La Argentina es el problema. El mundo es la solución.

agosto 23, 2010

Viabilidad política de la economía china

Filed under: Miscelánea — Jorge Avila @ 5:44 pm

La semana pasada, el gobierno japonés informó que el PBI chino superó marginalmente al PBI japonés en el 2º trimestre de 2010. Ambas economías producen alrededor de u$s 5 billones anuales (sin ajuste por paridad de poder de compra), es decir, poco menos de 9% del PBI mundial cada una. De esta información se pueden sacar dos conclusiones: a) el nivel de vida chino es apenas 1/10 del nivel de vida japonés, razón por la cual China sigue siendo una economía pobre; b) el Estado chino dispone de una base imponible tan grande como la japonesa para financiar los proyectos políticos, militares, educativos o científicos que desee. De la primera observación podemos inferir que China debería seguir creciendo a paso agigantado en los próximos años. De la segunda observación podemos concluir que una China poderosa significa mucho más que manufacturas baratas y commodities caros; implica un cambio quizá radical en el orden mundial.

He tomado la tabla que sigue del FactBook de la CIA. Ordena en forma decreciente a los países según su PBI corregido por paridad de poder de compra. Esto significa que los productos y servicios finales de los países han sido valuados a los precios norteamericanos para obtener mediciones del PBI razonablemente comparables. Sabemos que el costo de vida en China es mucho más bajo que en Japón, por ejemplo. La corrección por PPC, aunque imperfecta, atenúa el impacto de las diferencias de costo de vida sobre las mediciones del PBI. Los datos corresponden al año 2009.

 FactBook.jpg

Por cierto, la tabla de la CIA corrobora lo que acaba de informar el gobierno japonés: "en el segundo trimestre de 2010 el PBI chino superó al japonés en valores corrientes". Pero hace rato que el PBI chino supera al japonés en paridad de poder de compra. En este contexto cobra relevancia una pregunta que Dani Rodrik se hizo hace poco en un artículo de La Nación. El economista de Harvard cree que "el crecimiento de la mano del autoritarismo es sólo un mito". Y apuesta a que los PBI por habitante de países como India, Brasil y Sudáfrica llegarán más alto que el chino en virtud de la flexibilidad, apertura ideológica y riqueza del debate de sus asentadas democracias. Extracté los siguientes párrafos del artículo de La Nación:

La relación entre política y perspectivas económicas es uno de los temas más importantes de todas las ciencias sociales. ¿Qué es mejor para el crecimiento? ¿Una mano fuerte o una pluralidad de intereses en competencia que fomenta nuevas ideas y protagonistas políticos?

Los ejemplos del Asia oriental parecen indicar lo primero, pero ¿cómo podemos explicar que casi todos los países ricos, excepto los que deben su riqueza a recursos naturales, sean democráticos? ¿Debería la apertura política preceder al crecimiento?

Cuando examinamos la documentación histórica, en lugar de los casos individuales, vemos que el autoritarismo consigue poco desde el punto de vista del crecimiento. Por cada país autoritario que ha logrado crecer, hay varios que han fracasado. Por cada Lee Kuan Yew de Singapur, hay muchos Mobutu Sese Seko del Congo.

Las democracias obtienen mejores resultados no sólo en materia de crecimiento. Dan una estabilidad económica mayor. Consiguen ajustarse mejor a las sacudidas económicas exteriores. Crean mayor inversión en salud y educación, y producen sociedades más equitativas.

Los regímenes autoritarios producen economías tan frágiles como sus sistemas políticos. Su potencia económica, cuando existe, descansa en la fuerza de sus dirigentes individuales o en circunstancias favorables, pero temporales. No pueden aspirar a una innovación económica continua.

China parece una excepción. Desde el final del decenio de 1970, después de que se acabaran los desastrosos experimentos de Mao, ha obtenido resultados buenos, pues ha tenido tasas sin par de crecimiento. Aunque ha democratizado en parte su proceso de adopción de decisiones locales, el Partido Comunista mantiene un control firme de la política nacional y el panorama en materia de derechos humanos queda empañado por abusos.

(Es una potencia económica) Pero China sigue siendo un país pobre. Su progreso futuro depende en no poca medida de si logra abrir su sistema político. Sin esa transformación, la falta de mecanismos institucionalizados para expresar la disidencia acabará provocando conflictos que superarán la capacidad del régimen para reprimir. Tanto la estabilidad política como el crecimiento se resentirán.

