La Argentina es el problema. El mundo es la solución.

January 31, 2007

Banca offshore

Filed under: Académica — Jorge Avila @ 7:14 pm

Reproduzco a continuación mi propuesta de internacionalización monetaria y bancaria. Aunque más importante, y quizá interesante, que la propuesta en sí misma, es la defensa de las variadísimas críticas económicas e ideológicas que recibió. En comparación con mis ideas y propuestas sobre riesgo-argentino, federalismo fiscal y libre comercio pactado con una superpotencia, lo escrito en este post ha provocado revulsión. No debería ser así. La verdad no teme ni ofende. Las propuestas que no atienden a la verdad son impracticables. Y la verdad más fidedigna es la que cantan las encuestas de opinión realizadas a los inversores internacionales. (Vea el post Aplazados.)

En un país institucionalmente reversible como el nuestro, propuestas como las de Simons, Hayek, Mundell o el movimiento de banca libre (free banking) no son viables. Nuestra propuesta consiste en internacionalizar la moneda y los bancos que sirven al país o, dicho en otras palabras, en importar este par de instituciones económicas básicas de las islas de estabilidad mundial (EEUU, UE, Japón). No presento aquí una detallada propuesta de reforma; me limito a argumentar sobre la conveniencia de un sistema internacionalizado en lugar de un sistema de banca central como el que rige en la actualidad. La propuesta consiste en:

a) Darle curso legal a una moneda de reserva (dólar, euro) en toda clase de transacciones (comerciales y financieras, grandes y pequeñas, pagos impositivos y salariales).

El objetivo es erradicar el riesgo de devaluación. Sería conveniente que la sustitución de la moneda nacional por la de reserva surgiera de un acuerdo bilateral por cuestiones de señoreaje, asistencia y prestigio; pero si tal acuerdo no fuera posible, convendría de todos modos proceder en forma unilateral. Como el dólar ya es la unidad de cuenta, la reserva de valor y el medio de cambio para grandes transacciones elegido por el público, además de la moneda empleada en el grueso de las transacciones externas del país, la dolarización sería lo más apropiado desde el punto de vista económico; aunque la eurización puede ser lo más apropiado desde el punto de vista político.

b) Habilitar los bancos extranjeros residentes con calificación triple A para recibir depósitos offshore (bajo jurisdicción extranjera) de toda clase. También serán habilitados los bancos nacionales asociados a bancos extranjeros triple A en cuanto tal sociedad sea comprobada.

El objetivo es que los depósitos de todo tipo, de todas las personas y empresas residentes, queden bajo la jurisdicción y supervisión de autoridades monetarias extranjeras; en otras palabras, la idea es erradicar la posibilidad de que el Estado argentino se financie con los encajes bancarios y determinar una completa internacionalización de los préstamos, a fin de estabilizar el valor de los activos bancarios que resulten de la inversión de los pasivos bancarios que se contraigan con residentes argentinos.*

c) Con un límite, los bancos podrán captar depósitos onshore (bajo jurisdicción nacional), sujetos a encaje fraccionario (“para que la capacidad prestable quede en el país”), pero los certificados de depósito incorporarán una cláusula de reprogramación y otra de eventual conversión en bonos o acciones de los mismos bancos.

Con la excepción de los reprogramables, los depósitos onshore serán ilegales. El objetivo de la restricción es evitar que el público deposite sus ahorros en bancos bajo jurisdicción argentina, ya que, ante un nuevo pánico y su respectivo corralito, aquél volvería a sentirse estafado, repetiría los cacerolazos y empujaría al país a otro estado de cuasi-guerra civil. La supervivencia de la banca onshore, aun acotada por la competencia de la offshore, generaría una externalidad negativa sobre la estabilidad monetaria y la paz social.

d) La oferta monetaria será igual a la suma de circulante en moneda de reserva y depósitos offshore en cuenta corriente, más el limitado monto de depósitos onshore reprogramables también en cuenta corriente. En este contexto, un quiebre de la cadena de pagos originado por una crisis local sería virtualmente imposible.

En un sistema internacionalizado cada uno de nosotros seguirá haciendo sus depósitos y otras operaciones en la sucursal más cercana, pero los fondos depositados serán transferidos a Miami o Munich, por ejemplo, de acuerdo con la preferencia del depositante. Los fondos de residentes argentinos en cuenta corriente, caja de ahorros y a plazo fijo quedarán así bajo la jurisdicción de la Reserva Federal de EEUU, si fueran depositados en bancos de EEUU o en bancos argentinos asociados a bancos triple A de EEUU, o bien bajo la jurisdicción del Banco Central Europeo, si fueran depositados en bancos alemanes o en bancos argentinos asociados a bancos triple A de Alemania o de la zona del euro. De esta manera, los fondos de los argentinos estarán tan seguros como los fondos de los norteamericanos y europeos y no habrá motivo para pánicos ni espacio para corralitos. La banca internacionalizada, u offshore, cambiará la jurisdicción de los depósitos pero no la fachada del sistema bancario local, el cual funcionará sin cambios visibles para el público.

