La Argentina es el problema. El mundo es la solución.

Junio 25, 2010

Alberdi y el Costo de Repudio

Filed under: Libros y papers — Jorge Avila @ 8:03 pm

Jorge Streb, el director del Departamento de Investigaciones Económicas de la Universidad del CEMA, me pidió que diera un seminario sobre el primer capítulo del libro Antídotos contra el Riesgo Argentino. El seminario fue esta mañana. Ahora publico la secuencia de 16 láminas en powerpoint que preparé para la ocasión. Me gustó la experiencia. En parte, porque me obligó a revalorar el referido primer capítulo, que en el libro se llama Importación de Instituciones, y en parte por el claro interés que los asistentes me demostraron desde el principio al fin de la exposición.

El seminario llevó por nombre Alberdi y el Costo de Repudio. A continuación, ordeno los comentarios al margen que hice al presentar cada una de las 16 láminas.

Lámina 1: He armado la exposición de forma que al final se pueda apreciar que para Juan B. Alberdi el antídoto contra la barbarie, que 160 años después conocemos como riesgo-argentino, consistía en la subordinación voluntaria de partes de la Constitución a acuerdos con superpotencias. En su tiempo, las superpotencias (potencias extranjeras en su jerga) eran Gran Bretaña, Francia y EEUU.

Lamina 2: Va una anécdota para crear el ambiente apropiado. Luego, una proposición para precisar qué cosa está en juego o qué cosa queremos probar. Después, cinco ejemplos de aperturas exitosas tomados del capítulo 2º del citado libro. A continuación, un extracto del pensamiento de Alberdi en la materia relevante a nuestros fines; tomé las citas de sus dos libros más importantes: Bases, 1852, y Sistema Económico y Rentístico, 1854. Escribió ambos en su quinta Las Delicias, en la ciudad de Valparaíso, Chile, con la imponente vista del gran puerto por delante. Le fascinaban los puertos; veía en ellos, posiblemente, una síntesis de comercio, apertura (también cultural), mundo, movimiento y progreso. Alberdi fue un personaje extraño, ausente, huidizo, no genial pero dotado de una comprensión económica superior. Por último, van las conclusiones.

Lámina 3: Viajé a Australia en enero de 2000, en plan de vacaciones. Sin buscarlo, registré estas observaciones: a) las monedas llevan la efigie de la reina Isabel de Inglaterra; b) el Parlamento aprueba leyes que se aplican una vez que las firma el gobernador general, que es un ciudadano británico designado por la reina; c) aunque las colonias australianas se independizaron de Gran Bretaña en 1901, la moneda nacional continuó siendo la libra esterlina hasta 1910, y desde entonces hasta principios de la década de 1960 rigió una convertibilidad y después un tipo de cambio fijo respecto de la libra por un buen tiempo; d) desde el siglo XIX hasta la década de 1960, Australia funcionó con un régimen de comercio preferencial (especie de acuerdo de libre comercio) con Gran Bretaña; e) en la primera guerra mundial, mandó 330.000 soldados al frente europeo y siguió una política análoga de defensa exterior en la segunda guerra mundial. Estas pocas observaciones informan que durante gran parte de la historia australiana las políticas monetaria, arancelaria y de relaciones exteriores fueron irreversibles. También informan que este carácter irreversible se debía a que Australia era miembro nato de un gran club, el commonwealth británico, cuya primacía política y económica fue incuestionable hasta cerca de 1930. Por su pertenencia a un gran club, el riesgo-australiano era similar al riesgo-británico y para los inversores resultaba tan poco riesgoso hundir capital en Sydney como en Manchester, a pocos kilómetros de Londres. En Australia los economistas y la prensa no hablan de milagro económico para referirse al proceso de rápida convergencia del ingreso per cápita australiano en el ingreso per cápita británico.

Lámina 4: La dimensión importante del costo de repudio es la externa. Para un país pequeño e inestable, repudiar un tratado con una superpotencia implica quedarse a la intemperie, sin ancla en el mundo, desenchufado de la corriente mundial del comercio y la inversión. A esto asciende el costo del repudio. En el citado 2º capítulo de Antídotos contra el Riesgo Argentino he tratado de probar la proposición que muestra la lámina.

