La Argentina es el problema. El mundo es la solución.

marzo 22, 2013

Cambio de época

Filed under: Cotidiana — Jorge Avila @ 6:12 pm

"A este país no lo arregla ni San Martín." Esta frase maradoniana sintetiza lo que la mayoría de los argentinos piensa, o pensaba, sobre las posibilidades de normalización del país. Ante el desconcierto, yo he propuesto la firma de acuerdos con grandes potencias como un posible medio para importar disciplina, por lo menos en algunas grandes franjas de la economía. El ascenso del cardenal Bergoglio al papado puede implicar, en la perspectiva de la importación de límites o disciplina, una bendición.

No estoy en condiciones de opinar acerca de la capacidad del papa Francisco para gobernar la iglesia universal y realizar las grandes reformas que se le demandan. Mis esperanzas derivan de la llegada al papado de un argentino. Al frente del estado Vaticano tenemos ahora una persona que pasó la mayor parte de su vida en el país, que conoce y ha sufrido sus dramas y que está preocupado por el curso de la política nacional.

El papa Francisco no intervendrá en la política argentina; su tarea es pastoral y ecuménica. Pero, ¿cuál es el problema? A decir verdad, los que deseamos que se abra un nuevo horizonte nacional no necesitamos que intervenga. Porque lo que realmente importa es el impacto de sus palabras y ejemplos sobre la opinión pública argentina, de cuyo voto depende el gobierno kirchnerista.

El papa Francisco es un ejemplo de cordialidad y humildad. El día de su coronación nos pidió por teléfono desde Roma que no nos odiemos; Francisco busca la concordia y la unión de los argentinos. Cristina Kirchner y el kirchnerismo buscan lo opuesto: desde 2003 incentivan el resentimiento y la agresión como forma de gobierno, se han enriquecido en forma impúdica y han explotado con descaro, valiéndose de subsidios y planes sociales, las necesidades de los votantes más pobres. El miércoles 13 de marzo los argentinos empezaron a poner sus miras en un punto de referencia más alto. Francisco les ha puesto la tapa a Cristina y el kirchnerismo. Éstos saben que la batalla política con aquél está perdida de entrada. El problema del kirchnerismo es la simple existencia de un papa argentino y no lo que éste haga o deje de hacer.

El papado de Francisco marca un cambio de época en Argentina. Los argentinos esperan algo distinto y moralmente superior. Las arbitrariedades del kirchnerismo enfrentan ahora un límite sutil y poderoso. El papa argentino, gracias al poder de la Iglesia Católica, a su carisma y al consenso de sus compatriotas, representa un poder sobre el país mucho mayor que el que jamás tuvo EEUU, la primera potencia económica y militar del mundo.

De golpe, sin buscarlo ni merecerlo, Argentina ha conseguido establecer un fuerte vínculo con la parte avanzada del mundo. No se trata de un vínculo económico como el que tuvo el país con Gran Bretaña hasta 1930, por el acuerdo anglo-argentino de amistad, comercio y navegación. Se trata de un vínculo espiritual y cultural que tendrá, de todos modos, apreciables consecuencias sobre la organización nacional.

¿Qué rumbo tomará la economía argentina cuando se vaya el kirchnerismo? Una vez que el nuevo gobierno acomode las cargas, creo que tomará un camino consistente con los valores de la democracia cristiana europea. Que es más o menos lo que está en el espíritu de la dirigencia argentina tradicional (peronista no kirchnerista, conservadora popular y radical no alfonsinista). Estatismo moderado, proteccionismo menos escandaloso, inflación sudamericana (alrededor de 5% por año), respeto de la propiedad privada y de la Constitución. En suma, un estado político y económico incomparablemente más digno y eficiente que el estado kirchnerista.

marzo 13, 2013

Mano de Dios

Filed under: Cotidiana — Jorge Avila @ 6:29 pm

Jorge Bergoglio, arzobispo de Buenos Aires, cuya catedral fue tomada ayer durante seis horas por manifestantes izquierdistas y que no tuvo el honor de recibir a Néstor y a Cristina Kirchner como presidentes de la República en el tradicional Tedeum del 9 de Julio, fue elegido Papa hace menos de una hora. En adelante será Francisco. Ya vestido de blanco en el balcón de las bendiciones, su imagen me recordó a Paulo VI. No puedo negar que sentí orgullo de argentino y emoción, pese a mi condición de católico independiente y algo apático.