La propuesta ha generado múltiples adhesiones y rechazos desde el mismo momento en que tomó estado público (Ávila 2002a y 2002b). A continuación, listamos las principales críticas recibidas, y sus respectivas respuestas, en un intento de aclarar dudas o despejar prejuicios.

Primera crítica: “El Congreso fijará un gravamen especial sobre los depósitos offshore que tengan los argentinos.”

Respuesta: La crítica no tiene asidero; es producto de pensar el nuevo sistema con la mentalidad del viejo. Todos, incluidos porteros y taxistas, tendremos depósitos offshore en el nuevo sistema. Estos serán la norma; por tanto, difícilmente podría vérselos como una manifestación de riqueza excepcional.

Segunda crítica: “La banca offshore es la legalización de la fuga de capitales”, acusan algunos políticos, y “el ahorro de los argentinos debe ser preservado para los argentinos”, argumentan algunos empresarios.

Respuesta: Quizás el principal argumento a favor de una banca offshore y en contra de la banca tradicional sea ético. La banca offshore defiende los ahorros de las clases media y baja del riesgo de un Estado arbitrario. Por el contrario, la banca tradicional mantiene los ahorros de los menos pudientes cautivos de la jurisdicción argentina, listos para una nueva licuación apenas el Estado o las empresas de capital nacional caigan en default. No hay un mejor antídoto contra cambios injustos y violentos en la distribución de la riqueza nacional que un sistema internacionalizado.

Tercera crítica: “La banca offshore no es realmente un cambio ya que está disponible hace mucho tiempo.”

Respuesta: Esta crítica subestima los costos de transacción que enfrenta en la actualidad quien desee hacer un depósito offshore. Los pocos bancos que ofrecen este servicio exigen un monto mínimo que puede superar a 50.000 dólares, y el trámite es reservado y sólo para iniciados. El propósito de la reforma es hacerlo accesible, confiable e inteligible para todos.

Cuarta crítica: “El sistema internacionalizado no reducirá la prima de riesgo-argentino.”

Respuesta: Es razonable pronosticar que la combinación de una moneda indevaluable y una banca offshore eliminará gran parte de la prima de riesgo-argentino. Aunque también es razonable esperar que una parte de la prima no pueda ser removida debido a que el nuevo sistema suministrará crédito a empresas y familias que invierten y trabajan en el país, que quedan sujetas a la volatilidad residual del país y que están fuera del radio de alcance de los tribunales internacionales. La prima de riesgo-argentino desaparecerá por completo cuando el sistema internacionalizado funcione en compañía de otras reformas y cuando el mercado financiero mundial concluya que la estabilidad nacional es perdurable.

Quinta crítica: “La banca offshore elimina el crédito para el país.”

Respuesta 1: El crédito bancario es sólo uno de los componentes de la oferta de crédito. También existe el crédito comercial, la emisión de acciones y obligaciones negociables, los fondos comunes de inversión, la reinversión de utilidades y la captación de fondos externos para ser fraccionados en préstamos hipotecarios y prendarios a riesgo propio. En Europa, el crédito bancario es importante; en EEUU no lo es tanto y el mercado de capitales tiene una gravitación muy especial.

Respuesta 2: La banca tradicional tampoco suministrará mucho crédito pues no atraería gran cantidad de depositantes por falta de confianza ni se animaría a prestar demasiado por miedo a otro pánico. Recordemos la sagaz observación de Bagehot: “El crédito es un poder que puede crecer pero que no puede construirse. Aquellos que vivan en un sistema grande y firme de crédito deben saber que si lo destruyen no verán otro, pues les llevará años y años crear el sucesor” (Bagehot, 1873, pág. 69).

Respuesta 3: Algunos banqueros enfatizan que las regulaciones prudenciales que rigen en los países de origen de la banca offshore no permitirán que ésta preste a las empresas y familias argentinas. Este argumento es doblemente engañoso. El motivo excluyente de tales regulaciones es el riesgo-argentino, pero justamente el sistema internacionalizado tiene por meta abatirlo, al menos en parte. También olvidan que cuando un país se vuelve previsible el capital fluye hacia él con independencia de las regulaciones bancarias; uno de los tantos canales es la captación de fondos externos por parte de banqueros independientes para su posterior fraccionamiento local a riesgo propio.