Para ver verdaderas superpotencias económicas prometedoras debemos dirigir la mirada a países como Brasil, la India y Sudáfrica, que han hecho sus transiciones democráticas y no es probable que retrocedan al respecto. Ninguno de esos países está exento de problemas. Brasil no ha encontrado una vía rápida al crecimiento. La democracia de la India puede ser exasperante con su resistencia al cambio económico y Sudáfrica padece un nivel elevado de desempleo.

Esas dificultades no son nada en comparación con las imponentes tareas de transformación que esperan a los países autoritarios. No deberemos asombrarnos de que Brasil haga morder el polvo a Turquía, Sudáfrica adelante con el tiempo a Rusia y la India supere a China.

agosto 21, 2010

Confusión en el Central

Filed under: Miscelánea — Jorge Avila @ 9:19 pm

El pasado miércoles 18 de agosto, Ambito Financiero publicó en tapa una impactante síntesis de la situación monetaria. Está muy bien escrita y demuestra comprensión de la política monetaria y cambiaria. Pero falla en dos cuestiones básicas, muy ligadas entre sí: por un lado, no se pregunta por qué motivo el mercado cambiario experimenta un exceso de oferta de dólares y, por el otro, interpreta erróneamente que la emisión monetaria asociada a las compras de dólares causará inflación. Sigue el titular y la síntesis de la tapa del diario y luego mi comentario.

PRESIÓN A BANCOS PARA QUE AYUDEN A FRENAR INFLACIÓN (Llamados desde el BCRA para que compren Letras; así se retiran pesos de circulación)

                          El Gobierno no deja bajar al dólar, algo que sí permiten países como Brasil, Uruguay, Chile y Colombia. Con fuerte ingreso de divisas del exterior, el Banco Central no tiene otra alternativa entonces que salir a comprar dólares. La contracara de ello es que emite pesos y realimenta el alza de los precios. Luego intenta retirar esos pesos de circulación emitiendo Letras y Notas. Pero no da abasto. Debe retirar más pesos de circulación. Ayer «pidió» a los bancos que participen más activamente de la licitación de Letras y Notas, de manera tal de absorber una mayor cantidad de pesos de la plaza. Ya antes el BCRA pedía a empresas y bancos que no vendan sus dólares o bien que compren. Todo para que no caiga el tipo de cambio. La realidad es que el Gobierno pretende, con el fuerte ingreso de capitales que se está dando en la economía, que el dólar no retroceda, que no haya emisión de pesos adicional, que no suban las tasas y acumular reservas. Imposible. Por ello es que recurre a herramientas para nada ortodoxas como las de ayer, cuando lo natural sería hacer lo que cualquier otro país hace cuando tienen ingreso de capitales: permitir una baja del tipo de cambio antes que alimentar la inflación. (Ver pág. 4.)

Las grandes ventas de dólares en el mercado de cambios, que el BCRA se encuentra obligado a comprar en virtud del sistema de tipo de cambio fijo vigente, no se deben a que los bancos y la gente se hayan puesto a vender sus dólares de golpe porque sí o a que los exportadores se hayan puesto a liquidar de golpe el producido de sus exportaciones. El público vende dólares porque quiere pesos. Hay una importante demanda excedente de pesos. La causa es el fuerte aumento de la actividad económica. Según estimaciones privadas que publican los diarios, el PBI habría crecido más de un 10% anual en el segundo trimestre del año y se espera que crezca alrededor de un 8% en 2010. Es bien sabido que la demanda de dinero está atada a las transacciones de la economía y que éstas se mueven al compás del PBI.

La suba del PBI impulsa un aumento de la demanda de pesos. Ésta provoca una presión alcista sobre la tasa de interés, una liquidación de dólares por parte del público y compras de dólares por parte del BCRA, con la correspondiente emisión de pesos. La emisión de pesos (por esta razón) no debería preocupar a Ambito Financiero ni a la Sra. Presidente del BCRA, que mira con horror el desborde del programa monetario. La emisión viene simplemente a satisfacer el aumento de la demanda de pesos debido al crecimiento de la economía. Así se cierra el círculo conceptual. El público vende dólares porque quiere pesos. Los quiere pues hay más transacciones en virtud del aumento del PBI. El BCRA interviene en el mercado de cambios y compra dólares porque sigue una política de tipo de cambio fijo, sin decirlo y hasta escondiéndolo. (Si el régimen fuera flotante como en Brasil, debería abstenerse de intervenir tanto en la venta como en la compra.) La lógica emisión de pesos no provocará más inflación puesto que viene a satisfacer aquel exceso de demanda de pesos.

