La Argentina es el problema. El mundo es la solución.

February 27, 2012

No se aprende de la tragedia

Filed under: Cotidiana — Jorge Avila @ 8:31 pm

Las empresas del Estado son fuente de ineficiencia, déficit fiscal y corrupción. A partir del desastre del FFCC Sarmiento el pasado 22 de febrero, debo agregar la inseguridad (la muerte) a la lista de males que acarrea el capitalismo de Estado, si bien podría argumentarse que el desastre del Sarmiento es una forma terrible de ineficiencia. Entre otros observadores, he dicho esto muchas veces (uno, dos), y mucho antes que yo lo dijeron con meridiana claridad Friedman y Von Mises.

La empresa estatal es intrínsecamente ineficiente, deficitaria y corrupta porque maneja capital y trabajo pero no dispone de capacidad empresarial. Le falta uno de los tres recursos fundamentales en la producción. La capacidad empresarial es el servicio que presta el dueño de la empresa. Como la empresa estatal pertenece a todos los ciudadanos que residen dentro de una cierta jurisdicción, en los hechos la empresa no pertenece a nadie. No tiene dueño. Nadie se preocupa realmente por asignar eficientemente sus recursos de capital y trabajo a fin de maximizar sus beneficios. Cada tanto puede aparecer un gerente que tome los intereses de la empresa como propios. Pero a la larga prevalece su condición de tierra de nadie, no muy distinta a la de plazas y rutas abandonadas a la buena de Dios.

La causa última del desastre del FFCC Sarmiento es la virtual estatización del sistema ferroviario en 2003. Los responsables últimos de los 51 pasajeros que murieron y de los 700 que resultaron heridos son el matrimonio Kirchner, el ministro De Vido, los secretarios de transporte público desde entonces a la fecha y, por supuesto, los empresarios Cirigliano, que están a cargo de la concesión del tren. Aunque cabe consignar que la aparición de empresarios de la calaña de los Cirigliano es inevitable cuando se monta un sistema oscuro y arbitrario de subsidios a través de fondos fiduciarios, como el que montaron y sostuvieron hasta el día de la fecha el expresidente Kirchner, la presidente Kirchner y el ministro De Vido.

La causa del desastre es el populismo kirchnerista. La economía kirchnerista es inclasificable. Podría definírsela como un capitalismo de amigos cuyas reglas cambian según los vientos políticos o desastres como el que comento, hasta desembocar en abruptas estatizaciones en medio de una nube de corrupción. La economía kirchnerista no es socialista; por cierto, es menos eficiente y bien intencionada que los ejemplos clásicos de la socialdemocracia europea.

Póngase por un momento en el lugar de Cirigliano. ¿Cómo hubiera actuado como concesionario de trenes bajo el gobierno kirchnerista? Frente a un aumento acumulado del costo de vida de 400%, el gobierno le congela la tarifa del servicio que presta. El gobierno avala aumentos salariales que superan incluso aquel porcentaje y usted debe seguir la corriente. El gobierno mantiene la propiedad de locomotoras, vagones, estaciones y edificios; también planifica inversiones. El gobierno no le renueva el contrato de la concesión. El gobierno compensa el déficit operativo de la empresa con un subsidio. Para ajustar el subsidio a la suba del costo de vida y para que éste llegue puntualmente, usted debe peregrinar todos los días a la oficina del ministro De Vido, ponerse a su servicio, prestarle, sin que se ofenda, su avión, yate o departamento en París. Todo su negocio está en el aire. ¿Considera que la empresa es suya? Qué va. Usted es apenas un administrador que cobra boletos, paga sueldos y repara menudencias. ¿Cómo cabe esperar que actúe Cirigliano o cualquier otro? Reparando lo menos posible, coimeando a los funcionarios clave e invirtiendo el excedente en una cuenta bancaria lejos de la garra del gobierno o de una revuelta que destruya sus bienes. Cirigliano ha actuado lógicamente. No es mi intención justificarlo. No se me escapa que un empresario decente no consideraría la posibilidad de meterse en semejante negocio. Sólo pretendo explicar que la intervención estatal conduce a estos resultados.