Respuesta 4: En el largo plazo, cuando el riesgo-argentino haya desaparecido, un banco de capital nacional dentro del sistema internacionalizado prestará a Argentina a lo sumo 3% de sus depósitos, que es una proporción razonable en vista de la potencial gravitación de la economía argentina en la economía mundial. Asimismo, los bancos extranjeros prestarán a Argentina a lo sumo 3% de sus depósitos captados adentro y afuera del país. Podemos así arriesgar que la oferta potencial de crédito es inmensa. El objeto del sistema propuesto es, justamente, contribuir a realizar ese potencial.

Respuesta 5: La banca offshore no es sinónimo de crédito prohibitivo. En una pequeña economía abierta como la argentina, el costo del crédito es igual a la suma de la tasa de interés internacional, el spread técnico y la prima de riesgo-país. Sucede lo mismo que con el precio de un auto Ford puesto en Argentina, que es igual a su precio de salida de EEUU, más el costo del flete y el seguro, más el arancel de importación. Dicho en otras palabras, el precio interno del auto o el capital financiero es independiente del tipo de organización que prevalezca en las industrias automovilística o bancaria. Luego, el punto es la posibilidad de que la banca offshore contribuya a rebajar la prima de riesgo-país.

Sexta crítica: “Como la Convertibilidad en su momento, el sistema internacionalizado también puede ser revertido; por tanto, no es una solución permanente.”

Respuesta: Es la verdad, tanto los dólares o los euros de curso legal como los depósitos offshore pueden ser declarados ilegales. No podemos erradicar la posibilidad de que algún día el público sea obligado por un gobierno asfixiado por la falta de recursos o simplemente retrógrado, a aceptar el dinero nacional y a depositar sus ahorros bajo jurisdicción nacional. Sin embargo, el circulante preexistente en moneda de reserva no podrá ser gravado por el impuesto inflacionario ni los depósitos offshore preexistentes podrán ser expropiados. Esto es lo importante para preservar la distribución de la riqueza y la paz social. En este sentido afirmamos que el sistema internacionalizado es verdaderamente irreversible. Por lo menos los stocks estarán a salvo.

Los banqueros argentinos miran esta propuesta con aprensión. No han considerado aún ciertas ventajas del sistema internacionalizado. En primer lugar, tenemos buena evidencia internacional que avala la propuesta. Se trata de la experiencia contemporánea de los quince países de UE que sustituyeron físicamente sus monedas nacionales ancestrales por el euro. Aparte de la reducción del riesgo-país que esto ha significado para los países de la periferia europea y del consecuente boom económico, deberíamos tomar nota de que los viejos bancos centrales de los países miembros de la zona del euro tienen ahora un papel fundamentalmente decorativo; ninguno de ellos conserva el poder del prestamista de última instancia ni la capacidad para ejercer una superintendencia de bancos autónoma; en UE sólo hay un único banco central, el Banco Central Europeo, que funciona en Frankfurt, y sólo un verdadero superintendente de bancos. Lo demás es una ficción que sirve para atenuar la subitaneidad del tránsito, como escribiera Ortega y Gasset en Mirabeau. En segundo lugar, ¿existe, acaso, un sistema que garantice más acabadamente que el propuesto la reaparición en nuestro país del crédito hipotecario a 30 años de plazo y 6% de interés anual? Parecería que no. En todo caso, no está a la vista un sistema monetario y bancario distinto al internacionalizado que pueda regenerar el mercado de crédito de largo plazo con la misma o mayor velocidad. Por último, ¿han evaluado los banqueros argentinos cuánto valdrán sus activos en el marco del sistema propuesto? La banca internacionalizada coexistirá con la banca de inversión. El nuevo negocio consistirá en captar ahorros locales y girarlos a un banco extranjero asociado y en otorgar préstamos con fondos externos a riesgo offshore, en captar fondos externos y fraccionarlos en préstamos hipotecarios, prendarios y personales a riesgo propio, y en tomar ahorros locales a cambio de obligaciones de renta variable para financiar proyectos de inversión y participaciones en empresas. El negocio puede ser muy variado e interesante, sobre todo porque funcionará en un clima de riesgo-argentino bajo en vista de que los riesgos de devaluación y de pánico bancario serán nulos.

Referencia bibliográfica

Ávila, J. (2002a): Primer artículo sobre banca offshore. Ámbito Financiero, 15 de enero.

Ávila, J. (2002b): Segundo artículo sobre banca offshore. Ámbito Financiero, 18 y 19 de septiembre.

Ávila, J. (2004): Internacionalización monetaria y bancaria, UCEMA, documento de trabajo Nº 285, diciembre.