 Papa Bergoglio.jpg     

      Tomado de La Nación en el día de la fecha.

Francisco pasó toda su vida en la Argentina. Era uno más entre nosotros. Fue, por ejemplo, profesor de Literatura Argentina en 3º y 4º año del Colegio El Salvador. Su pensamiento político, a principios de la década de 1970, era cercano al nacionalismo católico y a la derecha peronista. Por amigos que fueron asesores de laicos y religiosos que formaban parte de su círculo, tengo entendido que estaba muy preocupado por el curso de la política nacional.

Francisco podría ejercer una influencia benéfica sobre la desorientada, confundida y atribulada Argentina. Ojalá sea comparable a la que ejerció Juan Pablo II sobre Polonia. ¡Que Dios lo bendiga!

marzo 11, 2013

James Buchanan 1919-2013

Filed under: Miscelánea — Jorge Avila @ 8:38 pm

El 9 de enero pasado murió James McGill Buchanan, a los 93 años. Ganó el Premio Nobel de Economía en 1986, fue uno de los fundadores del enfoque de Public Choice y fue también un hombre raro, obsesivo de las ideas, escritor de tiempo completo, quizá más un economista-filósofo que un economista-científico, como Frank Knight, su venerado profesor de la Universidad de Chicago. Siguen interesantes editoriales que le dedicaron algunos de los grandes diarios del mundo: The Economist, The New York Times; The Wall Street Journal y The Washington Post.

    Buchanan.jpg

                        Tomado de The Economist, January 17th, 2013

Leí con deslumbramiento The Power to Tax (1980), el libro que escribió con Geoffrey Brennan. Creo que ese libro marca un antes y un después en el campo de las Finanzas Públicas. Se introduce el concepto del Leviatán y se traza una lúcida justificación de la coparticipación federal de impuestos. La combinación del Leviatán y de un cártel imperfecto sirve para explicar por qué motivo los gobernadores, tan vulnerados y desautorizados por el gobierno nacional, aceptan sin chistar aquel régimen fiscal. Quedé, asimismo, deslumbrado por unos pocos e importantes conceptos filosóficos de Why I, too, am not a conservative? (2005). En el párrafo que sigue va un buen ejemplo de su capacidad para esclarecer conductas sociales.

Un blogger me hizo esta pregunta:

Chavez generó grandes beneficios en la clase baja (alfabetismo, más escuelas, baja en la pobreza) a costa de quitar libertades a la clase media (control de cambios, inflación, confiscaciones etc). Algo similar a Perón. Con la muerte de Chavez, me surge una duda conceptual: ¿Por qué en Latinoamérica parece ser necesario que cuando se reivindican grandes temas sociales, se hace a costa de las libertades individuales?

Le respondí con una aplicación de lo que aprendí en el último libro de Buchanan:

Los argentinos, los venezolanos y otros latinoamericanos no valoramos las libertades individuales, que son condición necesaria de la división de poderes y el capitalismo. Le falta al latinoamericano medio confianza en sí mismo (corre a ponerse bajo el ala protectora del Estado, de un caudillo o un mito), es proclive al comportamiento oportunista (rompe acuerdos y contratos a cambio de beneficios de corto plazo) y en, cuestiones económicas, es un tonto romántico (no asocia la inflación a la emisión monetaria, el congelamiento de las tarifas a los malos servicios públicos o la mala performance de las exportaciones al proteccionismo industrial). El anglosajón promedio valora las libertades individuales y por esto queda mayormente exento de esos males.

Mario Vargas Llosa explica con otras palabras lo que acabo de decir. Léan el primer párrafo de su artículo del día de la fecha en La Nación.

Powered by WordPress. Implementado por DigiKol