Lámina 5: El español es un ejemplo maravilloso de importación pura de instituciones y del beneficio económico de la irreversibilidad institucional.

Lámina 6: El costo de repudiar la apertura mexicana es elevado. Si a México se le ocurriera alterar algún aspecto del NAFTA deberían entrar en deliberación los Congresos de México, de EEUU y de Canadá. El trámite sería tan trabajoso y bochornoso, tan desalentador para los inversores, que sería preferible mantener el tratado sin cambios por tiempo indefinido. Esta percepción baja el riesgo-mexicano y estimula la acumulación de capital en el país. Note que el salto de las exportaciones mexicanas ha sido tan grande como el chileno pero más rápido.

Lámina 7: Experiencia de importación de instituciones similar a la española por su impacto económico. Pero se concretó bajo el protectorado de EEUU. Japón selló su política de defensa hasta la actualidad y adoptó la organización democrática y capitalista occidental.

Lámina 8: En el siglo XIX y parte del XX, Argentina progresó bajo el paraguas de un TLC bilateral con una superpotencia, Gran Bretaña. Y copió con variantes las restantes grandes reglas políticas y económicas.

Lámina 9: La apertura chilena es la excepción a la norma. La trayectoria de la Bolsa, la inversión directa, el ingreso per cápita y las exportaciones permite afirmar que la reforma económica chilena fue vista como irreversible por los inversores del mundo.

Lámina 10: Introducción al pensamiento de Alberdi. ¿Qué aspectos tienen en común las experiencias anteriores de apertura exitosa? Los acuerdos amplios o amplísimos, prolongados o prolongadísimos, con una superpotencia.

Lámina 11: Alberdi escribió en 1852 teniendo in mente a Urquiza, el jefe de la Confederación Argentina que acababa de vencer a Rosas, y a los futuros constituyentes de 1853. a) Si la parte más bella de la Constitución es la externa, ¿cuál es la menos bella o la fea? La parte revocable, reversible o repudiable; la parte vulnerable a inconsistencias intertemporales. b) Con la frase "acrecentamiento de fuera", Alberdi se refiere al concurso de la inversión externa directa. c) Con la frase "por término indefinido o prolongadísimo", quiere expresar su objetivo de irreversibilidad.

Lámina 12: La primera oración del primer párrafo es el remate de la lámina 11. La segunda oración de ese párrafo señala a cuánto ascendía el costo de repudio del tratado con Gran Bretaña: la transformación de Buenos Aires en otro Paraguay.

Lámina 13: Alberdi afirma ahora que el impacto económico de la Constitución depende de tratados internacionales y que la política económica empieza por la política exterior. a) La primera oración del párrafo dice que una Constitución puede ser derogada por otra Constitución. Esto implica que una Constitución efectiva debería reconocer normas superiores a ella. Estos son los acuerdos con las potencias extranjeras. b) Note que para Alberdi una política hostil al libre comercio o a la inversión extranjera es "un cambio reaccionario". Tan reaccionario como una violación de otros derechos individuales como la vida o la propiedad.

Lámina 14: a) ¿Hay diferencia económica sustantiva entre "la guerra civil crónica" a la que se refiere Alberdi y la incesante pugna ideológica del siglo XX que llega hasta ahora? ¿Acaso no desalientan el crecimiento económico de manera parecida la guerra civil del siglo XIX y las políticas de pesificación de depósitos, estatización de AFJP, bloqueo de las exportaciones de carne o el piquete contra la compañía Shell por ejercer la libertad de fijar sus propios precios? b) En el último párrafo, Alberdi hace dos aclaraciones importantes: Que los tratados internacionales valen más que la Constitución misma y que la Constitución debe vivir por ellos. Ni más ni menos.

Lámina 15: Alberdi exhibe aquí una clara conciencia del fenómeno del riesgo-argentino. a) Propone rodear de inmunidad todo banco, ferrocarril, canal, muelle, fabrica en que flote una bandera de la nación amiga que invirtió en el país. Note la precisión de la recomendación y su carácter radical. b) Vea el original párrafo sobre el riesgo-argentino y su forma especial de definirlo: "…obtener la baja del interés por la disminución de los riesgos que hacen subir al interés".