Bagehot, W. (1873): Lombard Street. Reimpreso por John Wiley & Sons, 1999.

* Note que la banca tradicional no permite o no induce una internacionalización de los préstamos. Durante la década de 1990, los activos externos de los bancos eran una fracción mínima de los activos totales. ¡Qué gran ironía! En uno de los países más volátiles, los bancos concentraban sus préstamos en empresas, en personas y en gobiernos nacional y provinciales sujetos al riesgo-argentino, en vez de diversificarlos a lo largo y lo ancho del mundo.

14 Comments »

  1. Hola Jorge, que tal? Yo creo que tu propuesta desde un punto de vista politico es inviable, independientemente de si economicamente es buena o mala. La politica no se puede obviar. Probablemente la gran mayoria de la poblacion rechazaria esto y de ser impuesta, correria siempre el riesgo de ser revertida. La convertibilidad fue polemica, especialmente en sus ultimos tiempos y salir costo muchisimo. Si el dia de mañana Argentina quisiera salir de este sistema su costo seria altisimo. Y Jorge usted puede garantizar que dentro de 30 o 40 años esta propuesta seria el sistema ideal para la Argentina? Es atarse a algo que no se puede controlar. Por otro lado, no creo que sea lo mismo comparar el sistema bancario de la UE con el que usted propone. Y las razones son mas sociales, culturales y politicas que economicas. En primer lugar, todos los paises de UE en mayor o menor medida, tienen control sobre el banco Central de Bruselas. En otras palabras, todos participan. Hay mas union cultural y social entre esos paises. No seria el caso Argentino, donde dependeria totalmente de otro pais sin ninguna capacidad de intervencion. Por otra parte, usted quiere prohibir el uso de la banca onshore. Me parece una medida autoritaria y antiliberal. Porque usted quiere obligarme a depositar el dinero en un lugar donde no quiero hacerlo? Porque segun usted es mas seguro? Por otro lado, el problema de la Argentina no esta en la moneda ni en los bancos. Esta en los argentinos. Con su criterio tambien tendriamos que importar otras instituciones tambien, que son muy ineficientes en la Argentina. Siguendo su razonamiento, no hay razon para que la Argentina no se deba transformar en un Puerto Rico por ejemplo.

    Gabriel: 1) De un economista se esperan propuestas económicamente eficientes. Deje que los políticos decidan la viabilidad política de una propuesta. Si los economistas siguiéramos su consejo, desaparecerían las propuestas de fondo, y sólo se publicarían propuestas de reformas cosméticas escritas por economistas más preocupados por mantener sus carteras de clientes que por la calidad de sus iniciativas. 2) Por otra parte, no escribo para mañana sino para dentro de una década. ¿Sabe Ud. qué organización bancaria será aceptable dentro de una década? ¿No le dice nada la formación de la Unión Europea, con una misma moneda, un solo banco central, un mismo arancel externo y la intención de una única constitución y una única política exterior? ¿Se atreve a refutar la generalizada impresión de que el mundo avanza hacia una integración cada vez más profunda? 4) Las economías están llenas de prohibiciones ineficientes y eficientes. La prohibición de exportar carnes es ineficiente pues empobrece el país, pero la prohibición de pasar una calle con semáforo rojo es eficiente pues ordena el tránsito y enrique el país. La evidencia histórica argentina informa que la banca onshore conduce a periódicas licuaciones de depósitos para así licuar deudas del gobierno y de empresarios ricos, que es proclive a experimentar pánicos y que no permite el desarrollo del crédito hipotecario a 30 años y 6% de interés anual, que es la norma en EEUU, UE y Japón. 5) Por lo visto, ninguno de estos horrores lo conmueven. Lo único que le importa es que la propuesta sea "políticamente correcta".

    Comment by Gabriel — February 1, 2007 @ 8:27 pm

  2. Es una interesante propuesta, aunque tengo una duda al respecto. ¿La principal fuente de ganancia de los bancos hoy en día no es prestar a una tasa de interés mayor a la que se toman los depósitos? Y según lo que entendí de la propuesta de banca offshore esto no sería posible para los bancos argentinos. Mi pregunta es ¿no se verán perjudicados por esto los bancos del país?

    Tomás: Los bancos de capital nacional (que son los que a Ud. le preocupan) prestarían fondos captados por ellos mismos afuera y también fondos captados acá en asociación con bancos extranjeros triple A. Ganarían un spread lógico en cada caso. A lo que se suman las operaciones propias del mercado de capitales. Aunque lo relevante del caso es que en el nuevo contexto el riesgo-país sería nulo y la actividad económica inmensa. Por tanto, los bancos podrían valer mucho más.

