La Argentina es el problema. El mundo es la solución.

Abril 28, 2010

¿Debe seguir Grecia en la UE?

Filed under: Cotidiana — Jorge Avila @ 7:08 pm

La Unión Europea, sobre todo por los requisitos que impone Alemania, no efectiviza la ayuda que ha prometido a Grecia. Cada día que pasa, los mercados desconfían más de su capacidad de pago. La calificadora de riesgos Standard & Poor’s rebajó ayer la calificación de su deuda al nivel "basura". A dos años de plazo, el gobierno griego ya paga mayores tasas (en dólares) que el gobierno argentino. Otra calificadora rebajó ayer también la nota de la deuda portuguesa. La crisis se extiende por el mediterráneo europeo. Esta coyuntura profundizará la recesión griega, debilitará su recaudación tributaria y cada vez le resultará más arduo cumplir sus obligaciones.

     FiscosUE1.jpg

El cuadro muestra en rojo la magnitud de la deuda pública y del déficit fiscal griegos. La deuda es incluso más alta que la de Italia, un país mucho más grande y rico, con acceso firme al mercado de capitales. El déficit es sólo más bajo que el de Irlanda, un país mucho más rico y menos endeudado que Grecia. En cuanto a deuda, Portugal es el primero por debajo de Grecia, pero en cuanto a déficit, es el último de los PIGS (Portugal, Ireland, Greece, Spain). Los PIGS integran la periferia de Europa que hace 20 años empezó a salir del subdesarrollo económico. En su edición del sábado pasado, La Nación publicó un abarcador artículo sobre las finanzas públicas de estos países.

Al día siguiente, Nouriel Roubini, el economista de New York University que se hizo famoso por pronosticar un año antes la crisis de las hipotecas sub-prime, publicó asimismo en La Nación un artículo en el que plantea (y alienta) la posibilidad de que Grecia abandone la Unión Europea, con el propósito básico de recuperar la soberanía monetaria y hacer uso inmediato de ella devaluando la nueva moneda griega. De esta manera, sostiene Roubini, aquel país recuperaría la competitividad y el crecimiento.

Grecia tiene que elegir uno de estos tres caminos:

a) Conseguir el apoyo de la UE para restructurar su deuda pública (alargar plazos, bajar tasas de interés o aplicar quitas si fuera necesario) y empeñarse en un plan fiscal consistente con el pago de los servicios de la deuda pública que resulte de la renegociación.

b) Si no fuera posible conseguir el apoyo europeo, restructurar la deuda por cuenta propia sin abandonar el euro.

c) Abandonar el euro y seguir los pasos de Argentina en 2002, como sugiere Roubini. Devaluación, licuación y "modelo productivo".

De lejos, el camino (a) es el más rápido y el menos costoso por donde se lo mire. Si la restructuración de la deuda fuera creíble, tanto por el flujo de pagos como por la razonabilidad del esfuerzo exigido al país y por las garantías europeas, la prima de riesgo griego iniciaría un rápido descenso y la economía griega observaría una igualmente rápida recuperación.

El camino (b) es pantanoso. Grecia se vería acosada por la desconfianza. Los mercados dirían: "Regio, hasta aquí cumple, pero quién nos asegura que seguirá cumpliendo". La trayectoria de la prima de riesgo griego se vería como una montaña rusa, con tendencia declinante si las cosas evolucionaran finalmente bien. Para llegar a buen puerto, Grecia debería sudar la gota gorda y rogar por un milagro.

El camino (c) metería a Grecia de cabeza en el resumidero del Tercer Mundo. Devaluación, inflación, proteccionismo, lobby por acá y lobby por allá, aislamiento internacional, gasto público siempre en ascenso, demagogia e ineficiencias por todos lados.

Conclusiones: 1º La devaluación no reactiva; la caída de la prima de riesgo-país, sí. 2º La UE haría el peor negocio de su corta historia si obstaculizara el recorrido del camino (a): pronto caería Portugal; después, quién sabe, España. La corrida sobre los bancos europeos, tan cargados de deuda griega, portuguesa y española, no tardaría en ocurrir. A esta altura de la crisis, la canciller alemana, Angela Merkel, empezaría a entender por qué la Fed y el Tesoro de EEUU actuaron durante la crisis sub prime de una manera que ella encontró tan criticable.