Lámina 16: Parece evidente que para Alberdi la fase última y superior del ordenamiento jurídico argentino consistía en la subordinación voluntaria de parte de legislación nacional a un conjunto de reglas y pactos supranacionales por un tiempo prolongadísimo. Lo cual convertía a dichas reglas y pactos en normas irreversibles en la práctica.

El próximo martes 29 de junio volveré a tocar algunas de estas cuestiones en la Conferencia de Graduados de la UCEMA. Buen fin de semana.

Junio 19, 2010

La eurozona no va a estallar

Filed under: Cotidiana — Jorge Avila @ 7:09 pm

Hace unos días, pasó por Buenos Aires el economista francés Philippe Marchessaux, CEO del BNP Paribas, uno de los grandes bancos europeos. En un seminario que dio en el Consejo Argentino para las Relaciones Internacionales enumeró algunas impresiones que pueden ser útiles para esclarecer el panorama económico europeo y mundial. Según Ambito Financiero, Marchessaux dijo lo siguiente:

a) No creo que los países europeos caigan en default y una salida del euro es muy difícil desde un punto de vista político.

b) La zona euro tiene un déficit entre el 6% y el 7% del PBI, menor que el de Estados Unidos. Lo que sucede es que los mercados prestan atención a lo que sucede en los países más débiles.

c) Los bancos centrales dijeron que quieren inflación 0, aunque entre el 4% y el 5% también es aceptable.

d) La eurozona no va a estallar. El proyecto político es más fuerte que esta crisis.

e) Las economías europeas, después de esta crisis, podrán mantener el «estado de bienestar», pero la gente deberá pagarlo. Aniquilar al «estado de bienestar» no es una opción.

Note que Marchessaux no descarta que la Unión Europea deba recurrir a la emisión monetaria para asistir a los Tesoros europeos en problemas y a los bancos si fuera necesario. Y que estaría preparándose para un período de 4-5% anual de inflación. Me pregunto: ¿será representativa la opinión del economista francés del pensamiento del Banco Central Europeo y los gobiernos francés y alemán? Si lo fuera, es altamente probable que Europa supere pronto la crisis y que el euro se salve, al costo, desde luego, de una inflación que horroriza al BCE y al gobierno alemán. Las urgencias de la realidad y el objetivo de una Europa unificada serían, por lo visto, más importantes.

La opinión del economista francés choca de frente con la del economista norteamericano Paul Krugman, que comenté aquí hace un par de semanas. Les recuerdo que Krugman opina que Grecia debe salir del euro y devaluar. Mi posición es cercana a la de Marchessaux por las mismas razones. Creo que la eurozona seguirá avanzando por el camino que tomó la Reserva Federal en la crisis subprime. Hay evidencia de un congelamiento del mercado interbancario europeo. Por ejemplo, a los bancos españoles nadie quiere prestarles. Esto es grave. Es lo mismo que pasó entre los bancos norteamericanos en 2008 y principios de 2009.

¡Feliz día del padre y feliz día de la bandera!

(Sobre fútbol, por ahora, prefiero no hablar.)

Junio 10, 2010

Ricardito

Filed under: Cotidiana — Jorge Avila @ 12:49 pm

El domingo pasado, Ricardo Alfonsín, hijo del ex-presidente Raúl Alfonsín, le ganó en forma contundente a la dupla Moreau-Storani la elección interna de la UCR de la provincia de Buenos Aires. Tanto Ricardito como Moreau y Storani pertenecen a Renovación y Cambio, la línea interna de la UCR que fundó el fallecido ex-presidente a comienzos de la década de 1970 para competir con la centrista línea Nacional. Entre Ricardito y Moreau & Storani no existen importantes diferencias ideológicas. Los tres son cabales militantes de la socialdemocracia argentina. Verdaderos progresistas. No son libre-empresistas ni aperturistas (ven con simpatía la intervención del Estado en la economía; de hecho, no me extrañaría que hayan apoyado la estatización del sistema de AFJP) pero, por lo menos, son republicanos. Si el punto de comparación es el populismo y el autoritarismo de Kirchner, no es poca cosa.