    Comment by Tomás — February 2, 2007 @ 8:59 am

  3. Jorge, ya sabes que este es un punto donde no estamos de acuerdo para nada. Asi que, en este aspecto, simplemente me sumo a la critica de Gabriel. Y, de paso, me animo a corregir lo que considero un error tuyo, cuando en la respuesta a Gabriel afirmas "De un economista se esperan propuestas económicamente eficientes. Deje que los políticos decidan la viabilidad política de una propuesta." Esta respuesta tuya que clama por lo tecnico, olvida que la teoria economica esta intrinsecamente ligada a las preferencias de la gente (e.g., curva de demanda). Ergo, hablar de economia como algo disociado de las preferencias politicas y sociales de la sociedad, es un error que cometes. EN CAMBIO, si creo que un economista tiene el derecho de proponer normativas (esto es: el ideal a alcanzar) a la sociedad. Tu mensaje inicial iba a este sentido, y me parece que tenes todo el derecho y la autoridad para hacerlo (aunque yo, te repito, no comparta esta normativa). Estoy seguro que es esto lo que quisiste hacer. Y me parece bien. Lo de afirmar que los economistas no deben pensar en la realidad politica, es en cambio, un error.

    Eduardo: Creo que mi postura no es un error. Lo digo por experiencia. Alrededor de 1987, el secretario de Hacienda Brodersohn (gobierno radical de Alfonsín) me llamó a su despacho para pedirme una propuesta sobre un cierto tema. Le presenté una y la descartó de plano porque no atendía el costado político del tema. La situación se repitió otra vez. Luego pasó a llamar a funcionarios economistas que le presentaban propuestas políticas, como él quería. El filtro de lo políticamente correcto fue tan eficaz que presumo que nunca llegó al despacho del ministro o del presidente de la Nación una propuesta de fondo, eficiente desde el punto de vista económico, porque nadie se atrevía a disentir. O sea que la política de Brodersohn recortó sin querer el abanico de posibilidades de Alfonsín.

    Comment by Eduardo Romano — February 3, 2007 @ 8:36 pm

  4. Creo que la fundamentacion tecnica es correcta pero como cita alguien antes… en terminos politicos es inviable, porque lamentablemente nuestra poblacion esta anestesiada por las antiguas e inoperantes ideas de los Alfonsin, Chavez, Kirchner, Duhalde, etc… Gente que curiosamente aun no proceso lo ocurrido en el siglo pasado con el socialismo. Saludos y excelente articulo.

    Eduardo: La realidad mundial procesará esa experiencia antes que ellos y el país deberá acomodarse.

    Comment by eduardo — February 4, 2007 @ 12:20 pm

  5. Jorge, Yo creo que la banca "off-shore" ya existe. Si una persona tiene muy altos ingresos en Argentina, sus ahorros estan depositados en bancos del exterior. Por lo tanto, esa gente vive una situacion semejante a la que vos describis. Yo creo que si se aplicase tu propuesta, los beneficios de la banca "off-shore" llegarian a todos los argentinos. Te hago una pequeña observacion sobre el tema Euro-Dolar. A principios del 2004, el grupo Clarin a traves de Canal 13 y los "sospechosos de siempre" (…) hablaban de los precios de las propiedades en Euros. Y hacian comentarios refieriendose al Euro como si se usase en Argentina. Parece que el tema no prendio. Si le preguntas a cualquier persona cuanto vale su casa te va a decir XX Dolares, lo podria decir en Rupias, Guaranies o Rublos. Pero la gente habla en Dolares. Por lo tanto, si hubiera que tomar una moneda extranjera, lo mejor seria usar el Dolar. No nos engañemos. En Argentina, muchos insultan a USA y despues van a McDonald´s a comerse una hamburguesa. Saludos y te felicito por la pagina otra vez. Los articulos son de gran nivel. Pero me gustan mucho los comentarios de la gente y tu respuestas.

    Isidoro: En efecto, el principal argumento en respaldo de la banca offshore, o del libre comercio de depósitos bancarios, es de naturaleza ética. La banca offshore extenderá a los menos pudientes y sofisticados los beneficios de estabilidad que gozan las clases alta y media-alta que depositan sus ahorros en EEUU o Suiza hace 50 años.