En lugar de denostar el tipo de cambio fijo que aplica desde 2003, el BCRA debería ponerse a estudiar cómo funciona. Si lo hiciera, se ahorraría preocupaciones infundadas, borraría del mapa el pomposo "programa monetario", que con un tipo de cambio fijo tiene tanto sentido como el cenicero de una moto, y sabría que la única causa de la inflación son sus alegres devaluaciones del peso.

agosto 6, 2010

Perspectivas económicas

Filed under: Periodística — Jorge Avila @ 4:35 pm

Sigue un reportaje que me hizo el Informe Asegurador. Se publicó hace unos días en el número que corresponde a la segunda quincena de julio. Me refiero a las perspectivas de crecimiento y de inflación, al gasto público y a la crisis financiera europea, entre otros temas.

1) ¿Cuál es la situación actual de la economía argentina? ¿Qué proyección hace para el segundo semestre de 2010?

La economía se recupera con fuerza de la recesión del año pasado y parece probable que siga recuperándose más o menos a este ritmo en la segunda mitad del año. La inflación es más alta que el año pasado y parece probable que siga aumentando.

2) Según datos del INDEC, el PBI se expandió 6,4% en el primer trimestre de 2010 y 8,1% en marzo, ¿considera que estamos nuevamente ante "tasas chinas" de crecimiento? ¿Es sostenible en el tiempo? ¿Por qué?

Esta vez los datos del INDEC coinciden con los que han informado diversas consultoras privadas. No son ni serán tasas chinas en 2010 y 2011. Aunque, como acabo de señalar, es probable que se extiendan al segundo semestre. Atribuyo la expansión a la caída de la prima de riesgo-argentino respecto del año pasado y a los precios relativamente buenos de los productos de exportación.

La economía podría crecer a un ritmo todavía más alto en 2011 si el riesgo país cayera a unos 400 puntos básicos y si los precios de los productos de exportación se mantuvieran en sus actuales niveles. Lo primero requiere que Europa vaya superando creíblemente la crisis financiera y que Argentina pueda volver a colocar deuda en el mercado mundial.

3) Con una inflación real proyectada de alrededor de 25% para 2010, ¿Cree que el Gobierno “sacrifica” alta inflación por fuerte crecimiento? ¿Cuáles son las consecuencias?

El gobierno nacional sostiene un alto gasto público que es récord histórico hace por lo menos tres años. Se atreve a gastar tanto porque busca réditos políticos de corto plazo. La alta inflación es producto de la alta devaluación del peso y la consecuente emisión de dinero para financiar el alto gasto público. En este preciso sentido, Ud. tiene razón. El gobierno paga el costo de una alta inflación con el objeto de recoger los beneficios del clientelismo y la demagogia que el alto gasto público hace posibles.

4) ¿La fuerte suba de las importaciones que se observa en los últimos meses pone en peligro el superávit comercial? ¿Coincide con algunos colegas que advierten sobre el peligro de una cuenta corriente deficitaria en los próximos años? ¿Por qué?

El saldo de la cuenta corriente de la balanza de pagos es consecuencia exclusiva de la prima de riesgo-país. El 98% de mis colegas todavía no comprende esta relación. Note que pronosticaron una caída del superávit de cuenta corriente para 2009 y erraron. El riesgo-país se fue a las nubes en 2009 y en lugar de una disminución hubo un aumento del superávit de cuenta corriente, no obstante la caída de los términos de intercambio.

Mientras gobiernen los Kirchner, el riesgo-argentino será alto, sobre todo teniendo en cuenta que 2011 será un año de elecciones presidenciales. Por tanto, no hay peligro de una cuenta corriente deficitaria en los próximos 18 – 24 meses. Por lo demás, realmente no veo cuál es el peligro de ese eventual déficit.

5) ¿Cómo analiza la situación del tipo de cambio? ¿Estamos frente a un escenario de un dólar a 4,10 pesos para fin de año? ¿Por qué?

Las finanzas públicas son deficitarias y desde 2009 el Ministerio de Economía demanda asistencia del BCRA. Hemos vuelto a usar el impuesto inflacionario. El trámite consiste en estos pasos: a) el BCRA devalúa el peso; b) crea así una diferencia de cambio en su libro de contabilidad; c) el Ministerio de Economía dice que la diferencia de cambio es una utilidad del BCRA; d) el BCRA la deposita en la cuenta corriente del M. de E. en el Banco Nación; e) el M. de E. paga parte de sus erogaciones librando cheques sobre esa cuenta; f) la emisión de dinero sin respaldo sale de esta manera a la calle y el gobierno cobra el impuesto inflacionario mientras el nivel de precios sube por la devaluación. Es muy probable que el tipo de cambio alcance el nivel que Ud. señala a fin de año.

