La Argentina es el problema. El mundo es la solución.

diciembre 21, 2012

Mi amigo Viglione

Filed under: Miscelánea — Jorge Avila @ 9:23 pm

A lo largo de la vida, uno recibe bendiciones sin darse cuenta, como algo natural y que corresponde, cuyo enorme valor recién aprecia con el paso de los años y por contraste con experiencias desagradables. He tenido mi cuota de suerte. En 1977 recibí una de esas raras bendiciones. Empecé a trabajar en el 4º piso del Palacio de Hacienda con un numeroso grupo de economistas de la Universidad de La Plata, compuesto por M. Teijeiro, R. López Murphy, M. Salinardi, G. Kippes, L. Soto, A. Rodríguez, A. Viglione, D. Artana y R. Zorgno, entre otros. No exagero si afirmo que el común denominador del grupo es la capacidad de análisis, la motivación y la honestidad. En la década de 1980 cada uno de ellos fue tomando su rumbo. Conservo inalterada la amistad de todos. Entre nosotros ha prevalecido una solidaridad limpia, sin sospechas de fraude.

Totino.jpg

Toto Viglione. Economista. La Plata, 1954 – Buenos Aires, 2012

El grupo quedó súbitamente incompleto ayer. Abel Viglione murió a las 20:30 en el Hospital Alemán. Escribo el post en homenaje a su memoria y por su condición de economista con reconocimiento público. Lo quise mucho, como todos los demás miembros del grupo. Era imposible no quererlo. Me hizo muchos favores y yo no puedo recordar haberle hecho uno solo. Era amable, cordial, simpático, desinteresado, bien pensado y derecho. También era astuto. No para embromar al prójimo sino para esquivar adversidades y aconsejar a los amigos.

Cuando mi hija tenía dos o tres años, pasamos juntos Año Nuevo en Pinamar. Toto -así le llamábamos- había alquilado un amplio departamento frente al mar. A las doce de la noche, subió, rodeado de sus cuatro hijos, mi hija y otros chicos, a la terraza del edificio a tirar cañitas voladoras. Al rato, mi hija bajó corriendo, maravillada, para decirle a mi esposa: ¡Mamá, el Toto hace estrellas! Tal era la impresión de magia, diversión y bondad que dejaba en los niños.

Su muerte me entristece y me empobrece. Parte de mi vida se va con él. Pero tengo la sensación de que se ha ido luego de cumplir su ciclo. Acompañó a su anciano padre hasta su muerte. Se esforzó para que sus cuatro hijos fueran a buenas universidades, se graduaran y fueran económicamente independientes; lo logró ampliamente y este era quizá su mayor motivo de orgullo. Dejó a su esposa en buena condición económica. Y cimentó una fama de asesor económico y maestro de economía que el público y el periodismo económico le ha reconocido.

Clarín, Ambito Financiero, Cronista y La Nación publicaron hoy respetuosas notas que informan de su muerte y ponderan su personalidad y capacidad profesional. Era responsable de los estudios sectoriales y del Indice de Producción Industrial de FIEL. Su fama de maestro de Economía trascendió su cargo en FIEL, como dice acertadamente una de las notas. Escribió para diarios y revistas, fue a mil programas de televisión y dio mil reportajes radiales. Conocía mucho el sector real de la economía argentina y le encantaba explicar cómo funciona la economía a los no economistas. Para su familia y algunos de sus amigos el reconocimiento de la prensa no constituye alivio alguno. Sin embargo, a mí me pone contento y me llena de orgullo.

diciembre 17, 2012

Sin mérito

Filed under: Cotidiana — Jorge Avila @ 7:18 pm

La presidente Cristina Kirchner acaba de designar embajadora en EEUU a Cecilia Nahón, quien se desempeñaba hasta esta mañana como Secretaria de Relaciones Económicas Internacionales en la Cancillería. Nahón estudió Economía en la UBA. Allí tuvo como profesor ayudante a Axel Kicillof en Economía Marxista, materia que se dictaba en la década de 1990 y que luego sería eliminada de la currícula académica. Según La Nación, obtuvo un Master en Desarrollo en la Escuela de Economía de Londres; según otra fuente, fue una destacada dirigente de TNT (Tontos pero No Tanto), el think tank (por llamarle de alguna forma) que dirige Kicillof, su padrino profesional. En su paso por la Cancillería contribuyó a restringir el acuerdo de libre comercio automotor con México y consintió o avaló los bloqueos de importaciones de todo tipo ocurridos el último año.