    Comment by Isidoro Guida — February 5, 2007 @ 4:26 pm

  6. Jorge, estoy de acuerdo con su propuesta y creo que deberíamos aplicar recetas parecidas en otros ambitos también, como en el del comercio exterior, etc…, es decir "Argentina es el problema…el mundo es la solución". También estoy de acuerdo con su enfoque en cuanto a la viabilidad politica de las propuestas. Que la implementación de una politica determinada vaya en contra de los intereses de la partidocracia o de los privilegios o monopolios establecidos no cambia la naturaleza del problema ni la inexorabilidad del cumplimiento de las leyes economicas… si tenes la coronaria tapada en 5 lugares te tenes que hacer un bypass por más que le tengas terror al quirofano, buscar una "solución" que obvie el by pass es prolongar la agonia y quizás te termines provocando daño irreversible… bueno con la economia pasa lo mismo… Si no son los economistas o academicos los que predican el deber ser ¿quienes van a cumplir esa función?, ¿los politicos?, ¿como se ilustra entonces a la opinión publicada sobre los verdaderos efectos de las politicas que aplauden? La realidad y los planes para adaptarse a ella de la manera mas eficaz y eficiente posible son independientes de los intereses que se afectan… La viabilidad "politica" de una propuesta dependerá de la aceptación o el rechazo que este genera en la masa que soporta a la partidocracia… el gran desafio entonces es ilustrar a la masa (cosa a la que Jorge contribuye desde este site) para que sepa qué es lo "apoya" cuando vota a tal o cual candidato. Es por esto que la partidocracia pone un especial empeño en descalificar, proscibir y/o reprimir cualquier voz que ataque sus privilegios, en este caso el de financiar sus extravagancias e inmoralidades con el ahorro y el producto del esfuerzo de los ciudadanos.

    Leandro: Es estimulante encontrar a otro que ve de igual forma el problema económico y el papel del economista en la sociedad.

    Comment by Leandro — February 6, 2007 @ 11:26 am

  7. "La banca offshore extenderá a los menos pudientes y sofisticados los beneficios de estabilidad que gozan las clases alta y media-alta que depositan sus ahorros en EEUU o Suiza hace 50 años." Jorge, estas muy errado: Las clases medias y altas norteamericanas, mas que "depositar sus ahorros" en bancos, lo hacen invirtiendo en funds, stocks o depositando en 401k, IRAs, Roth IRAs, etc., en compañias como Ameritrade, Charles Schwab, o incluso TIAFF-CREF. Los bancos aca en USA trabajan mucho con las empresas (de todo tipo) y con el gobierno (SI, CON EL GOBIERNO). Su contribucion mayor al publico "en general" es a traves de cuentas chicas, mortgages (creditos hipotecarios) a largo plazo y lineas de credito para consumo en general (autos, por ejemplo). Casi todos los bancos tambien ofrecen IRAs, college funds, life insurance, etc., pero…no pueden competir con Schawbb, TIAFF-CREF o similares. Las clases menos pudientes (esas que vos decis que se beneficiarian con tu propuesta) aqui en USA apenas tienen para guardar nada. (Es mas viven terriblemente endeudadas toda su vida!! American way of life!!) Si eso de "extender los beneficios" que decias arriba es la justificacion central para tu propuesta (que no creo lo sea, porque en otras discusiones diste otras, mas convincentes) te dire que tu argumento no cierra, porque se basa en una vision de la realidad americana que es incorrecta. Eduardo. PS: Tu argumento mas solido para tu propuesta se basa en el forzar al sistema bancario argentino a adoptar un manejo racional, y a un mejor control de la inflacion. A mi juicio, las desventajas son tantas, pero tantas (ya las discutimos en varios mensajes anteriores, asi que no me repito), que no compensan. Pero.. admito, estas ventajas si son solidas.

    Eduardo: Compruebo que mi forma de escribir no te resulta clara. 1) Lo que hagan los norteamericanos con sus ahorros es irrelevante. El punto es abrir la posibilidad de que los argentinos de clases media-media y media-baja (ya que los de clase baja carecen de ahorros) puedan colocar (con seguridad y sin demasiado trámite) sus fondos en bancos y en monedas bajo jurisdicción no argentina (por ejemplo, las de EEUU, UE, Chile, Uruguay, etc.) y así evitar futuras expropiaciones por vía de corralitos o devaluaciones. 2) Que los pobres norteamericanos no puedan guardar nada no significa que los ahorros de los argentinos poco pudientes no vayan a encontrar bancos deseosos de aceptarles un depósito a plazo fijo o invertirles el dinero en fondos comunes, o en letras del Tesoro americano, cuyo riesgo es nulo. 3) No propongo forzar al sistema bancario argentino a adoptar un manejo racional, y a un mejor control de la inflacion. Para nada. La propuesta apunta a fundir el sistema monetario y bancario local con el sistema monetario y bancario mundial, para que sean la misma cosa. Por ejemplo, el argentino que deposite en euros en un banco residente corresponsal de un banco alemán sufrirá la inflación europea y el riesgo de corrida a que están sujetos los bancos de la UE. 4) Te agradezco el interés en el post, de todas maneras.

