La Argentina es el problema. El mundo es la solución.

July 20, 2010

Un adios a Menem

Filed under: Miscelánea — Jorge Avila @ 5:47 pm

Claudio Chaves, maestro y licenciado en Educación, analista y autor, seguidor en su juventud del colorado Abelardo Ramos y más tarde peronista, ha escrito el informado y sentido artículo que sigue. Chaves acompañó al ex-presidente Menem durante su gobierno. Sigue defendiendo las políticas que se aplicaron entonces. Junto a un reducido grupo de militantes peronistas, que tuve el gusto de conocer en la campaña presidencial de 2003, ha tenido la dignidad de no pasarse al kirchnerismo. El artículo repasa la circunstancias en las que Menem llegó al poder, sus reformas y actos de gobiernos, y su final, solitario y poco feliz.

MI ADIOS A CARLOS MENEM

LA SITUACIÓN DEL PAÍS AL ASUMIR LA PRESIDENCIA

Menem fue un gran presidente. Gobernó la Argentina en un período de transición de la historia mundial. Su presidencia coincidió con el final del siglo si entendemos, tal como lo dice Hobsbawm, que el siglo XX ha sido un siglo corto que va desde la primera guerra mundial hasta la caída del Muro de Berlín. De 1914 a 1989.

Su ascenso a la Casa Rosada coincidió, entonces, con el hundimiento del paradigma de la salvación por todos, del intervencionismo de estado, de la planificación económica, de la industrialización forzada y el fin de la Guerra Fría.

Todo nuevo. O creaba sobre la marcha o repetía como loro las viejas recetas. ¿A quién mirar? ¿A que principios aferrarse? ¿De dónde sacar ideas para avanzar en un mundo revolucionado, distinto, desconocido. Todo lo fue resolviendo sobre la marcha como corresponde a un político con hambre de realizaciones y de poder.

El país no era una fiesta como maliciosamente se dijo. Estaba quebrado. El déficit fiscal producto de una rebelión social a los impuestos (1) hacía imposible gestionar el Estado. Las empresas públicas, obsoletas e incapaces de brindar servicios por falta de inversión, estaban aniquiladas. La inflación pasó del 7% mensual en enero de 1989 a 209 % en julio a causa de años de descontrol y de la devaluación de febrero de ese año. No había reservas en el Banco Central. El gobierno se hallaba incapacitado para defender la moneda. El FMI se negaba a continuar su ayuda crediticia.

Desde el punto de vista político la situación no era mejor. Se había tornado inmanejable, por lo menos para el gobierno de Alfonsín. Los sectores obreros se hallaban sublevados, habían realizado trece paros. El Ejército de igual ánimo. Sucesivos levantamientos de los grupos carapintada embestían contra el radicalismo en el poder.

En enero de 1989, un grupo terrorista, Todos por la Patria, viejos militantes del ERP y novedosos defensores de los derechos humanos bajo la conducción de Gorriarán Merlo y con ocultas vinculaciones con sectores radicalizados del gobierno de Alfonsín intentaron la toma del Regimiento 3 de la Tablada. Hubo 42 muertos.

Todo estaba desmadrado. El gobierno inmóvil y aturdido. Finalmente en mayo de 1989 saqueos y asaltos a supermercados daban por tierra con el gobierno de Alfonsín. Final.

Menem, que había ganado las elecciones nacionales con el 47% de los votos, fue hablado por algunos ministros para adelantar la asunción. Aceptó. Decidió no esperar la finalización del mandato a sabiendas que el empeoramiento de la situación económica y social facilitaría sus planes de reformas. Y no lo hizo, a pesar de las recomendaciones en contrario del círculo que lo rodeaba, porque sospechaba movimientos militares en condiciones de alzarse con el poder. (2)

EL GIRO INESPERADO

Al asumir la Presidencia, Menem pegó un giro político tan gigantesco que hizo cimbrar al país y naturalmente al Justicialismo. "En julio de 1989, en medio del colapso hiperinflacionario y de serias amenazas de desintegración social expresadas por los saqueos a los supermercados, culminaba un prolongado período de decadencia nacional. El colapso económico de la Argentina de 1989 coincidió con otro punto de inflexión ocurrido en el escenario internacional. La caída del muro de Berlín y el fin de la Guerra Fría." (3)

En síntesis, como dice el mismo autor, la adecuación del país a la nueva realidad internacional fue una acción conciente del nuevo presidente. En declaraciones al autor Menem confirma lo que Cavallo asegura en un libro de su autoría:

"En el viaje a Europa a fines de 1988, Menem y yo habíamos quedado con la impresión de que la Unión Soviética iba camino a desaparecer como potencia, que la división entre Europa del Este y Europa del Oeste estaba llegando a su fin." (4)

El ocaso del comunismo sorprendió mal parada a la intelectualidad argentina de los ‘90, que educada bajo parámetros sesgados al progresismo o bajo el esquema de la guerra fría no asimilaban lo que estaba ocurriendo. Despistados y desmoralizados se negaron a aceptar lo que era más que evidente. Y esto hacia ambos lados, derecha e izquierda, del abanico ideológico del país. El horizonte político en el que habían crecido al menos dos generaciones en los últimos setenta años se desvanecía como arena frente al vendaval. Progresismo, peronismo ortodoxo y de izquierda y derecha antiperonista quedaban perplejos frente a un gobierno justicialista que gobernaba con principios contradictorios a la cultura histórica justicialista o al menos a la memoria que de ella se guardaba. Por la brecha abierta avanzó Menem. Sin ataduras y ligero de equipaje.

Acordó con Bunge y Born, con la familia Alsogaray y con representantes del viejo antiperonismo. Privatizó, desreguló, bajó impuestos de importación y terminó con los de exportación. Acabó con la inflación agobiante con la ayuda de Cavallo y la Ley de Convertibilidad. Recompuso las relaciones diplomáticas con Inglaterra gracias al apoyo norteamericano y a las permanentes señales ofrecidas a los triunfadores de la Guerra Fría, que para algunos fueron excesivas pero que sin ellas no nos hubieran creído, como enviar dos naves a la guerra del Golfo o terminar con el misil Cóndor armamento fabricado para Irak. Cerró todos los conflictos con Chile y fundó el Mercosur. Retiró a la Argentina de los Países del Tercer Mundo luego de una conversación que mantuviera con Khadafi en Belgrado que a juicio de Menem estuvo cargada de disparates antioccidentales y anti norteamericanos que hacía imposible continuar esa relación. (5)

Actuó inteligentemente con el movimiento obrero acordando con sus principales jefes que veían pocas posibilidades de maniobra atentos por ejemplo a la votación que se realizó en Somisa sobre si se privatizaba o no la empresa triunfando rotundamente el sí con 4325 votos sobre el no con 1367 (6). En síntesis había un clima favorable a una economía de mercado quizás a consecuencia de la década perdida de los ‘80. No hay que olvidar el extraordinario crecimiento de la Ucedé por aquellos años y de Upau en la Universidad copada por Franja Morada.

Procuró una pacificación indultando a jefes guerrilleros, militares del proceso y carapintadas. ¡Todos a su casa!

Abrazó y besó al Almirante Rojas intentando cerrar viejas heridas que no por antiguas estaban sanadas u olvidadas. Avanzó sin red sobre un tema tabú y caro al peronismo: la revolución del ‘55. El último vestigio arqueológico de la Revolución Libertadora era el Almirante Isaac Rojas. El peronismo a lo largo de los años había hecho de aquellos acontecimientos (Revolución del ‘55, bombardeo a la Casa Rosada) el núcleo duro de su identidad política. Se victimizó, con razón, sin comprender que los acontecimientos del ‘55 eran el resultado no deseado de una profunda revolución social, justa y necesaria, realizada vertiginosamente en un año y medio (1944-45) que inevitablemente llevaba implícita una reacción por los intereses políticos y sociales en juego y por lo trepidante de los cambios.