En la Argentina que yo he conocido, entre mediados de la década de 1970 y la actualidad, no había cargos no electivos más altos y codiciados que los de ministro de Economía, canciller, ministro del Interior, embajador en EEUU y, en función de la política económica, presidente del BCRA. Esos cargos se reservaban para personas realmente notables. Me refiero a personas que tenían el respeto de la comunidad académica, profesional o de negocios por una trayectoria distinguida. Así fue durante los gobiernos militar, radical y peronista de Menem.

Nahón (embajadora en EEUU), Kicillof (vice ministro de Economía), Boudou (ex ministro de Economía y vice presidente de la Nación), Miceli (ex ministra de Economía), Timerman (canciller), Marcó del Pont (presidente del BCRA), entre otros que es mejor olvidar, conforman un patético ejemplo del eclipse que experimenta la alta conducción técnico-política del país y que explica los resonantes fracasos argentinos. El kirchnerismo ha eclipsado a la Argentina de la preparación y el mérito como lo hiciera en su momento el primer peronismo. Por contagio, el eclipse también se advierte en otros ámbitos de la vida nacional.

En perspectiva histórica, puede argumentarse que los grandes ministros de los militares, los radicales y el menemismo no fueron demasiado exitosos. Sin embargo, desconocer, y hasta despreciar, el mérito no puede ser la solución.

diciembre 10, 2012

Límite al poder político

Filed under: Cotidiana — Jorge Avila @ 8:28 pm

CSJ.jpg

En un artículo que publiqué hace casi diez años, sostuve lo siguiente: para Ribas la organización nacional consistió sobre todo en la sustitución de la ley de Indias por lo que se conoce en el derecho anglo-americano como the rule of law. Tal cosa implica fijarle un límite al poder político a través de la Constitución y la acción de la Corte Suprema, con el fin de evitar que se violen los derechos individuales a la vida, la libertad, la propiedad y ‘la búsqueda de la propia felicidad’.*

Lo que acaba de hacer la Corte Suprema de Justicia, al rechazar el per saltum que le presentó el gobierno nacional el viernes pasado, tiene una trascendencia imposible de minimizar. Le ha fijado un límite al poder político a través de la Constitución. Y al hacerlo le ha recordado al gobierno que la organización política argentina es democrática y también republicana. En estas circunstancias, se imponía que un grupo de juristas independientes le recordara al oficialismo que las mayorías deben respetar los derechos de las minorías.

Al escribir el párrafo anterior, tengo en mente el discurso que pronunció ayer la señora presidente y las declaraciones de hoy del gobernador de San Juan, en el sentido de que la CSJ debe facilitar la aplicación de una ley (la de medios audio-visuales) sancionada por la "Democracia", es decir, por la mayoría kirchnerista del Congreso. Ni Cristina Kirchner ni José Luis Gioja, por lo visto, tienen la menor idea de que este país eligió en 1853, volvió a elegir en 1994, y sigue eligiendo, como demostraron las grandes manifestaciones del 13-S y el 8-N, organizar su vida pública en el marco de un sistema republicano. Son bonapartistas. Prefieren la democracia sin controles. Que gane el más votado y que gobierne como se le ocurra atento a su condición mayoritaria, haciéndose reelegir indefinidamente entre otras cosas.

                                                                 ………

* Armando Ribas: Argentina 1810-1880 (Un Milagro de la Historia), VerEdit S.A., 2000. La afirmación se repite de una u otra manera a lo largo de todo el libro. Asocio a la ‘búsqueda de la propia felicidad’ con el derecho a la libre empresa.

Powered by WordPress. Implementado por DigiKol