    Comment by Eduardo Romano — February 7, 2007 @ 11:19 am

  8. Perdoname a mi Jorge. Tu forma de escribir fue muy clara. Fui yo el que entendi mal. Cometi el mismo error que suelo criticar en otros: fui prejuicioso. Como se que en este topico estamos en desacuerdo, lei rapido, por arriba, y lei cualquier cosa. Perdon por las molestias. Y gracias por el tiempo que, a pesar de mi zoncera, te tomaste para contestarme. Eduardo

    Comment by Eduardo Romano — February 8, 2007 @ 8:45 am

  9. Dicho sea de paso le dejo otra objeción a su teoría. Es una objeción muy común entre sectores medios acomodados pero que se oponen al capitalismo, porque los de bajos ingresos no sólo saben que los precios están virtualmente dolarizados sino además, que ellos ganan menos de USD 100 al mes: "Si dolarizamos/eurizamos entonces vamos a pasar a cobrar USD 400 como en la India y se instalarán sweatshops donde los obreros ganarán un puñado de dólares al día" En efecto, creo que Keynes decía que la devaluación produce un efecto psicológico mayor que sincerar el tipo de cambio.

    Alejandro: No entiendo tu comentario. No sé adónde apunta.

    Comment by Alejandro — February 21, 2007 @ 7:18 pm

  10. Lo que quiero decir es que se piensa que ganar 1000 pesos argentinos es más digno que ganar 300 dólares. Por ejemplo: Filmus anunció con bombos y platillos elevar el piso mínimo del sueldo docente de $250 y pico a $1040, y la diferencia tiene el suficiente efecto retórico como para hacer pensar que es gran cosa. Un docente difícilmente lo vea de ese modo: los $250 fueron fijados en tiempos que equivalían a USD 250 y los $1040 de hoy son cerca de USD 350; es decir que en un mercado donde los precios siguen al dolar, el aumento fue de USD 100… Y SIN EMBARGO EL ENGAÑO DE LA INFLACIÓN CONVENCE A LA MAYORÍA DE LOS VOTANTES… (…) Por eso, a algunos sectores les horroriza pensar que pasarían a ganar USD 500, porque prefieren la apariencia de un sueldo con grandes cifras.

    Comment by Alejandro — February 23, 2007 @ 11:23 pm

  11. Sr. Ávila, la propuesta de instaurar la banca off-shore me parece la adecuada, o la única, para reconstruir el sistema financiero argentino. Pero mis preguntas apuntan mucho a lo elemental, si bien a simple vista pareceran demasiado estúpidas: A sabiendas de que el dinero de los ahorristas estará en el exterior, si bien lo depositaron en Argentina: 1) ¿Se podrán hacer extracciones de dinero mediante cajeros automáticos, aunque el dinero esté depositado afuera?; 2) ¿Haría desaparecer la banca off shore los asaltos a entidades bancarias, dado que el dinero en los bancos estaría en el exterior y no en Argentina?

    Andrés: 1) Por supuesto; se podrán hacer extracciones de los cajeros. Aunque los depósitos hayan sido girados al exterior, los bancos dejarán en el país un monto para la caja chica o el clearing entre ellos. 2) Los ladrones podrán robarles, a lo sumo, ese reducido monto. Son dos buenas preguntas; no se me había ocurrido aclarar esos temas. Gracias.

    Comment by Andrés — March 16, 2007 @ 4:07 pm

  12. Sr. Ávila, primero que nada gracias por responder mis preguntas. También quiero preguntarle lo siguiente, aunque otra vez parezca muy elemental: -Con un sistema de banca off-shore y dado que en los bancos no habría tanto dinero, ¿Habría muchos transportadores de caudales circulando por la calle? ¿Existirían las llamadas "cajas de seguridad" en los bancos?

    Andrés: 1) En rigor, ahora tampoco hay tanto dinero en los bancos. Los únicos fondos que permanecen en ellos, incluso en un sistema on-shore, son parte de los encajes, pues el resto ha sido prestado a empresas, familias y gobierno. 2) Aun en un sistema off-shore, Ud. verá transportadores de caudales por las calles ya que habrá que abastecer a los cajeros automáticos y pagar los saldos del clearing entre los bancos. 3) La banca offshore es para los depósitos. El dinero guardado en una caja de seguridad no es un depósito bancario. Por tanto, no presenta un problema de jurisdicción. Las cajas no desaparecerán, aunque frente a la seguridad de los depósitos off-shore, quizá ya no sean tan necesarias o atractivas para el público.