Desde el miércoles 22 por la noche se discute en la TV el desastre del FFCC Sarmiento. Los panelistas y entrevistados están bien informados. Creo que tienen buenas intenciones. Quieren una solución. Y parece que ya la han encontrado: ¡más estado y menos mercado! Algunos trasnochados llegan al límite de echarle la culpa del desastre al ‘Estado Gendarme’ que se habría inaugurado en la década de 1990. Creen, o quieren creer, que la empresa siniestrada es privada con todas las letras por el mero hecho de llamarse TBA en vez de FFCC del Estado Argentino.

El problema económico argentino, del cual el desastre del Sarmiento es una de las tantísimas consecuencias, es la inobservancia del derecho de propiedad y el contrato. Aprendamos de una buena vez a respetarlos. La política de ferrocarriles (y de servicios públicos en general) del próximo gobierno debería tener en cuenta estas consideraciones:

1º Negociar la concesión por un plazo tan largo como sea necesario para que la empresa pueda recuperar la inversión en locomotoras, vagones, estaciones, vías, señales, administración y entrenamiento de personal.

2º Por medio de una justicia independiente y una policía no política, asegurarle a la empresa que el contrato entre ella y el Estado es una promesa jurídica creíble, que las tarifas podrán ajustarse por inflación, los polizontes se podrán expulsar de los vagones y los intrusos u okupas se podrán desalojar de las estaciones y los espacios asignados por contrato a la empresa concesionaria.

3º Establecer tarifas que cubran el costo operativo más los gastos de inversión, más una ganancia acorde con la tasa internacional de beneficios más la prima de riesgo-argentino.

4º Regular a la empresa ferroviaria pues tiene poder monopólico. Sin olvidar que la competencia de ómnibus, motocicletas y otros medios privados fija un límite a dicho poder monopólico. No minimizar ni siquiera por un instante la posibilidad de que los dueños de la empresa coimeen a reguladores, secretarios, ministros y al mismo presidente de la Nación.

13 Comments »

  1. Considero que en lo ECONOMICO: el dirigismo estatal de este gobierno, que maneja a voluntad todos los factores de la producción ó de los puestos de mando de la economia, como lo llaman algunos, la ubica como una economia socialista. En lo POLITICO: sería una seudo democracia (tiene ropaje de democracia, pero sin representar en realidad al pueblo, pues la lista sabana encumbra a desconocidos al poder, no tiene un poder legislativo ni judicial independientes del poder ejecutivo, por lo tanto no hay real división de poderes, y sin control del sector publico, etc.). No veo gran diferencia entre este gobierno y el de Alfonsin ó Duhalde. Si alguién tiene otra visión, sería interesante conocerla. Saludos a todos!

    Comment by eduardo — February 27, 2012 @ 9:04 pm

  2. Estimado Doctor Ávila, la empresa que exporta con mayor valor agregado es no sólo estatal, sino provincial. Se llama: INVAP www.invap.com.ar. Si bien es cierto que sus exportaciones son minúsculas comparadas a el total del país, no hay que estigmatizar a todo lo que esté en manos del Estado. P.D. Al material ferroviario de pasajeros se le denomina "coche", vagón, es el de carga. Un saludo.

    Comment by Diego — February 27, 2012 @ 10:30 pm

  3. Eduardo: No es comparables este gobierno con el de Alfonsin. Este matrimonio tiene una declaracion jurada de casi $90.000.000.- (valores fiscales) en blanco (quisiera saber que hay en negro). Esto lo hicieron mientras fueron 8 años intendente y 12 años gobernador de Santa Cruz. Como se explica? Dr Avila: para mi el problema Argentino ya no es politico ni economico. El problema es la falta de jueces independientes que acaben con esta impunidad obscena. En este marco no hay sistema ni capitalista ni socialista ni nada de nada. El pais esta etica y moralmente podrido. Hacen falta 30 o 40 jueces que se reunan y digan basta. Una especie de mano pulite. De otra forma, olvidese, no hay arreglo. Ayer no sabia si reirme o llorar escuchando a ella hablando de Belgrano. Por favor! No pueden ni nombrarlo. Una verguenza.

    Néstor: De acuerdo. En Argentina no hay capitalismo no socialismo. Hay populismo, que es un no sistema. Este es el gran problema. Es cierto, la solución empieza por un grupo de jueces que se haga cargo de la Constitución.