Cierto es, también, que los luctuosos sucesos del ‘55 se habían revertido. Habían pegado una vuelta de campana. Los sectores medios que acompañaron la trágica experiencia de la Revolución Libertadora se fueron alejando de a poco de aquellos funestos acontecimientos. Los primeros que abandonaron esa trinchera lo hicieron convencidos que con Frondizi se abría una posibilidad de encuentro. Los más rezagados acompañaron a Balbín quien sobre finales del ‘70 se acercó a Perón estrechándose en un abrazo. Por su lado los estudiantes que formaron el ariete contra el peronismo en el ‘55, en las elecciones del ‘73 votaron en masa a Perón. Ya nada quedaba del viejo antiperonismo. Mejor dicho quedaban algunos como Lanusse o Francisco "Paco" Manrique pero ellos fueron los responsables de que Perón volviera a la Patria. Obligados, naturalmente, por las circunstancias políticas pero responsables, al fin, de su retorno. El ciclo quedaba cerrado.

Por otro lado, ¡habían pasado tantos años! Qué sentido tenía continuar acumulando rencores y cavando trincheras. Por los años ‘90 el Almirante Rojas era un viejito enclenque sin vínculos con la sociedad política. Le daba la posibilidad a Menem, tan afecto a los símbolos, de un formidable impacto mediático en caso de un encuentro. El abrazo y finalmente el beso al Almirante Rojas incomodó a muchos hombres y mujeres del peronismo que continuaban mascullando rencor. La contracara del menemismo, por aquellos años, era Antonio Cafiero quien habiendo perdido la interna del ‘88 fue un decidido detractor del abrazo. Estando el autor en la casa de Cafiero, en San Isidro, en junio del 2008 y al preguntarle sobre ese giro político, el viejo caudillo me aseguró que "si había algo que no le perdonaba al Doctor Menem era aquel insensato beso al Almirante Rojas". Esto ya lo había hecho público en reiteradas oportunidades. Lo que revela el consenso peronista a esta crítica sino Cafiero jamás la habría formulado.

Volviendo al abrazo, Menem narra así aquel encuentro:

“Aquellos hechos ¡los tengo tan claros!

Rojas me pide una audiencia. Fue Ramón (Hernandez, su secretario privado) el que me trajo la noticia. Vemos la agenda y digo hablenló al Almirante y diganlé que tal día a tal hora lo espero.

Fue en horas de la mañana yo siempre iba temprano a la Casa de Gobierno. Estaba mi hermano (Emir) que era Secretario de la Presidencia en la sala contigua al despacho mío y justo lo va a visitar Jorge Antonio y claro cuando entra Isaac Rojas, Antonio se quería morir (risas), esto no se aguanta más, dijo y se fue. Naturalmente no adelante de Rojas sino a mi hermano y en voz baja (7). La cuestión es que vino charlamos un rato fue muy amable conmigo tan es así que me contó cosas que no le había contado nunca jamás ni a sus pares ni a sus subalternos. Cosas de su vida profesional y de su vida privada que no tiene sentido las cuente aquí. La cuestión es que el tenía interés en la canalización del Bermejo. Decía:

- Presidente vamos a poner en actividad dos millones de hectáreas de tierra en el norte argentino.

Llevó los planos y todas las explicaciones del caso. Le digo bueno Almirante hágase cargo yo no tengo ningún inconveniente pero también necesitamos un cálculo de los gastos para ver si lo podemos incluir en los próximos presupuestos que vayamos a elevar al Congreso. La cuestión es que siguieron las conversaciones. En otra oportunidad nos juntamos en la Fragata Sarmiento en un coctail con todos los oficiales. Lo amaban a Rojas, te digo que realmente lo amaban y ahí volvió contarme cosas de su juventud que eran realmente graciosas. Otros oficiales que estaban allí decían: es increíble nunca nos contó nada a nosotros y a usted en cambio…

Claro yo era Presidente y eso seguramente me daba ventaja. Cierto es que uno lo juzga porque fue víctima de ellos y cuando uno es víctima es difícil que hable bien del victimario. Pero demostró ser un hombre de bien.

Hay muchos que no tendrían derecho a hablar. Yo sí. Fui víctima de los militares. Si me salvé es porque me blanquearon. Yo estaba sindicado como montonero.

Finalmente el Almirante se enfermó. Estaba en el Hospital Naval y pido una visita. Como correspondía. Por más Presidente que yo fuera no podía entrar, así, de colado al Hospital Naval y me hace decir el Almirante que me esperaba. Entonces fui. Cuando llegué había un Capitán que creo se llamaba Cuadrado. Fue él quién me recibió.

Oh… Presidente ¿como le va? ¿Como está Usted? ¿Se acuerda de mí?

¡Como no me voy a acordar! Si usted estaba en los Treinta y Tres Orientales cuando me tenían preso a mí.

Bueno, pero eso ya pasó. Dice pícaro.

Si, pasó. ¡Ya sé que pasó! No vengo a evocar viejos enfrentamientos. Pero si usted me pregunta si me acuerdo de usted, solo le comento en que circunstancias lo conocí. Además yo era el que comía esas semillitas árabes y llenaba de cáscaras el barco y usted me las hacía juntar (risas). ¿Recuerda?

-Bueno… son las cosas de la vida.

-Si, claro son las cosas de la vida.

Yo estoy aquí en una actitud de un argentino que entiende esas cosas y que quiere el afecto y la unidad de todos los argentinos y es por eso, además de porque está enfermo, que quiero verlo al Almirante.

-Si, ya sabíamos. Pero me ha dicho que por favor lo espere cinco minutos el lo quiere recibir con el uniforme. Está en bata y así no se puede acoger a un Presidente.

Cuando estuvo listo me hacen pasar. Estaba Rojas ahí, parado, ceremonioso con su uniforme impecable de Almirante, de un azul profundo y dorados restallantes. La gorra puesta. Firme delante de mí. A pesar de los años, lograba un equilibrio en su cuerpo, envidiable, impropio en un hombre de su edad. Quizás acostumbrado a los vaivenes de cubierta. Demasiado delgado, flaquito, enjuto. El uniforme le quedaba holgado y una serenidad en su rostro que hablaba del tiempo transcurrido desde aquellas iras de antaño.

- Señor Presidente ¡ buenos días!

- Buenos días Almirante.

Me estrechó en un abrazo. (8) Y eso me hizo recordar la anécdota de Sarmiento con Urquiza. En ese momento yo entendí que ya era Presidente de todos los argentinos.

Recuerdo también que en ningún momento hicimos mención a los luctuosos sucesos del ‘55 ni a los gobiernos del General Perón. Estábamos ahí para mirar al futuro y restañar heridas no para ahondarlas.

Y esto viene desde la época de Perón porque un buen día cuando ganó las elecciones presidenciales en setiembre de 1973 yo me lo fui a ver cuatro o cinco días después a ver que podíamos hacer por La Rioja. Justo venía Gelbard, entonces, le dice: vea Ministro hay que hacer algo por esta provincia, por La Rioja, algo hay que hacer, una especie de reparación histórica a provincias que tanto le dieron a la Argentina con sus guerras, la sangre derramada en tantas acciones heroicas en defensa de la Patria y la libertad. Y ahí le encomendó a Gelbard que hiciera un acta de reparación histórica, que así se llamaba donde incluía la promoción industrial. Si no mi paisana –Isabel Martínez- me va a matar porque sepa usted que hasta las langostas cuando van por La Rioja van con las viandas (risas) y ahí surgió el acta de reparación histórica. En ese momento estábamos conversando con Perón en contra de Rojas. Tremendas las cosas que ahí se decían por cuenta de los participantes. Entonces le digo: y General, entonces, ¿que hacemos con el Almirante?