    Comment by Andrés — March 21, 2007 @ 5:16 pm

  13. Creo que para producir semejante cambio en el sistema financiero es necesario el recambio de al menos dos tercios de los legisladores, dos tercios de la Corte Suprema y dos tercios de la mentalidad de la gente para que apoye estos cambios. Y creo que esto es asi porque significaria terminar con el negocio de la inflacion, la confiscacion de depositos y la devaluacion, remedios a los que apela siempre el politico argentino. Sin esa ayudita nuestros politicos deberian aprender a administrar un pais y eso esta muy lejos de la idea de la gente. El aturdido votante argentino detesta a los tecnicos y gente capacitada…tal como se le enseña desde el gobierno kirchnerista cuando dijo: "quien necesita economistas…yo se suficiente sobre economia…".

    Eduardo: Haría falta esa combinación de cambios que mencionás o bien una crisis grande más un equipo lúcido y realista para hacerse cargo de la nueva etapa. En 2002, la crisis fue bíblica pero el equipo de gobierno (Duhalde & Cía.) estaba integrado por carniceros.

    Comment by eduardo — May 24, 2007 @ 3:52 pm

  14. Sr. Jorge, soy un ignorante total del metie económico más allá de lo que cualquier ciudadano común puede saber o percibir; afanado en la subsistencia diaria y siempre al borde de la titulación de indigente. Entonces desde esa mi posición quiero preguntar opinando. Soy Mendocino y vivo en Mendoza y por una cuestión de proximidad, edad y Esposa he podido casi participar del proceso económico de Chile. Vi, palpé, experimenté la extrema y generalizada pobreza de los Chilenos allá por los comienzos de la década de los 60 y logicamente hoy veo otro Chile absolutamente distinto. Aun cuando creo que la distribución de la riqueza en ese país es bastante injusta. Por aquellos años también al para nosotros lejano Brasil, lo veíamos como un país endémicamente pobre e incapaz de fabricar, se decía, en aquella época, una hojita de afeitar. Lo que es hoy Brasil como potencia económica no hace falta relatarlo. Entonces, en estos dos paises, que evolucionaron económicamente sin lugar a dudas ¿sus sistemas bancarios son o fueron offshore en algún momento? Independiente de la pregunta y su posible respuesta, la Internacionalización de la Banca Argentina me parece una excelente idea. Creo que el grueso de la gente que tiene sus reservitas lo aceptaría ampliamente. La tragedia de principios de siglo con los depósitos bancarios está guardada en la mente de los que padecimos el desastre, como un vivo recuerdo. Le confieso que un ignorante como yo y seguramente tantos otros, creíamos ilusoriamente que teniendo la platita guardada en un Banco de Nombre Exranjero estaría a mayor resguardo; que ante alguna contingencia, las Matrices irían a responder aunque fuera por cuidar su prestigio. ¿No es eso, de algún modo, precaria mentalidad offshore? Además creo que siempre estaría la posibilidad de colocar en bancos netamente locales. No se imagina usted cuantos colchones se romperían. Los detractores dirán que después de la experiencia "onshore-corralito" cualquier cosa es mejor. Bueno… ¿cuándo los Argentinos no hemos elegido de lo malo lo peor? De última, sería una raya más en la pelambre del tigre.

    Alberto: 1) Respondo a su pregunta específica: Brasil y Chile nunca tuvieron una banca offshore. España, Irlanda, Grecia y Portugal, entre otros países en la órbita de la UE, tienen en la práctica una banca offshore puesto que sus bancos centrales no pueden ayudar a los bancos comerciales de sus respectivos países en caso de corrida; debería hacerlo el banco central de la UE, que es la entidad que emite euros. 2) Los bancos extranjeros que no devolvieron los depósitos en la crisis de 2001-2002 eran y siguen siendo bancos onshore, es decir, bancos residentes o bajo la jurisdicción argentina; esto significa que deben respetar la legislación argentina y no la que rige a sus centrales en EEUU, Inglaterra, Uruguay, España. Si estos bancos hubieran estado bajo la jurisdicción de sus respectivos países no se habrían visto obligados a obedecer las disposiciones sobre encajes o adquisición de bonos argetinos que les impuso el exministro Cavallo entonces, ni sus depósitos en dólares habrían sido pesificados. Vea que hace un par de meses las AFJP fueron obligadas por el gobierno argentino a repatriar los capitales de los futuros jubilados que habían invertido en el exterior (Brasil, principalmente). Si las AFJP estuvieran bajo jurisdicción offshore tal cosa no sería posible.

    Comment by Alberto — December 6, 2007 @ 9:34 pm

RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Leave a comment

Powered by WordPress. Implementado por DigiKol