6) Las inversiones registraron en abril un crecimiento interanual de 14,6%, ¿estima que se están recuperando los niveles de inversión o persiste la desconfianza?

Se está recuperando la inversión y persiste la desconfianza. Ambas cosas son verdad. Con una aclaración: el riesgo-argentino, que llegó a 1960 puntos básicos en marzo de 2009, se ha reducido a 750 puntos en la actualidad. O sea que hay menos desconfianza. Pero una prima de riesgo-país de 750 puntos sigue siendo una barbaridad. Es la tercera más alta del mundo, luego de Venezuela y Ecuador. La inversión está aumentando pero no se haga ilusiones. No tiene mucho recorrido alcista.

7) ¿Qué reflexión hace sobre la situación fiscal de la Nación y de las cuentas provinciales? ¿Un año electoral como el 2011 puede disparar una suba desmedida del gasto público?

La suba del gasto público nacional es desmedida y muy riesgosa hace varios años. Si el gobierno pudiera aumentarlo todavía más, creo que lo haría. El único límite que respeta es la posibilidad de una explosión. Como la recaudación de retenciones ya no crece, los fondos estatizados se agotan y la emisión de dinero (la inflación) es alta, debo suponer que el gasto público no aumentará a una tasa mucho mayor que la actual.

8) ¿Las falencias estructurales de la Zona Euro marcan "el principio del fin" del Euro como moneda común? ¿Por qué?

No creo que la Unión Europea abandone el euro. El proyecto político es más fuerte que esta crisis. Sin embargo, no se puede descartar que la meta de inflación que persigue el Banco Central pase en los próximos años de 0-2% anual a 4-5% anual. Quiero decir que la UE encontraría conveniente financiar parte de la ayuda a los países que son objeto de especulación por medio de la emisión monetaria. También creo que las necesidades de financiamiento que esta crisis ha creado repercutirán adversamente sobre el «estado de bienestar» europeo. Ojala fuercen a Europa a recortar los subsidios a las exportaciones agrícolas.

9) ¿Los planes de ajuste de Grecia, España y Portugal constituyen una medicina adecuada contra la crisis, o sólo un placebo para ganar tiempo?

Los conozco de lejos, por medio de los diarios y de los reportes que se encuentran en la Web. Sin embargo, creo que esos ajustes son adecuados y que ya empiezan a mostrar su eficacia. Tanto España como Grecia han colocado bonos de corto plazo con éxito en las últimas semanas. Además, la contracción del PBI griego, que se estimaba cercana a 4% en 2010, ahora se estima no mayor a 2%, y la contracción del PBI español sería mínima.

10) ¿Cómo cree que impactará la crisis financiera europea en los países emergentes, especialmente en Argentina?

La crisis europea está en camino de solución gracias al fondo de ayuda de los Tesoros europeos para renovar la deuda de Grecia y a la intervención del BCE, que ha comprado bonos de países afectados por la especulación y ha otorgado redescuentos a muchísimos bancos comerciales de toda la Unión Europea. La mejoría se manifestará en caídas de la prima de riesgo-argentino y en una menor salida de capitales de nuestro país. Lo mismo digo para los restantes países emergentes.

11) ¿Cómo ve la inserción de la economía argentina en un escenario financiero mundial complejo y en crisis?

La inserción argentina es palabra maldita mientras gobiernen los Kirchner. Hace poco escuché a Federico Pinedo, quien es un conservador del PRO, pedir prácticamente perdón por decir en una conferencia que Argentina no está sola en el mundo y que por ende alguna clase de inserción internacional necesita.

Este gobierno ha logrado descolgar a la Argentina del mundo y así maximizar su poder. La inserción supone adherir a pactos internacionales y supranacionales y reconocer status de socio a uno, dos o tres países clave. Si algo no quieren los Kirchner es firmar acuerdos que después los obliguen a rendir cuentas.

La inserción internacional es, no obstante, una necesidad de primer orden para un país que desee honestamente crecer. Con suerte, quedará en manos del próximo gobierno.

Powered by WordPress. Implementado por DigiKol