-Nada, absolutamente nada.

-Y el golpe del ‘55, le digo.

-No, eso ya pasó. O usted cree que Rojas es menos argentino que nosotros.

Esto me sirvió de mucho para encarar lo que ya te comenté. (9)

Lo cierto es que una porción significativa del peronismo jamás perdonó a Menem ese abrazo. En síntesis: Comprensión de la situación mundial, adecuación del país a las circunstancias internacionales e integración al mundo. Menos Estado, más actividad privada, más sociedad civil. Pacificación, acuerdo y perdón.

REACCIONES A LOS CAMBIOS

La sociedad política no estaba en condiciones de asimilar estos cambios y menos a la velocidad con que se hicieron. Un sector importante del justicialismo se opuso construyendo un discurso que aparecería luego de la crisis del 2001 exitosamente. El Frente Grande, el Frepaso, la CTA, y el MTA de Moyano pasaron a la oposición esgrimiendo el viejo relato peronista. El radicalismo de igual modo. Conducido por Alfonsín batía el parche acerca del error de las privatizaciones (las joyas de la abuela) y de la política exterior de Menem. La izquierda ni hablar. Los náufragos del 89 devenidos en progresistas creaban una atmósfera cultural enemiga de la economía de mercado, del valor de la competencia, de la responsabilidad individual, de los deberes y obligaciones. Una sociedad que hacía setenta años escuchaba ese discurso no pudo asimilar los cambios de manera que el valor del Estado como único distribuidor de la riqueza, nivelador de las desigualdades y protector supremo siguió vigente en la conciencia de la elite política.

Lech Walesa dirigente gremial cuya lucha contribuyó a la caída del régimen comunista en Polonia, en una entrevista manifestó con gran lucidez las ventajas y desventajas de la desaparición del Estado providencia, según fortalezas y debilidades individuales:

"La gente se puede dividir entre los activos y los pasivos. Durante el comunismo, el sistema cuidaba mucho más a los pasivos organizándoles vacaciones gratuitas, tiempo libre, el trabajo…, y ellos sí estaban contentos. El nivel de vida era muy bajo, pero todos teníamos más o menos lo mismo. Ahora cuando entra el maldito capitalismo el margen de la libertad económica crece y la gente activa enseguida emprende negocios, mejorando su nivel de vida. Todo eso causa envidia y repugnancia hacia los que tienen éxito. La gente piensa de esta forma: ¿cómo es posible que hace poco todos vivíamos en la pobreza compartida, y ahora mi vecino se hace empresario y se compra una fábrica? ¡Porque se arriesgó!" (10)

Algo similar pero en menor escala ocurrió en aquella década con la reforma del Estado en nuestro país. El empleo público disminuía dejando a los trabajadores con indemnizaciones que en muchos casos desaprovecharon por años de estatismo paternalista. El descontento creció exponencialmente en sectores de las Fuerzas Armadas pero ya no por la guerra antisubversiva sino por la política económica del peronismo y su política exterior de amistad con los EE.UU. e Israel y su alejamiento del Tercer Mundo y los países árabes. Los carapintada con vinculaciones con sectores nacionalistas y sindicales especialmente con dirigentes cercanos a Ubaldini se levantaron en armas en diciembre de 1990. Aquí vale hacer una digresión. Mohamed Seineldín oficial de buen comportamiento en Malvinas era un emblema de lucha antiimperialista. Estaba vinculado por lazos familiares de amistad con Zulema Yoma y en esa condición visitaba con asiduidad a la mujer de Menem, en Olivos. En julio del ‘90 Zulema es expulsada por su marido de la quinta presidencial en medio de un gran escándalo público. Entre otras cosas por sus amistades y porque la relación entre ellos estaba agotada. (11) En octubre del mismo año Sadam Hussein invade Kuwait y se hace público el pedido de Bush para que el país participe de una coalición internacional contra Irak. Todo indicaba que Menem participaría, como lo hizo, de aquellos acontecimientos. En diciembre ocurre el levantamiento carapintada de Seineldín, otrora visitante de Olivos. Era un clásico golpe militar con simpatías en sectores sindicales y ¿alguien más…? El motín fue rápidamente vencido. A los días visitó nuestro país el Presidente Bush cuando el humo de la pólvora aún no se había disipado. Menem pasó a ser el gorila musulmán.

UNA NUEVA ALIANZA SOCIAL

Esto fue en términos generales el menemismo. Obreros, sectores populares, clase media y alta, industriales competitivos internacionalmente, el campo, la Iglesia y las Fuerzas Armadas que comenzaban a ganarse la confianza del pueblo al reprimir la sedición carapintada y dejar atrás los crueles enfrentamientos de la guerra antisubversiva.

Lo novedoso del menemismo fue la trascendencia otorgada al mercado internacional, a los grupos económicos mundializados y competitivos (revolución tecnológica del campo) a valorar al campo como expresión genuina de la burguesía nacional a la ponderación ideológica del liberalismo criollo y popular como cuerpo de doctrina y en consecuencia un replanteo de nuestro pasado y una nueva visión histórico-política al interior del peronismo.

Sin lugar a dudas los ‘90 fueron años de profundos cambios que algunos valoramos y otros repudiaron. Y el peronismo ya no fue lo mismo. Las aguas se abrieron definitivamente.

TRISTE, SOLITARIO Y FINAL

La sociedad política argentina es injusta y profundamente conservadora. Al no asimilar los cambios de los ‘90 hundió en el descrédito y el ostracismo al Doctor Menem. Lo vituperaron, lo ofendieron, lo denigraron, lo persiguieron. Es muy difícil aguantar parado cuando vienen degollando. Hizo lo indecible para estar vigente, pero no. Lo postergaron y ningunearon. Antiguos compañeros y amigos lo negaron y le dieron la espalda. Finalmente, Menem se rindió. No se recuerda en la historia de nuestro país un caso parecido. Un líder político que abandone sin más la lucha. Es que Menem está muy sólo y al descampado. Esta soledad lo dice todo. Nadie quiere acordarse de aquellas reformas y aquellos valores. La historia deberá recuperar lo que los políticos desvergonzados hoy tiran por la borda. De todos modos, Menem debió hacer un esfuerzo y mantenerse digno, especialmente si la Iglesia y la familia eran atacadas. No pudo.

Vendrán otros que seguramente podrán. El país lo necesita.

Referencias

1 Novaro, Marcos: Argentina en el fin de siglo. Democracia, mercado y nación (1983-2001). Ed. Paidos, Bs. As. 2009. Pág. 294.

2 Declaraciones de Carlos Menem al autor.

3 Castro, Jorge: La Tercera Revolución. Ed. Catálogos. Bs. As. 1998. Pág. 75.

4 Cavallo, Domingo: Pasión por crear. Diálogo con Juan Carlos De Pablo. Ed. Planeta. Bs. As. 2001. Pág. 139.

5 Declaraciones del Doctor Menem al autor. Cavallo en su libro “Pasión por Crear” describe esa reunión. Ob. Cit. Pág. 143.

6 De Pablo, Juan Carlos: Quien hubiera dicho. La transformación que lideraron Menem y Cavallo. Ed. Planeta 1994. Pág. 142.

7 Muchos años después, en enero del 2004, Jorge Antonio narró estos acontecimientos en una entrevista realizada por Felipe Pigna y publicada por la revista Noticias. Los hechos tal como los cuenta Antonio transcurrieron de manera muy diferente a lo relatado por Menem.

Pigna: ¿Y qué sintió cuando Menem le da un beso a Rojas?