Abril 23, 2010

Impuesto al cheque

Filed under: Cotidiana — Jorge Avila @ 8:40 pm

El proyecto de coparticipación de la recaudación del impuestos a los créditos y débitos bancarios que impulsa la oposición en el Congreso constituye una importante prueba política. No hay legislador, oficialista u opositor "descuidado", que pueda desentenderse del tema. El proyecto involucra la devolución a las provincias de 10.000 millones de pesos por año (1% del PBI) y la mayoría de las provincias tiene déficit. ¿Qué senador o diputado, por kirchnerista que sea, se atreverá a votar en contra de las necesidades de su gobernador? ¿Tendría alguna chance de ser reelecto? Los Kirchner saben que esta vez no tienen margen de maniobra.

La coparticipación de este gravamen no implica necesariamente un déficit adicional para el Tesoro nacional. Hace tiempo que el Tesoro gira fondos equivalentes por otras vías. Lo que está en juego es la naturaleza política de los giros. En vez de realizarse como pagos por concesiones políticas de los gobiernos de las provincias al Gobierno nacional, se realizarían en adelante de manera automática; es decir, no discrecional.

El impuesto al cheque es un pésimo gravamen. Su existencia es una de las causas de la alarmante desbancarización que sufre la economía argentina. Lo ideal sería eliminarlo y cortar a un mismo tiempo la expansión del gasto público. Pero ya sabemos que mientras gobiernen los Kirchner no hay reforma estructural posible, salvo aquélla que vaya para atrás, como la estatización de las AFJP o la de Aguas Argentinas.

El Senado aprobó el proyecto la semana pasada y lo envió a la Cámara de Diputados. La Presidente, el jefe de Gabinete y varios legisladores declararon que la aprobación del Senado es inconstitucional. El pasado lunes 19, Alberto Natale publicó en Ambito Financiero un autorizado artículo en el que informa que lo hecho por el Senado es perfectamente constitucional. Reproduzco algunos pasajes del artículo:

La Presidente y sus ministros salieron a decir de todo. Invocaron para ello el inciso 3º del artículo 75 de la Constitución nacional (…) que faculta al Congreso a «establecer y modificar asignaciones específicas de recursos coparticipables, por tiempo determinado, por ley especial aprobada por la mayoría absoluta de la totalidad de los miembros de cada Cámara». Sin duda que el impuesto al cheque es un recurso que se coparticipa con las provincias y que, por ello, para darle una «asignación específica» (en este caso, destinar el 70% de su producido al Tesoro nacional), necesita la mayoría especial, o sea, el voto positivo de 37 senadores. Pero esa mayoría se requiere para establecer o modificar, como dice la Constitución, no para suprimir la «asignación específica». Es decir, para retornar todo su producido a la coparticipación con las provincias.

La sanción del Senado es plenamente constitucional. La votación se ajustó a la letra y, en mayor grado aún, al espíritu y al sentido del artículo 75, inciso 3º, de la Constitución nacional. Le corresponde, ahora, a la Cámara de Diputados, avanzar en el proceso legislativo.

Asistiremos la próxima semana a un espectáculo realmente interesante. ¿Cómo actuarán Eduardo Fellner, el presidente de la Cámara de Diputados, y los diputados oficialistas?

Abril 7, 2010

Empleo público 2000-2009

Filed under: Gráfica — Jorge Avila @ 6:22 pm

El pasado domingo 4 de abril, el diario La Nación publicó un revelador artículo sobre el evolución del empleo público en Argentina. Se informa y comenta la evolución del empleo del sector público consolidado (Nación + Provincias + Municipios + Anses + Bancos & Empresas del Estado) y la del empleo en cada componente del sector público consolidado entre 2003 y 2009. También se compara la gravitación del empleo público entre provincias y el peso del empleo público en Argentina respecto del peso en países desarrollados y subdesarrollados. Esta información es oro en polvo para los observadores de la economía argentina. Siguen a continuación los dos mejores gráficos que ilustran el artículo de La Nación.

      empleopublico2.jpg

        empleopublico1.jpg

Estas son las tres grandes conclusiones del artículo:

a) El empleo del sector público consolidado durante los 7 años de gestión kirchnerista (2003-2009) aumentó un 50%. Para tener una idea de la irresponsable desproporción en la que se ha incurrido, piense que la población argentina se incrementó en igual período un 8%.