    RicardoAlfonsin.jpg

     (Imagen tomada de Jorge Asís Digital)

En un sugestivo artículo publicado ayer, Jorge Asís evalúa la posible candidatura presidencial de Ricardito. El éxito en la provincia de Buenos Aires ha reforzado su liderazgo político. Es muy probable que en las próximas encuestas de intención de voto Ricardito se ubique por encima de Julio Cobos. Si esta eventual tendencia se afirmara, Alfonsín hijo y Cobos van a tener que sentarse a definir qué se hará: a) ordenar la fórmula presidencial según las encuestas; b) someterse, de todos modos, a una elección interna, abierta y nacional para elegir la fórmula.

¡Las vueltas que da la vida! Pensar que maldije una y otra vez al gobierno de Alfonsín padre por la hiperinflación y los dolarazos y tarifazos, y de nuevo, una y otra vez, al gobierno de De la Rúa por la inoperancia y el corralito, y ahora quizá hasta deba agradecer el retorno de los radicales para sacarme de encima a Kirchner. Pero una cosa me reservo. No votaré a los radicales. Si el peronismo disidente se presentara con Duhalde a la cabeza, tampoco. Menos todavía a Kirchner. Esta vez, dejaré que la opinión pública decida por mí.

Junio 7, 2010

Ciclo económico argentino

Filed under: Libros y papers — Jorge Avila @ 3:00 pm

Con respecto a la economía argentina hay muchas grandes preguntas. Aunque no creo que haya cuatro más grandes que las siguientes:

1) ¿Influye el riesgo-país sobre el desempeño económico del país?

Si la respuesta a esta primera pregunta fuera positiva, cabe entonces formular las tres que siguen:

2) ¿A cuánto asciende el costo económico del riesgo-argentino?

3) ¿Cómo evolucionaría la economía del país si el riesgo-argentino aterrizara perdurablemente en cero?

4) ¿Qué arreglos institucionales (acuerdos internacionales y supranacionales) posibilitarían ese aterrizaje?

Hace casi treinta años que pienso en estas cuestiones. La respuesta a la primera pregunta se encuentra en este link y es afirmativa. La prima de riesgo-argentino influye decisivamente sobre el ciclo económico (reactivación, recesión) argentino. (En el Abstract y en la Introducción al paper consigné que el signo de la relación entre la prima de riesgo-argentino y la cuenta corriente es negativo. Cometí un error de redacción. El signo es positivo. A mayor prima, menor PBI, Consumo e Inversión, y mayor superávit en Cuenta Corriente. Vea la sección dedicada a la evidencia empírica, páginas 10 y 11.)

La respuesta a la segunda pregunta se encuentra en este link. El costo económico (de eficiencia o bienestar) del riesgo-argentino es abrumador. Varias veces mayor que el costo del proteccionismo industrial o que el de un monopolio estatal.

La respuesta a la tercera pregunta se encuentra en el cap. III del libro Riesgo-Argentino & Performance Macroeconómica, que voy a reditar en unos meses, revisado, actualizado y sin matemática. Tengo la profunda intuición de que la economía argentina recuperaría su posición de principios del siglo pasado en el ránking internacional. En este link puede verse algo al respecto.

La respuesta a la cuarta pregunta se encuentra en este último link. Se trata del libro Antídotos contra el Riesgo-Argentino, que publiqué en Internet en mayo pasado y que examina arreglos internacionales y supranacionales en moneda, banca y comercio internacional, con alto costo de reversión. La idea es que si el costo de reversión es alto, la probabilidad de una reversión debería ser lógicamente baja, igual que la prima de riesgo-país. Por lo cual las tasas de acumulación de capital y de crecimiento económico deberían ser máximas.

El gráfico que sigue ilustra la notable correlación inversa que se verifica entre la prima de riesgo-país (eje vertical) y el PBI argentino (eje horizontal). Luego viene un resumen en inglés del contenido del paper sobre riesgo-país y ciclo económico argentino.