Antonio: ¡Asco! Me llamó el Secretario de él, Miguel Ángel Vico, y me dijo: Venga que se va a llevar una sorpresa. Cuando fui me dijo: ¿Sabe con quién está el presidente? ¿no? No lo sé ni me interesa.

Está con Rojas.

Le dije ¡no lo puedo creer! Me contestó: sí, dentro de un ratito se va a ir. Y al ratito se fue Rojas, y Menem me dijo: Pase, pase…

Usted no tiene vergüenza, le dije. Señor presidente ¿como puede recibir usted a semejante monstruo? Tenga un poco de respeto por los muertos. Tenga un poco de respeto por todos nosotros. Me dijo: Jorge la política es la política. Esto es lo que hay que hacer. Tenemos que terminar con los odios.

8 Rojas narra el encuentro en el Hospital Naval del siguiente modo: "Antes de introducirse en el ascensor platicamos brevemente y le dije: Doctor Manem, mirémonos a los ojos; yo le deseo a Ud. una buena presidencia. Muchas gracias Almirante…me respondió, trataré de hacerla. Le dije enseguida: Doctor, yo creía que éramos los dos de la misma estatura, y veo que Ud. es un poco más alto que yo. Ese es mi consuelo, me dijo. Nos despedimos y entró en el ascensor. Pero advertí enseguida que allí había una pequeña distorsión…él estaba con tacos y yo estaba en pantuflas, de manera que los dos teníamos la misma estatura."

Memorias del Almirante Isaac F. Rojas. Conversaciones con Jorge Gonzalez Crespo. Ed. Planeta. Bs. As. 1993. Pág: 15.

9 Declaraciones al autor.

10 Walesa, Lech: Revista Vitral N° 78.

11 Declaraciones del Doctor Menem al autor.

33 Comments »

  1. Dr. Ávila, muy buen post. Es un análisis realista de la presidencia de Menem y sin el tufillo de tanto panfleto progre que pulula por todos lados. Aunque le duela a los malparidos K, el de Menem fue -en comparación y al margen de sus manchas- el mejor gobierno en décadas. Ojalá haya otro líder que sepa profundizar las transformaciones heredadas del menemismo, corregir el daño que deja este desgobierno y avanzar en dos áreas: mercado laboral y libre comercio. Yo tengo 25 años, pero tengo bien presente que con Menem con 20 pesos me podía comprar muchas cosas en el supermercado y realmente no recuerdo haber visto en la tapa de los diarios el índice de inflación. Hoy la realidad es tristísima. Pero estoy tranquilo de que dentro de un tiempo a los malparidos K tendrán la indiferencia y el odio que se merecen.

    Comment by Andrés — July 20, 2010 @ 6:50 pm

  2. Por otro lado, me acuerdo haber escrito una especie de relato imaginario o no tanto de como era el país en 1989 y que consistía en lo siguiente: *Una economía en ruinas. Caída del PBI del 7%. *Inflación anual del 6000%. El austral perdía valor minuto a minuto. La gente en lugar de comprar saqueaba los supermercados y negocios. *Desabastecimiento a causa de controles de precios. Artículos básicos como el pan, la carne y el azúcar se convirtieron en bienes de lujo. *Deuda pública que ocupaba el 150% del PBI. *Los sueldos de la administración pública se abonaban con hasta seis meses de atraso. *Servicios públicos básicos prestados de manera ineficiente y monopólica por empresas estatales totalmente ruinosas. *Sistema jubilatorio nacional totalmente quebrado: Los jubilados tardaban una eternidad en cobrar sus haberes mensuales que encima eran menores a lo que aportaron en toda su vida ya que se los estafaba permanentemente. *Alta presión impositiva: llegaba al 60% del PBI. *Aranceles a la importación del 40%. Múltiples barreras a las importaciones y al libre comercio. *Tasas de interés que llegaban al 30%. *Desocupación altísima: alcanzaba al 24% de la fuerza laboral. *Había un 75% de los trabajadores que estaban en negro. *Las huelgas sindicales, los cortes de calles y rutas eran moneda corriente. *El 58% de los argentinos por debajo de la línea de pobreza. *Informalidad económica del 78%. *Mercados sobrerregulados y sobreprotegidos. *Educación pública colapsada: Escuelas rancho, docentes con sus magros salarios atrasados, pésima calidad educativa. *Crisis sanitaria total: Hospitales desbordados y en mal estado, obras sociales ineficientes por causa de regulaciones estatales. *Rutas, ferrocarriles, puertos y aeropuertos bajo administración estatal en estado calamitoso. No había plata ni para tapar pozos. *Creciente emigración de argentinos. Entre 1988 y 1989 se fueron del país 230.000 argentinos. *El país estaba aislado mundialmente. La comunidad internacional literalmente "borraba" del mapa a la Argentna. *El llamado MTP atacó el regimiento de La Tablada y luego comenzó una seguidilla de atentados con coches bomba en distintos puntos de la ciudad de Buenos Aires y el resto del país.

    Comment by Andrés — July 20, 2010 @ 6:56 pm

  3. Doctor Avila me viene a la memoria un artículo del año 2008 en la cual Jorge Asis escribe sobre la Argentina del "irreconocimiento". http://www.jorgeasisdigital.com/2008/06/09/irreconocimientos/ Saludos.

    Comment by Guillermo — July 21, 2010 @ 12:41 am

  4. "No hay peor ciego que aquel que se niega a ver"… dice el refrán, y es lo que le esta pasando a nuestra sociedad: NO ESTAMOS REALMENTE EN UNA DEMOCRACIA y esto explica perfectamente los hechos: el cambio de Menem (sino va preso), la actitud de los jueces que ninguno puede justificar su patrimonio ante una investigación seria y por ello deben obedecer y todo parece indicar que Macri va a ser el próximo crucificado por este sistema. Mientras no asumamos estos hechos y exigamos una democracia real a nuestros funcionarios… nada se puede hacer politicamente. Es lamentable ver como todos los medios y periodistas miran para otro lado cuando tratan estos temas.

    Comment by eduardo — July 21, 2010 @ 7:09 pm

  5. Es continuación del anterior post… Permitaseme agregar algunos ejemplos que reafirman lo expuesto antes: a) no existe elección de candidatos en los partidos politicos; b) no existe mas que un sindicato reconocido y su lider no se elige por votos; c) No existe la independencia en los organismos de control del estado: Hablamos de el defensor del pueblo, el ministerio Público, el Consejo de la Magistratura, la Auditoria General de la Nación, la FIA (Fiscalía de Investigaciones Administrativas), las OA (Oficina Anticorrupción), la Sigen (Sindicatura General de la Nación), la UIF (la Unidad de Investigación Financiera); d) Un desalojo de un inquilino por falta de pago demora 24 meses su tramitación y no hay indemnización por este perjuicio economico, tal como exige la constitución en una democracia. En los paises con democracia demora 50 a 90 dias máximo e idem ocurre con las posesiónes ilegales de inmuebles. Estos son todos hechos públicos aceptados por una sociedad que parece haber olvidado lo que es una democracia.

    Comment by eduardo — July 21, 2010 @ 7:49 pm

  6. Andrés, te quedás corto, Menem fue el mejor presidente de los últimos 50 años, tomando para la comparación el rubro que quieras. A mi me produce una enorme tristeza verlo solo y viejo, atacado por la corporación política de una manera cruel. Habiendo tenido que soportar una injusta detención en manos de toda esta caterva vil que se ha enseñoreado de la Argentina, primero bajo la forma de la incapaz Alianza, luego bajo el robo institucionalizado dualdista y finalmente en este despótico gobierno del matrimonio Kirchner.

