La Argentina es el problema. El mundo es la solución.

Abril 29, 2013

CEPO + YPF + CLARIN = FUGA

Filed under: Gráfica — Jorge Avila @ 3:42 pm

Acostumbro dedicar cada tanto un post a la participación argentina en la inversión externa directa. Creo firmemente que este indicador es el que mejor captura las consecuencias de la mísera calidad de la política económica kirchnerista. Los últimos datos son devastadores.

Si en 2011 Argentina recibió un triste 5.4% de los fondos destinados a América latina (el PBI argentino representa entre  8% y 10% del PBI de la región) y en 2012 recibió mucho menos todavía, 1.4%, en el 2º semestre de 2012 la contracción fue de vértigo: 0.2%; una magnitud tan pequeña que podría perderse en un redondeo. No hace falta indagar demasiado para entender la causa del desmoronamiento. Es la degradación del clima inversor que le siguió a la elección presidencial en la que Cristina Kirchner sacó el 54% de los votos. Control de cambios, bloqueo de importaciones, confiscación de YPF, ataque al Grupo Clarín y a la libre empresa en general.

IED2012.jpg

                                                         Tomado de Infobae

Hace cien años, el PBI argentino era el más grande de la región por amplio margen, y nuestro país atraía 11% de las inversiones británicas en ultramar mientras Australia y Nueva Zelanda atraían 6% y EEUU, 15%. En virtud del Tratado Anglo-Argentino de Amistad, Comercio y Navegación, firmado en 1825, nuestro país era socio de la primera potencia económica del mundo. La mísera participación actual de Argentina en la inversión externa directa es en gran medida consecuencia de que hace 80 años el país vive a la intemperie, sin rumbo. Afuera del circuito mundial del comercio y la inversión por falta de un tratado con una superpotencia. Falla la política exterior argentina hace tres generaciones.

Abril 24, 2013

Guerra civil continua

Filed under: Miscelánea — Jorge Avila @ 5:00 pm

Héctor Leis fue combatiente montonero hasta 1976. Entonces emigró a Brasil, obtuvo una maestría en ciencias políticas y un doctorado en filosofía y fue profesor universitario hasta jubilarse hace muy poco. Saltó a la notoriedad pública gracias a una serie de artículos de fondo que publicó en La Nación en los últimos meses. Hace mucho, mucho tiempo que no leía algo importante. Lo que Leis escribe es importante.

En Google podrán encontrar un PDF del texto titulado "Testamento". Lo leí con avidez el fin de semana pasado. Se trata de un ensayo corto que Leis escribió para presentar su libro Un Testamento de los Años 70, que acaba de publicar Katz.

Leis sostiene en Testamento que la Argentina vive en un estado de guerra civil no resuelta, postula que la guerra contra la subversión fue una guerra librada entre padres (de la generación ‘débil’ de 1940) e hijos (de la generación ‘fuerte’ de 1960) y que era obligación del Estado argentino sobrevivir a la agresión subversiva por los medios que fuere, entre otros interesantes pensamientos e interpretaciones sobre las que no me extenderé pues prefiero que cada uno lea el ensayo y saque sus conclusiones. Sigue un párrafo terrible, con un pronóstico muy audaz:

Para algunos politólogos la democracia argentina continua firme su proceso de consolidación. Estoy en desacuerdo, pero no voy a entrar en detalles, el presente no es el foco de este ensayo. Aun así, a titulo de ilustración me permito aventurar que al final de la era Kirchner el país asistirá a un nuevo ciclo de violencia entre argentinos.

La guerra civil argentina todavía no terminó porque la comunidad continúa dividida. Es importante entender la sobredeterminación del presente por el pasado en la Argentina. Eso ocurrió en los 70 y continuará ocurriendo en el futuro, por lo menos hasta que los argentinos se sientan parte otra vez de una historia común.

La fuerza de la explosión dependerá de las circunstancias, podrá haber centenas o millares de muertos, podrán ser degollados, fusilados o desaparecidos, pero en todos los casos ocurrirá siempre la misma tragedia de argentinos matando a otros argentinos sin misericordia, con odio.

La Nación publicó hoy otro artículo de Leis. Se titula Elogio de la Traición. Copio a continuación cuatro sugestivos párrafos.

En Anatomía de un instante, Javier Cercas escribe: "A veces la traición es más difícil que la lealtad. A veces la lealtad es una forma de coraje, pero otras veces es una forma de cobardía. A veces la lealtad es una forma de traición y la traición, una forma de lealtad". Según el autor español, la traición es la condición que definió a los héroes que desmontaron las cuatro décadas del franquismo y construyeron la democracia en España. El héroe principal fue el político Adolfo Suárez, que traicionó al movimiento político franquista. Sus coadyuvantes fueron el general Gutiérrez Mellado, que traicionó a los militares franquistas, y el secretario general del Partido Comunista Santiago Carrillo, que traicionó a sus camaradas. Esos tres héroes, cada uno en su campo de acción, traicionaron los juramentos de lealtad con su pasado y construyeron una democracia moderna como España nunca había conocido.

Volvamos a la pregunta inicial: ¿qué traidores precisamos para impedir este golpe (se refiere a la reforma judicial que impulsa el kirchnerismo ahora mismo)? La respuesta es obvia, precisamos de traidores al kirchnerismo en sus dos principales variantes, peronista y montonera.

