De Narváez desconoce el potencial argentino. Nuestro país puede convertirse, una vez más, en una Australia si se asocia con EEUU, la superpotencia que reemplazó a Gran Bretaña, nuestra socia hasta 1930.

Demás está decir que espero que el voto útil lo favorezca el domingo 28 de junio. Puesto que un De Narváez triunfador es útil para empezar a armar la Argentina post-Kirchner. Sin embargo, su respuesta al diario brasileño me amarga. No por recelos nacionalistas. Sino porque me permite comprobar una vez más la falta de lucidez del conservadurismo argentino (y quizá también la falta de proyecto de la centro-derecha argentina).

junio 6, 2009

Wall St. en crisis V

Filed under: Cotidiana — Jorge Avila @ 12:47 pm

El martes pasado el peronismo disidente y amigos conservadores y liberales nos reunimos a almorzar en el restaurant Lola. Los expositores éramos Luciano Laspina, Vicente Massot y yo. Laspina se refirió a la coyuntura económica argentina, Massot evaluó escenarios políticos de cara a las elecciones del 28 de junio y yo me concentré en la situación internacional. Sigue una síntesis de mi intervención.

De los economistas y financistas conocidos, sólo uno pudo prever la profundidad de la crisis financiera que se inició en EEUU en agosto de 2007, se agravó en octubre de 2008 y tocó fondo a principios de marzo de 2009. Me refiero a Nouriel Roubini, el economista y consultor de Nueva York.

A mediados de marzo, la percepción del mercado sobre el curso futuro de la crisis cambió de repente. Desde entonces, casi todos los indicadores relevantes dan señales positivas. Y todos los economistas y financistas conocidos, incluido el pesimista Roubini, expresan la misma opinión: en el 3er o 4to trimestre de 2009 la recesión en EEUU tocará fondo y en el 4to trimestre de 2009 o el primero de 2010 se iniciará una modesta reactivación, no sin altibajos.

Desde marzo pasado, la bolsa de EEUU ha subido casi un 30% y las bolsas de los países emergentes han subido todavía más. El dólar se ha depreciado casi 20 centavos contra el euro. Los precios de los commodities han aumentado mucho (el del petróleo se duplicó; el de la soja subió un 50%). El capital financiero ha comenzado a fluir hacia los países emergentes de nuevo (Brasil colocó un bono a 5 años a una tasa de 5.3% por año hace un par de semanas). Todo esto es producto de la reversión de la curva de rendimientos de los bonos del Tesoro de EEUU. Hasta marzo, la curva era descendente (anticipaba deflación y recesión); ahora es ascendente (anticipa inflación -menos de 2% anual en los próximos 10 años- y reactivación). Para los iniciados en finanzas, dicha curva lo dice casi todo. La orden del día ya no es buscar refugio a cualquier precio; ahora se toma algún riesgo.

La crisis se debió a un largo período, entre 2001 (ataque a las Torres Gemelas) y 2005, en el que la tasa de interés fue inusualmente baja. Esta situación estimuló el endeudamiento, el uso generalizado de instrumentos financieros complejos con garantías de inmuebles y un fuerte aumento del precio de los inmuebles. Cuando se empezó a sentir el temor a la inflación, la Reserva Federal se vio obligada a revertir la política monetaria de tasas bajas y el mercado inmobiliario experimentó un derrumbe que todavía no termina.

Como casi todos los bancos y las compañías financieras tenían en sus activos esa clase de instrumentos financieros complejos respaldados por inmuebles, se produjo una rara crisis de riesgo de la contraparte. Todos desconfiaban de todos. Nadie quería prestarle a nadie, a menos que la transacción estuviera garantizada por el gobierno. Esta situación empujó al gobierno a intervenir.* Lo hizo tarde pero con absoluta resolución. Sin prejuicios, de la manera más contundente, sin descartar estatizaciones. Friedman encontraba justificación para tan solo un tipo de intervención oficial en la economía: la del banco central en medio de una crisis bancaria. Esto se hizo desde mediados de 2008. Ha dado resultado. Aunque Friedman se habría sorprendido mucho de la envergadura de la intervención.

La crisis ha tenido gran impacto en la economía argentina. El riesgo-país saltó de nuevo al tope del ranking de los países emergentes y la salida de capitales ha sido tremenda. De unos u$s 37.000 millones en los dos últimos años, equivalente a un 6% del PBI. Por esta razón se puede explicar una contracción económica cercana a esa magnitud.

La recesión este año será más profunda en Argentina que en América latina. Aquí el PBI caerá un 5% y en la región, cerca de 1.5%. Una brecha de 3.5 puntos atribuible a causas internas. Los bonos argentinos cotizan a precio de default a pesar de las altas reservas del BCRA, de los superávits gemelos y del pago puntual de la deuda pública. Es obvio que los inversores tienen dudas sobre la futura voluntad de pago y la cordura del gobierno.

El período que va de julio de este año a junio del que viene es muy incierto. Puede pasar cualquier cosa. Desde un acercamiento al FMI hasta la anarquía. El problema es político.

                                                     ————

* Imaginen que se supiera que un invitado a este almuerzo tiene gripe porcina y que ya entró al recinto. Los otros invitados se negarían a entrar a menos que una agencia de salud ubicada en la puerta de acceso les regalara un antídoto que los volviera inmunes a la gripe. Sin el antídoto, no habría almuerzo. Con él, sí. En la crisis financiera, la agencia de salud ha sido el gobierno de EEUU y el antídoto, sus avales a los bancos. Gracias a ellos se están restableciendo las transacciones financieras.

(Este es el quinto post que he dedicado a la crisis en Wall Street. Para ver el que escribí en octubre como resumen de lo aprendido hasta entonces, haga click aquí.)

Powered by WordPress. Implementado por DigiKol