    Comment by Miguel — July 21, 2010 @ 10:43 pm

  7. muy interesante y buen análisis, que muestra aún mas el nivel del mejor presidente de argentina que me tocó vivir, el mas querido por la gente, el mas exitoso en las elecciones. Como dato histórico, que no menciona el artícilo, Carlos Menem como Presidente electo hacia 1989 requirió ayuda para salir de la hiperinflación, a dos miembros del Cato Institute, los economistas Steve H. Hanke y su discípulo Kurt Schuler, que le prepararon el esquema de la convertibilidad. Esto lo manifiesta el propio Hanke en su informe testimonial al Congreso Norteamericano a mediados de 2002, a raíz de la estafa legalizada, como describió el famoso economista y asesor norteamericano, y donde recomendó que la Unión no prestara mas dinero a nuestro Estado Ladrón. Recuerdo haberle enviado al doctor Avila copia de dicho informe que nos hizo llegar el mismo día que lo presentó al Congreso de la Unión, a nuestro ex sitio web inculturaargentina.com.ar. Copia obra también hoy en www.argentinasalvajizada.wordpress.com y es bueno conservarla para hacer justicia a Menem y a los economistas liberales que no vaciló en consultar y seguir su consejo.

    Comment by German R. Piran — July 22, 2010 @ 12:06 am

  8. El autor dice muchas cosas que están realmente muy bien, y en unas cuantas parece o se hace el ingenuo. Pero lo que me impresionó bastante es llegar al último párrafo de este aparente canto a la modernidad y la libertad, al humanismo y al pragmatismo, para descubrir que el motivo de su desilusión es que "Menem debió […] mantenerse digno, especialmente si la Iglesia y la familia eran atacadas" —¡lo que le cuestiona es su ausencia en el tratamiento del casamiento entre personas del mismo sexo! En un punto y seguido pasamos del siglo XXI al XV. Es una desgracia que Argentina no tenga separadas constitucionalmente Iglesia y Estado, como los tiene Uruguay.

    Comment by ignaciozz — July 22, 2010 @ 10:03 am

  9. Dr. Ávila, el tema Menem ya fue hace rato. Hablar de Macri me parece mas productivo, hay que mirar para delante. Por cierto, asi como Asís pareciera apoyar a Alfonsín, no entiendo como usted apoyaba a Reutemann, siendo lo que otra vez demostró ser este año.

    Alegiaco: 1) Asís no apoya a Alfonsín. Cree que Alfonsín terminará capitalizando el desgaste de Macri y de Kirchner. 2) Decís bien, hablé bien de Reutemann en un post de mediados del año pasado. Escribí entonces que el peronismo iba a hacer cola detrás de su candidatura presidencial. Y la hizo. Pero Reutemann no quisa "salir de boxes". Veremos ahora qué pasa. El despiste de Macri le dará una nueva oportunidad. Yo no apoyo a un candidato porque lo crea santo, genio o héroe sino porque lo creo la mejor alternativa. Si Macri despista y De Narváez no puede inscribirse en la carrera, a quién se supone que debo apoyar. ¿A Duhalde? ¿Qué candidato potable y con chances de ser electo nos queda aparte de Reutemann?

    Comment by alegiaco — July 22, 2010 @ 12:19 pm

  10. Tengo 24 años y hace mas de dos años que apoyo a Macri. Usted apoyo a Reutemann cuando Macri todavia estaba en crecimiento político y sabiendo que Reutemann es un dubitativo, un tibio. Asi lo volvió a demostrar éste año cuando sólito se bajó. Por último, éste Duhalde no es el mismo que hace 10 años. pd: En su último post, Asís dice que el candidato que merece la Argentina es Alfonsín, increible, cada semana se le ocurre un candidato nuevo al turco. Saludos

    Alegiaco: ¿Cuál es tu problema? Parece que estás enojado porque no apoyo públicamente a tu candidato. A los 24 años deberías saber que cada uno tiene la opinión que mejor le parece y que nadie tiene derecho a reclamo. También veo que te gusta Duhalde. Me alegro por vos. Ya tenés un candidato para 2011 en caso de que Macri despiste.

    Comment by alegiaco — July 22, 2010 @ 4:23 pm

  11. Sopongo que me molestó el apoyo público a ese candidato, cuando para mi Macri es mejor. Aunque no lo suelo defender en público porque no me gusta opinar de política si no es en el ámbito familiar. De todas formas disculpe el tono del mensaje. Saludos

    Alegiaco: Yo también creo que Macri es el mejor candidato, por sus ideas de apertura, integración al mundo y modernización. Pero si Reutemann se atreviera a dar el paso tendría mucho más apoyo del peronismo disidente en particular y del peronismo en general, además de parte importante del voto independiente. Esta es su gran ventaja. Tiene además convicciones republicanas y no creo que sea un estatista (si bien no puedo olvidarme de su voto a favor de la estatización de las AFJP). Me queda claro que un gobierno de Macri, con apoyo del peronismo, sería mucho más transformador que uno de Reutemann, que tendería a ser conservador. Sin ellos en 2011 nos queda el desierto. Como verás, hablando la gente se entiende.

    Comment by alegiaco — July 22, 2010 @ 5:25 pm

  12. La época del Dr. Menem constituye una experiencia aleccionadora sobre el conservadurismo del sistema político argentino. Da cuenta de la clara incompatibilidad del entorno global con sus vicios y miserias; así como de la fortaleza con que terminó imponiendose a la ola “renovadora” cuando ésta amenazó su supervivencia. Es increible con que facilidad olvidamos o negamos aquellas enseñanzas…
    BARUCH

    Comment by BARUCH — July 22, 2010 @ 6:16 pm

  13. ignaciozz se queda corto. No sólo Uruguay tiene estado laico. Si restamos las monarquías y países islámicos, la Argentina está entre el PUÑADO de países con estado confesional. Increible a esta altura. Para cuándo la Argentina librepensante que no se rija ni por religiones, progre/populismo, pseudociencias, etc.

    Comment by Hernán — July 22, 2010 @ 8:03 pm

  14. Algunas pequeñas diferencias entre Menem y los Kirchner. Menem contestaba todas las preguntas que le hacían los periodistas, además con su típica picardía siempre sabía salir bien parado de alguna pregunta jodida, en cambio los Kirchner hablan gansadas todos los días desde el atril y no permiten que ningún periodista les haga una sola pregunta. El turco se “compraba” a todo el mundo con su carisma y simpatía, en cambio estos dos pajarracos siempre están enojados y peleando con alguien. Para el turco todo era presente y futuro, en cambio estos dos infelices siempre están hablando del pasado. El día y la noche.