Precisamos de peronistas honestos y coherentes, que los hay y son muchos, que se animen a traicionar la mística peronista y le cuenten al pueblo lo que saben. Que le digan que la mayoría de los líderes peronistas han sido traidores al espíritu republicano y a la democracia, y que los honestos tuvieron poco lugar. Incluido Perón, que, entre otras genialidades, primero endiosó a las organizaciones guerrilleras peronistas, antes de que Cámpora subiera al poder, para después acusarlas de la matanza de Ezeiza, en donde habían muerto, sobre todo, militantes de la JP. Fue él también quien dio el golpe de gracia a la precaria república surgida en 1973, cuando obligó a Cámpora a renunciar después de pocas semanas de gobierno, para atender a su vanidad personal de volver a ser presidente junto con la incompetente de Isabelita como vicepresidenta y un brujo como mano derecha.

De la misma forma, precisamos ex guerrilleros honestos, que los hay y también son muchos, que se animen a traicionar la mística montonera. No precisamos de intelectuales o militantes que en los años 60 o 70 la vieron pasar de cerca, precisamos ex guerrilleros, personas que sepan de lo que se está hablando cuando alguien quiere eternizar el gesto idealista y ciego que nos llevó al sacrificio inútil. Precisamos ex combatientes que den testimonio del triste papel cumplido por la revolución cubana, que llevó a numerosos militantes de izquierda a pensar que no había otro camino que la lucha armada. Que digan que la generación del 60, en lugar de reforzar la democracia de los gobiernos de Frondizi e Illia, se preparó ideológicamente para hacer la revolución a cualquier precio. El golpe militar de Onganía funcionó como justificación de intenciones que eran anteriores, por eso a nadie sorprendió que la violencia revolucionaria continuase en 1973. Que digan en voz alta que nuestros líderes quisieron que nos pusiésemos contentos cuando Videla dio el golpe, mientras ellos se marchaban al exterior para preservarse.

Leis cree que es necesario un acto de contrición por parte de los principales representantes de esas grandes corrientes políticas a fin de sepultar la guerra civil soterrada que sufre el país y consolidar la democracia argentina. Creo que hay mucha verdad en sus argumentos y que la Argentina necesita desesperadamente la reparación que él propone.

Abril 5, 2013

El caso de Chipre

Filed under: Gráfica — Jorge Avila @ 7:52 pm

La decisión que tomó la troika europea (UE, BCE y la Comisión Europea) hace unos diez días con respecto a Chipre me llenó de asombro, así como de temor por una agudización de la crisis financiera que sufren los países meridionales del continente. En el medio de una larga y profunda crisis económica, que amenaza con rematar en una corrida bancaria, lo que justamente no debe hacerse es gravar los depósitos bancarios, grandes o chicos. Tal medida es una invitación a la corrida. Los ingleses y los norteamericanos lo saben de memoria. Este post relata la convicción con la que actuaron los últimos en el período 2008-2011.

Me pregunté durante varios días por qué los alemanes, que son quienes dominan los directorios de aquellas instituciones supra-europeas, eran tan reacios a aprender de la experiencia anglosajona, que ha decantado en sabiduría convencional. El mensaje de los tres gráficos que siguen es que la decisión de gravar los depósitos chipriotas no se debió a un error de política monetaria, sino a una causa más "mundana". (Los gráficos pertenecerían a Quartz y circulan en Internet.)

Activos totales de los bancos chipriotas, en billones de euros (un billón de Quartz equivale a mil millones nuestros)

 

ChipreAssets.jpg

El primer gráfico ilustra la evolución de los activos, sobre todo préstamos, de los bancos de Chipre en el período 2006-12. Advierta el fuerte aumento que caracteriza al período, influido en buena medida por la adopción del euro como la nueva moneda del país. Los activos bancarios aumentaban porque los pasivos, sobre todo depósitos de particulares, también aumentaban en medida similar.

ChipreDeposits.jpg

Puede advertirse en el segundo gráfico que los depósitos de particulares experimentaron un salto en 2010. Este año se aprobó un acuerdo para evitar la doble imposición entre Chipre y Rusia. Se presume que el grueso de los depósitos que llegó a Chipre ese año provino de Rusia.

ChipreDirectInvestment.jpg

Entre otros, el ministro de finanzas de Alemania vio en los flujos de dinero de ida y vuelta entre Chipre y Rusia un indicio de que los bancos chipriotas estaban funcionando como centro de lavado de dinero para fondos rusos. Por ejemplo, según datos del gobierno ruso analizados por el FMI, Chipre sería el mayor receptor de inversión rusa directa entre 2009 y 2011. Y el pequeño Chipre sería el primer inversor directo en Rusia. Por cierto, es improbable que Chipre, que cuenta con un PBI de u$s 23.000 millones, pueda invertir cerca de u$s 150.000 millones por año en Rusia, a menos que esta inversión sea un mero reflejo de un movimiento ilegal de fondos de ida y vuelta.

El Banco Central Europeo no quiso actuar como prestamista de última instancia en el caso de Chipre por esa razón. Por medio de una rápida y generalizada difusión de esta información, apostó a que los depositantes en los bancos griegos, españoles, italianos y portugueses sabrían entender su política y no correrían a pedir la conversión de sus depósitos en euros contantes y sonantes.

Powered by WordPress. Implementado por DigiKol