b) El 22% de la fuerza laboral trabaja para el Estado en Argentina. La proporción desciende a 16% en Uruguay y a apenas 11% en Brasil. El empleo público en Argentina es casi tan importante como en Francia y sólo menos importante que en los países escandinavos. Es sabido que el gasto público es más importante en los países avanzados que en los atrasados. Un país de desarrollo "intermedio" (por decirlo con suavidad atento a que Chile, Brasil y México ya nos dejaron atrás) como el nuestro debería exhibir un gasto y un empleo públicos bastante menores.

c) Por muchos cuerpos, las provincias fueron las más activas creadoras de puestos públicos durante el kirchnerismo. La razón es clara: los empleos son votos y los fondos para pagarlos vienen de la Nación; negocio redondo.

A continuación, reproduzco tres párrafos del artículo que me parecieron muy informativos:

"La dinámica del empleo en la década de 2000 -dice el documento de FIEL elaborado por Juan Luis Bour y Nuria Susmel- es bien diferente de la observada en los 10 años previos, en la que se verificó una caída significativa del empleo directo en empresas públicas, bancos y administración, y una suba más pausada en el empleo de provincias y municipios."

Las provincias y los municipios han sido muy activas a la hora de contratar personal. En los últimos seis años, los dependientes de los gobernadores pasaron de 1,38 millones a 2,02 millones. Es decir, se crearon 645.934 puestos de trabajo. Gerardo Uña, investigador de la fundación Siena, aporta un dato revelador: "Prácticamente todas las provincias, por cada 10 pesos que gastan en brindar bienes y servicios como educación, salud y seguridad, cinco se destinan a salarios".

Datos del Instituto para el Desarrollo Social (Idesa), elaborados por Jorge Colina con base en la Encuesta Permanente de Hogares (EPH) del Instituto de Estadística (Indec), muestran que hay ciudades en las que el peso de los empleados públicos en el total de asalariados es enorme. Por ejemplo, en Río Gallegos, 44% del total de trabajadores cobra su sueldo en la ventanilla estatal; en La Rioja y Resistencia, 43% y en Ushuaia y Río Grande, 40%. En el otro extremo está Mar del Plata, que tiene 14 empleados por cada 100 habitantes, o los partidos del Gran Buenos Aires, que tienen 15 sueldos estatales por cada 85 privados.

El altísmo riesgo-país, las estatizaciones, las restricciones al comercio exterior y el desborde del empleo estatal son los actores principales de la presente tragedia económica argentina. Además de hacer sebo, los ñoquis aumentan el gasto en electricidad y teléfonos, estorban y distraen a los empleados productivos y asfixian de tal modo las finanzas públicas que se hace imposible pagarles sueldos decentes a los buenos empleados y financiar obras públicas indispensables.

Abril 1, 2010

Reportaje a Gary Becker

Filed under: Miscelánea — Jorge Avila @ 2:14 pm

       Becker1.jpg

Ambito Financiero publicó ayer un interesante reportaje a Gary Becker, profesor de Economía de la Universidad de Chicago y Premio Nobel. Valoro el reportaje porque Becker, además de tener una extraordinaria inteligencia, es un persona seria, concentrada, austera y honesta. He conocido pocas personas que reúnan tantas cualidades. Llamativamente, una buena cantidad de ellas fueron o siguen siendo profesores en el Departamento de Economía de Chicago. Gente rara, inusual, pero seria. Concentrada en ideas económicas, aun después de consagrada y en edad avanzada. Cuya austeridad estaba a la vista en su ropa y en sus autos y casas. Y honestos en sus tratos con los alumnos. G. Stigler, T. W. Schultz, A. HarbergerL. Sjaastad y R. Lucas también eran o son así.

En el reportaje, Becker dice que la reforma del sistema de salud aprobada la semana pasada por el Congreso de EEUU es mala. Que el sistema tiene defectos pero que la ley no los arregla. Que la reforma crea impuestos y agrega regulaciones y que, en definitiva, elevará costos en vez de contenerlos. Lamento que el análisis de Becker no profundice el tema. Pero el periodista que hizo el reportaje original para The Wall Street Journal quería abarcar otros temas, tales como la crisis financiera y la competencia entre grupos de presión.

Sugiero leer el reportaje en Ambito Financiero o bien su versión original en inglés en The Wall Street Journal. Para leer una interesante autobiografía de Becker, haga click aquí.

Powered by WordPress. Implementado por DigiKol