    Comment by Hernán A. — July 22, 2010 @ 8:46 pm

  15. Pro y Contras del gobierno de Menem, empezando con la contra: 1- Menem es Peronista. No es ni Liberal, ni Estatista ni Kirchnerista. Va a ser lo que le convenga, con tal de mantenerse alejado de la carcel o simplemente con tal de conservar un cargo. 2- Queda demostrado que quienes no se pasan a uno u otro bando dentro del peronismo, lo hacen por conveniencia. Felipe Solá, es "anti", pero cuando era gobernador era un ferviente defensor de Kirchner. Cuando se acaban los buenos tiempos, la gente como Felipe se va pensando que le va a ir mejor peleando contra el "malo" de Nestor. A Agustín Rossi, no le conviene irse por que se ha identificado tanto con Kirchner, se le hace imposible caminar por su barrio. 3- El justicialismo gira todo el tiempo. Si para ganar una elección hay que ser Liberal, todos se pasan. Si hay que ser "Progresista" tenes al 90% del partido pasandose de nuevo. Felipe Solá fue Menemista, Duhaldista, Kirchnerista y ahora anti. Si le sale bien, se lleva la estructura (o sea, los Kirchneristas menos Nestor, Cristina y los fanaticos se pasan de nuevo). Si le sale mal, es un muerto politico, vuelve al campo y se retira. Se llama pragmatismo. No hay ideología definida, si no que cambian al ritmo de la exigencia del momento. 4- La coyuntura: Es muy dificil comparar los ´80 con los ‘90. A "grosso modo", durante los ‘80 no habia liquidez. No habia plata para nadie. Durante los ‘90 si. 5- Los sindicatos son peronistas: Al peronismo no le intersa mucho que el radicalismo gobierne bien y el pais avance. Solo le intersa entrar al poder, realizar sus negocios y en ultima instancia (y de forma residual) lograr que el pais crezca. Los sindicatos le van a hacer 20 mil paros a cualquier gobierno radical, esté bien o esté mal. Y la gente común se va a adherir para pasar el dia en su casa (o por las posibles reprimendas por parte del sindicato, en caso de no acatar). No para movilizarse. 6- Menem es un "cadaver politico" porque al partido no le convenía que su imagen permaneciera al frente del PJ. Luego del desastre de 2001 (una TIPICA Crisis de Balanza de pagos, generada por un sistema cambiario fijo e inflexible que data de la epoca de Menem). No le quedaba otra: o era destruido por Kirchner, o vivía los ultimos años de su vida tranquilo. Nestor utiliza cualquier cosa, para exprimir la naranja del poder. Si es redituable bardear a Menem, lo va a hacer. 7- Las privatizaciones? Muy malas. Una cosa es entregar ENTEL, Agua y Energía o Aerolineas. Otra es entregar YPF directamente a un grupo privado extranjero. Bajarse los pantalones (entregar recursos energeticos) para recibir credito internacional que va a ser gastado en gran porcentaje, en consumo de bienes y servicios. 8- Diferenciar al gobierno de Menem con el de Kirchner, diciendo que uno es liberal o abierto y el otro es "estatista", es no querer ver la realidad: las formas pueden ser distintas, la ESENCIA es la misma. Durante la epoca de Menem, la coyuntura interna y externa te obligaba a abrir la economia. Hubo un gran aumento de la competitividad del pais? NO (de lo contrario, la economía hubiese aguantado los cimbronazos recibidos desde Mexico, sudeste asiatico y Brasil). Lo unico que hubo fue un aumento cortoplacista de la cantidad de gente contenta que se compraba algo (pero que en 1997 te decia, "me equivoque cuando lo vote a Menem"). Se cumplió con el objetivo de ganar un par de elecciones (la "salvadora" que sucede a la crisis, y la que continuidad a corto plazo del bienestar de la gente)… Asi como Kirchner, aprovecha el flujo de divisas que recibe del campo y el stock de activos que todavia mantiene, para ilusionarse con una elección, Menem también malgastó stocks y flujos de fondos. Cuando se les acabo todo, largaron el poder y listo. Cuando Nestor vea que la empresa es inviable, no dudemos de que también va a largar todo y se va a disfrutar sus millones. 9- Y la Corrupción? (no hay "buen gobierno" si hay corrupción) Y los indultos a los mayores genocidas de nuestra historia? 10- Sumarle las malas medidas economicas.

    Comment by Nicolas — July 22, 2010 @ 10:50 pm

  16. Vamos con los "Pro" si es que los hay: Me parecen muy superficiales. Muy "genericos". 1- El leve cambio en los niveles de apertura comercial (por que según varios estudios macro, este siempre fue un pais cerrado al mundo, incluyendo la epoca de Menem). Por lo menos cambió la actitud. Estoy a favor de la apertura comercial y los TLC que menciona el doctor Avila. 2- La salida de la Hiper, fue bastante ingeniosa. En ese momento no quedaba otra (así como la salida del 2001 elegida por el presidente del momento, también era la unica posible). Muy mala idea, la de darle continuidad a un plan inflexible por el simple hecho de ganar una eleccion intermedia. Lo que siempre hace el Peronismo: se compra un caramelo rico y mientras cree que le va a durar para siempre ya se le está acabando. Plan "B" ni a palos. Mejor entregarle la economía destruida a un gobierno de otro partido 3- El tipo de cambio nominal "apreciado" y la apertura comercial tuvieron un efecto positivo en lo que respecta a renovar el stock de capital. Obviamente, a mi modo de ver las cosas, insuficiente, pero no por eso malo. Si no, veamos con lo poco que vivimos actualmente, que en general, no se ha renovado el stock de capital luego de los ‘90. Si se hubiesen hecho realmente bien las cosas, no hacía falta ni crisis y devalueta en 2001 ni "1 a 1"… Los rubros industriales serían competitivos y a eso sumarle el boom del campo. Kirchner no existiría porque estaría alineado al peronismo (con la estructura e "ideologia" noventosa). EL resto: todos amigos… En fin, hoy la industria nacional sobrevive ineficiente y a duras penas, por obra y gracia de los ‘90 (lamentablemente, con poco accionar del gobierno, que solo se limitó a aplicar cambios en la politica cambiaria y en algunos items fiscales). Sin la renovacion del capital en los ‘90 que permitio la rapida recuperacion de 2003-2004 (sin un gramo de virtud por parte del gran Nestor), hoy seriamos un pais dependiente del campo en un 100% con 40% de desempleo. Saludos

    Comment by Nicolas — July 22, 2010 @ 11:08 pm

  17. Jorge, otra cosa acerca de lo que le responde a un forista: como vienen dadas las cosas, el peronismo va a terminar alineado (o alienado?) a Nestor. Los que se fueron son los que no tienen cabida o no le quieren lamer las botas a Nestor. Pero seamos realists: a Macri, solo lo puede votar el 35% de los porteños (ante una eventual "buena administración" que en este momento está bastante embarrada por Kirchner), el conurbano "cheto" y el 6% o 7% en Cordoba, Rosario y cualquier ciudad grande no muy lejana a Buenos Aires. Resumen: No tiene chances. Además, con la causa de las escuchas ilegales, el tipo se está prendiendo fuego (me parece injusto que solo Macri reciba su merecido, sabiendo que Nestor utiliza al servicio oficial de espionaje para seguir a cualquier argentino que le moleste). Es más votable Reutemann (que no va a presentarse). Conclusion: la llamada "derecha" no tiene candidatos. Nota: el país tiene 2.791.810 Km2 y 40 millones de habitantes de los cuales 16 o 17 viven en provincia de Buenos Aires, pero el resto distribuidos por el pais y con diferentes realidades. Saludos

    Comment by Nicolas — July 22, 2010 @ 11:35 pm

  18. Es cierto lo que se relata en el post. Pero hay algo que se omite y que tiene que ver con el excesivo caudillismo que siempre se arrogó. Para figurar entre los grandes hombres de la patria le sobró personalismo y le faltó humildad. Esa humildad que nada tiene que ver con el modo de ejercer el poder sino con el deseo de perseguir el bien común, a expensas del bien propio. Por esa falta de amor al bien común, que dejó entrever en varios momentos de su vida política, como cuando se retiró de la presidencia y le devolvió el poder económico y financiero a los sindicatos, no me sorprende que en su última aparición en el senado no haya salido en defensa de la familia. Le faltó mística y le sobró personalismo. Pero igual le estoy agradecido.

    Comment by Carlos M Vilá — July 23, 2010 @ 5:27 pm

  19. Menem tuvo en sus manos la transformación de la Argentina. Durante su primer gobierno lo logró en partes y su segudo gobierno fue pésimo. Entre la corrupción y el exceso de gasto público que vaya uno a saber a que se destinó el país perdió nuevamente una oportunidad extraordinaria. Si no hubiera sido por el déficit fiscal del gobierno nacional y de las provincias el país seguiría disfrutando de la convertibilidad.