ARPvsGDP.jpg

Abstract

The paper holds that the country risk premium is the triggering factor of the business cycle in a small, financially open and highly volatile economy like that of Argentina. A rise of the premium determines a capital outflow, an aggregate demand contraction and a recession; a fall of the premium determines a capital inflow, an aggregate demand expansion and a boom. We build a model where country risk plays a central role in macroeconomic equilibrium. We evaluate the empirical relationship between country risk and GDP, consumption, investment, and the current account balance. We compare our country-risk model with those of various schools of macroeconomic thought. Main conclusions are: a) Country-risk perceptions of foreign and local investors determine the fraction of world income they like to spend in the small country and the country’s GDP adjusts passively to that fraction. b) Country risk causes a sort of labor unemployment that resembles involuntary unemployment. C) Openness softens the impact of a rise in country risk. d) Argentine time series for the period 1985-97 show a strong negative correlation between country risk and those aggregate variables, with causality going from the former to the latter.

Para descargar la última versión (25/10/10) de A Country-Risk Approach to the Business Cycle. With an Application to Argentina, haga click aquí.

Junio 5, 2010

Krugman sobre Grecia

Filed under: Cotidiana — Jorge Avila @ 8:44 pm

Paul Krugman, el economista Nobel, declaró en un reportaje publicado ayer por Ambito.com que "hay una posibilidad sobre dos de que Grecia deba dejar la eurozona" y expresó perplejidad sobre el plan de ajuste fiscal griego. "No puedo entender cómo pueda funcionar el programa de austeridad impuesto a Grecia por el Fondo Monetario Internacional."

    Krugman.jpg

No puedo desafiar su predicción. Krugman está de visita en Europa y tiene mejor información que yo. La probabilidad que asigna al abandono del euro por parte de Grecia, y a la consiguiente catástrofe griega, es enorme.

Pero me llama la atención que diga que no sabe cómo puede llegar a funcionar el plan de austeridad fiscal acordado con el FMI y la UE. Tengo la impresión de que lo dice porque, como buen keynesiano que es, no ve cómo una rebaja del gasto público podría estimular la actividad económica, aumentar la recaudación y de esta manera achicar el déficit fiscal griego desde casi 14% del PBI en la actualidad hasta el 3% estipulado para el año 2014. Si su desorientación proviniera de esta cuestión, creo, entonces, que Krugman no entiende el papel del riesgo-griego en el plan de salvataje.

El Tesoro griego está recibiendo hace más de dos semanas fondos girados por la UE y el FMI para cancelar en tiempo y forma los vencimientos de la deuda. A este hecho se debe que la prima que pagan los bonos griegos sobre el rendimiento de los bonos alemanes se haya reducido a un nivel cercano a apenas 200 puntos. Es una prima muy baja para un país que es el epicentro de la crisis económica. (Los bonos argentinos, que se sirven normalmente, pagan 800 puntos sobre el rendimiento de los bonos americanos.) Si la prima griega no baja de 200 puntos es porque subsiste en el mercado financiero del mundo incertidumbre sobre la capacidad de pago griega en el mediano plazo. Un levantamiento social podría llevar al gobierno a abandonar el plan de ajuste, perder el apoyo externo y quedar así imposibilitado de seguir pagando la deuda.

Ahora bien, si el gobierno griego tuviera la lucidez y la habilidad política necesarias para ir manejando la situación social y política, el paso del tiempo acentuaría tanto la caída de la prima de riesgo-griego como la recuperación económica del país. Esto elevaría la recaudación, de forma que el esfuerzo de rebaja del gasto público partiría de un déficit fiscal de un 8% del PBI en vez de partir de uno de casi 14%. El nexo entre apoyo externo, perseverancia en el ajuste fiscal, riesgo-país y aumento de la recaudación es lo que Krugman no entiende.

Me parece que Krugman sólo entiende la receta keynesiana tradicional: a) abandono del euro, b) recreación de la moneda nacional, c) inmediata devaluación para licuar el gasto público y los salarios, d) por medio de la licuación de los salarios, mayor "competitividad externa" y reactivación. Además de no entender el papel reactivante del riesgo-país, Krugman no aprecia debidamente el costo que tendría para Grecia pasarse una generación a la intemperie, donde llueve y hace frío.

Powered by WordPress. Implementado por DigiKol