    Comment by Francisco — July 24, 2010 @ 12:32 am

  20. Felicito los comentarios de Nicolas, que habla con la vehemencia de William Faulkner… BARUCH

    Comment by BARUCH — July 24, 2010 @ 3:50 pm

  21. Nicolás, te olvidaste de analizar el tristísimo papel de la Alianza en el gobierno como partícipe imprescindible en el desastre de 2001.

    Comment by Miguel — July 24, 2010 @ 8:20 pm

  22. A lo mejor, Carlitos tiene mas adeptos de lo que yo creía.

    Comment by Nicolas — July 25, 2010 @ 10:52 am

  23. Doctor Avila. Quiero recordarles a todos que en la época de Menem, además de los avisos clasificados salía un diarito aparte que decía "avisos agrupados"; la demanda por jóvenes profesionales "sin experiencia" era impresionante si bien dicha demanda bajó en el segundo mandato comparado con lo que sale hoy en día dan ganas de llorar. Gracias.

    Comment by Guillermo — July 26, 2010 @ 12:00 am

  24. Para mí, el primer mandato de Menem fue el mejor gobierno que recuerdo, el único que me dió esperanzas de ser parte de un país serio, aún con eventos que me llenaron de vergüenza como el del contrabando de armas. En esa época un hermano mío quedó desempleado y pudo salvar la indemnización terminando mejor parado. A mí me tocó quedar desempleado con los desatinos de la última parte del gobierno de Alfonsín, la indemnización me fue pagada en 7 cuotas. La última era menor al boleto de ida-vuelta en colectivo, así que no fuí a cobrarla. En el segundo mandato se diluyó el empuje, pero aún contaba uno con créditos que le permitían soñar con alcanzar la propiedad de un imnueble. Después, cada vez fue peor. Hoy ya no tengo esperanzas, porque es la sociedad misma la que perdió el prestigio (por alfabetización, nivel general y hasta mayor honestidad) que tuvo.

    Comment by Alejandro — July 26, 2010 @ 2:32 pm

  25. Mi mensaje tiene como objetivo hacer tres agradecimientos: 1) Jorge Avila, por publicar este post (y en general por su permanente y desinteresada contribución); 2) a todos los comentaristas que aportan desde el diálogo y enriquecen; 3) especialmente a mi tocayo Alejandro, en el comentario de arriba, que escribió clarito y justito lo que yo mismo hubiera escrito. También, como dice Guillermo (uno más arriba) "hoy en día dan ganas de llorar".

    Comment by Alejandro (otro) — July 26, 2010 @ 9:23 pm

  26. Miguel, tristisimo lo de la Aliaza. Una pena que para ganar las elecciones, haya tenido que hacer campaña, vendiendole al electorado que iba a sostener la convertibilidad (o sea: iba derecho a la crisis de balanza de pagos). Una pena, que un mes antes de que se derrumbe todo, las encuestas afirmen que mas del 90% de los argentinos deseaba que continue el 1 a 1… Sospecho que los tristes de la Alianza, estaban atados de manos… Como siempre, los salvadores que pueden devaluar, revaluar e inventar teorias economicas, son los peronistas… A lo mejor, la culpa es de la Alianza, por no haber devaluado el segundo dia de gobierno. El problema es que el gobierno duraba dos dias… Me extraña que nadie vea el daño que se hizo durante el gobierno de Menem (sobre todo en el segundo mandato). Un gobierno no es bueno, ni es el mejor de la historia, si durante el siguiente gobierno ocurre una crisis como la que nos paso por encima en 2001 (cambió en algo la politica economica de De la Rua con respecto a la de Menem?). Como siempre, las politicas inflexibles de los peronchos de "gastar un modelo" hasta que no quede nada, terminan perjudicando al proximo gobierno.

    Nicolás: Permitime decirte que aunque Menem hubiera gobernado sin cometer errores, con un De la Rúa (y su Alianza con Chacho Álvarez) como sucesor no habría podido alcanzar el status de gran presidente en opinión de mucha gente que juzga como vos lo hacés. ¿Lo verías hoy a Cardozo como un gran presidente si en vez de Lula lo hubiera sucedido un De la Rúa brasileño? Lo mismo cabe preguntar con respecto a Ricardo Lagos, de Chile, entre otros ejemplos. En la tragedia argentina de la década de 2000 hubo un componente de mala suerte.

    Comment by Nicolás — July 27, 2010 @ 1:54 am

  27. Volvemos a coincidir Nicolás, "hubo un componente de mala suerte"… que, lamentablemente, operó sobre un cimiento podrido. El vicio nacional es impulsar el gasto a niveles de financiamiento imposible. Primero, excediendo groseramente el ingreso, luego liquidando activos y/o contrayendo deudas de costo usurario. Varían las formas, pero el proceso es constante. Felicitaciones a todos. BARUCH

    Baruch: ¿Cimiento podrido? Qué poca perspectiva histórica tiene Ud. Ah, en cuanto al gasto público, vea, por favor, los gráficos de este par de posts: 1) http://www.jorgeavilaopina.com/?p=225 Gasto público en llamas II (2º gráfico, curva en color lila); compare el nivel del gasto primario durante la década "podrida" con el nivel actual; incluso con el de la década del ‘70. 2) http://www.jorgeavilaopina.com/?p=349 Empleo público 2000-2009; note la disparada del empleo público: 50% a partir de 2000, cuando terminaba la década "podrida". Ponga las cosas en perspectiva histórica. Y si no la tiene, calle.

    Comment by BARUCH — July 27, 2010 @ 7:48 pm

  28. Estimado Dr. Avila: Podemos nombrar un sinfin de actos de corrupcion en el gobierno de Menem, como: destrucción de las fuerzas armadas, IBM Banco Nacion, contrabando de armas - Rio Tercero, Amia, etc. etc. Pero muchos me diran las cosas que hizo bien, pero acaso no es lo que debiera hacer cualquier gobernante? El gobierno de Menem ha sido el menos malo de los ùltimos que hemos tenido, pero ello no significa que halla sido bueno. Creo, lamentablemente, que nos hemos acostumbrado a tener malos gobiernos y convivir con esa idea.

    Andrés: El gobierno de Menem fue el mejor del siglo XX. Pero Menem no debería sentirse demasiado orgulloso. El siglo XX argentino fue horriblemente mediocre.

    Comment by Andres — July 27, 2010 @ 8:15 pm

  29. Jorge, me parece que la coyuntura de los 90´exigía elevar el gasto público en un 0%. Es verdad que el aumento actual del gasto publico es obsceno. Pero, no se puede comparar con la decada del 90´- Hoy en día hay mucho más margen para que el Estado aumente sus gastos, que durante la decada anterior. Me parece que BARUCH, quizo decir, que el gasto publico en la época de Menem, era elevado para ese momento. Me parece que, por lo indicado en su post http://www.jorgeavilaopina.com/?p=225, el gasto publico noventoso era bastante elevado. No olvidar, que con la devalueta, deberíamos multiplicar precios X3 o X4. Lo de la cantidad de empleados en el segundo post, es innegable. Es criminal lo que hace este gobierno. Saludos

    Nicolás: 1) El gasto público primario (sin intereses de la deuda) consolidado (de todos los niveles de gobierno) promedió entre 1994 y 2000 menos de un 25% del PBI. Con los intereses, llegaba a 28 puntos. Son datos oficiales. 2) Tenés razón, con un gasto de 22 puntos un gobierno inoperante como el de la Alianza hubiera andado mejor. Este era el nivel del gasto cuando se terminó la licuación hiperinflacionaria. Mantenerlo deprimido en aquel nivel era imposible sin una reforma del Estado. Menem no hizo esta reforma. 4) Pero sólo un adolescente no puede comprender que la realidad está llena de trade-offs y que un gobernante por bueno que sea tiene que concentrarse en algunos temas (convertibilidad, reforma bancaria, privatizaciones, eliminación de retenciones, algunas desregulaciones, reorientación de la política exterior) y descuidar otros (reforma del Estado, laboral, comercial, coparticipación federal de impuestos). 5) Me siento ridículo enfatizando lo obvio. Pero compruebo a diario que incluso gente que lee este blog carece de perspectiva histórica. No se sitúa en el contexto histórico. No hay gobierno perfecto. Los hay buenos y malos. Hasta que un historiador económico me demuestre lo contrario, creo que Menem gobernó mejor en materia económica que cualquier en los últimos 100 años. ¿Frondizi fue mejor? ¿Perón fue mejor? ¿Pinedo fue mejor? ¿Alvear fue mejor? ¿Yirigoyen fue mejor? Sólo Frondizi y Pinedo se le acercan. Pero Frondizi, en comparación, fue un campeón moral, además de un consumado proteccionista de la industria. En tanto que Pinedo, si bien gobernó (como ministro de Justo) en medio de la Gran Depresión, nos legó el país proteccionista, emisionista y de recaudación centralizada del que todavía no podemos escapar. 6) Muchos desprecian a Menem. Algunos porque es peronista y punto. Otros porque no fue liberal y punto. Y el resto lo odia porque está compuesto por nacionalistas e izquierdistas anti-norteamericanos agraviados por el acercamiento a EEUU o por industriales y productores rurales tocados por el dólar barato, que dicho sea de paso, fue tan barato como el dólar de 2008 y bastante más caro que el dólar de Lula en Brasil. 7) Me decís que en la actualidad hay más margen para aumentar el gasto. Yo diría que hay más margen para hacer la reforma del Estado que Menem no hizo y otras cosas más. Si el gobierno de De la Rúa no pudo financiar un gasto con intereses de 28% del PBI, ¿qué te hace pensar que éste gobierno o el venidero podrá financiar uno de 35%? De hecho, este gobierno ya no lo puede financiar: hay emisión sin respaldo y una inflación de 25% anual, y no obstante la quita más grande de la historia los mercados intern’les creen que en cualquier momento puede caer en default (la prima de riesgo-árgentino es una de las tres más altas del mundo).

    Comment by Nicolas — July 30, 2010 @ 11:58 am

  30. Jorge, al que nace barrigón… Es increible como muchos se olvidan que el radicalismo nunca le permitió a Menem avanzar con la reforma laboral al negarse a votarla en el Congreso para luego hacer el papelón de la Banelco. Hay una nota de Eliachev en Perfil donde critica, justificadamente, al Kichnerismo por hacer uso y abuso de los medios oficiales, alaba a Alfonsín y a De la Rua por su defensa de la libertad de prensa y se olvida (supongo que con absoluta intencionalidad) de mencionar que Alfonsín le levantó el programa a Neustadt y Grondona en la TV y procesó al "gordito de Chos Malal" y de mencionar el período de Menem, siendo que éste al privatizar la televisión y abolir el desacato fue el que más hizo por la libertad de prensa desde la restauración democrática. Solo dos ejemplos de los mucho que abundan. Un abrazo.

    Miguel: Eliachev es un hombre de izquierda, valiente e inteligente. Pero no puede sobreponerse a sus instintos básicos en contra de EEUU y el capitalismo. El nacionalismo y el izquierdismo "formatean" la cabeza de la gente a tal punto que se vuelve una absoluta pérdida de tiempo tratar de convencerla sobre las ventajas de la estabilidad monetaria, la apertura comercial o el gobierno limitado. Por esto no creo en la educación como camino efectivo para la reforma económica. Espero que la reforma se imponga por la fuerza de las cosas.

    Comment by Miguel — July 30, 2010 @ 8:09 pm

  31. La disyuntiva del gasto de los tiempos de Menem al gasto K dudo que sea extrapolable. Cambió el mundo, el FMi actual es culposo, ya no está Anne Krueger. Acaso en el 2001 no defaulteamos con una deuda del 50% aprox. medida contra el pbi mientras hoy la deuda actual, choreando con el Cer y sin contar Ciadis ni el fangote de guita que habrá que sumarle con el tema juicios de jubilados, no es superior a aquella y sin embargo, no se fue al default estruendoso? Cambió el mundo, Argentina, con un gasto desorbitado y un campo minado como recibirá el próximo gobierno, pese a eso, tendría ratios inmejorables si la medimos contra España, Italia o Grecia… ya se que me dirán que prefieren vivir en Grecia o Italia con esos ingresos antes que acá, pero allá recién empiezan con el ajuste y el camino por los próximos años (décadas diría porque aún no recibieron los efectos de la bomba previsional con alta longevidad y escasa natalidad para peor, con escasa productividad excepto la alemana), para ellos será duro y cuesta abajo, seguramente no se derrumbarán de un año para otro como nosotros en el 2002, pero lo de ellos es caída de ingresos, pérdida de su bendito Estado de Bienestar y final de fiesta. Lo de ellos es y será una línea de tendencia larga de caída y estancamiento, parecido a Japón post burbuja inmobiliaria. Por eso en estos particulares contextos, lo de los K luce disimulado, a pesar del asqueroso nivel del gasto y la presión impositiva que tenemos.

    Comment by Ernesto — August 1, 2010 @ 7:14 pm

  32. Estimado Dr. Avila: Le agradezco el articulo que ha publicado en relación con la presidencia del Dr. Menem y su valentía de haberlo hecho. Soy un convencido que la presidencia del Dr. Menem, más alla de los errores cometidos, fue la mejor de los últimos 100 años de Argentina. Y como dijo el Dr. Hernán Bucchi (ex ministro de economia de chile, en oportunidad de una visita a la Argentina) que no era justo pedirle a Menem que corrigiera todos los problemas de Argentina. Sí creo que debemos criticar su desmedida ambición de poder y querer la re relección. Además, creo que cuando la historia se analice en su debido tiempo, la sociedad podrá evaluar con objetividad la decada del 90 en Argentina. Por otra parte Dr. lo invito a Ud. y a todos los que comparten este blog y esta opinión sobre el Dr. Menem a que le hagamos un reconocimiento en vida.

    Reinaldo: Te agradezco el comentario. En cuanto al reconocimiento en vida, ya se lo hice. Dediqué casi un año de mi vida a hacer campaña por él en 2002-2003. Durante casi 6 años (2000-2006) defendí las principales políticas de su gobierno (convertibilidad, privatizaciones y acercamiento a EEUU) en conferencias, diarios, radio y TV. En una ocasión me dijo, como reconocimiento, que ninguno de los 200 funcionarios económicos que había tenido lo defendía, mientras yo, que no había sido funcionario suyo, era el único que salía a defender su gestión. De todos modos, tu iniciativa de honrarlo me parece muy bien.

    Comment by Reinaldo — August 8, 2010 @ 10:57 pm

  33. Hay que ser bastante idealista (y también cínico) para pretender que los trabajadroes acepten condiciones como la flexibilización laboral sin quejarse y si lo hacen es porque son izquierdistas infantiles. Sería bueno que sea explícito en lo que sus propuestas implican en el corto plazo para grandes capas de la población que hoy viven del gasto estatal.

    Pedro: ¿A quién dirige la pregunta, a Chaves o a mí? Si fuera a mí, ¿A qué propuestas se refiere? Acepto que me descalifique pero no al boleo.

    Comment by Pedro — September 13, 2010 @ 7:40 pm

RSS feed for comments on this post.

Leave a comment

Powered by WordPress. Implementado por DigiKol