    Comment by nestor — February 28, 2012 @ 7:26 pm

  4. Creo que la corrupción politica no define el tema que hablamos. Alfonsin, ademas de pertenecer a un partido politico que esta afiliado hace mucho tiempo a la 4º internancional socialista, impulso un gobierno adecuado a esas ideas: a) nos aisló internacionalmente con su ingreso a los no alineados b) mantuvo empresas estatales deficitarias e ineficientes,c) Tambien manejaba precios y salarios, valor del dolar, etc., al igual que hace este gobierno con Moreno. d) Tambien mantuvo, al igual que este gobierno, un poder judicial dependiente y un congreso adicto que le permitia gobernar a gusto. Por esos puntos, es que no veo gran diferencia entre este gobierno y el de Alfonsin. Apreciaría que se me señalara los errores conceptuales. Saludos!

    Comment by eduardo — February 28, 2012 @ 8:28 pm

  5. Si usted le pregunta a cualquier argentino que piensa de los políticos argentinos, le va a contestar que son todos corruptos y ladrones. El Estado está manejado por los políticos, y es una realidad el hecho de que en el Estado es donde los políticos se hacen ricos. De las cuatro funciones indelegables del Estado, es decir Educación, Salud, Seguridad y Justicia, el Estado argentino no cumple eficientemente con ninguna. A pesar de esto, la gran mayoría de los argentinos prefiere que las empresas de servicios públicos (luz, agua, gas, transportes, etc) sean manejadas por el Estado. Es una incoherencia. Desde que los ferrocarriles fueron estatizados por Perón, es decir que dejaron de ser propiedad de empresarios ingleses, jamás volvieron a ser eficientes. La gente ya no se acuerda de las empresas manejadas por el Estado como ENTEL, Obras Sanitarias, Gas del Estado, YPF, ENCOTEL, etc, que estaban abarrotadas de empleados, perdían dinero y prestaban servicios extraordinariamente deficientes. La gente no ve que actualmente Aerolíneas Argentinas, manejada por el Estado, es una empresa quebrada que pierde 2 millones de dólares por día, y que todos los argentinos estamos pagando esa aberración. Desgraciadamente el argentino promedio es anti-capitalista, de izquierda (con el dinero de terceros y de derecha con el dinero propio) y estatista, es decir una persona fácil de engañar por políticos de baja capacidad.

    Comment by Hernán A. — February 28, 2012 @ 10:04 pm

  6. La verdad que con esta serie de sucesos "desafortunados" (diría alguno del gobierno) el panorama se oscurece rápidamente. No creo que el Gobierno maneje a voluntad todos los factores de producción como dice Eduardo. Simplemente, se apropian de algo cuando hay "caja" o recompensa electoral. Si manejaran "a voluntad" los factores de producción, la cosa al menos funcionaría. Está visto que adonde mete la mano el gobierno, hay desidia, inacción, falta de inversión, corrupción y subsidios millonarios. No creo que un Estado Socialista (como lo llamaría Mises o Hayek) asigne recursos de manera tan calamitosa como lo hace este gobierno. Eduardo, no veo similitud del gobierno de Alfonsin con el de los Kirchners: estos son ladrones a mano armada. Alfonsin se equivocaba. Estos tienen escribanía en el congreso. A Alfonsín siempre le faltó 1 para llegar a mayoría simple en el senado (las leyes importantes no salían) Las soluciones que propone el Dr. Avila, son para mi, las correctas. Veo complicado que se salga de esto con esas medidas (o sea: es muy dificil que el gobierno las aplique) También veo dificil que aparezcan los 30 o 40 jueces: la mayoría están cooptados y son corruptos. El resto permanece en silencio por que viven amenzados por el consejo de la magistratura

    Comment by Nicolas — February 29, 2012 @ 11:47 am

  7. El que haya mucha gente que no vea que son lo mismo, quizas sea el motivo por el cual, los Alfonsines, De La Rua, Duhaldes y Kirchner sigan ganando elecciones en este pobre país…

    Comment by eduardo — February 29, 2012 @ 2:37 pm

  8. Estimado Doctor Ávila, le hago dos consultas: En 1990 la red ferroviaria argentina, con sus 37.000 km, perdía un millón de dólares diarios, ¿hay manera de saber, cuántos dólares corrientes serían actualmente? La otra es, si desde su punto de vista, el país necesita un banco nacional de desarrollo moderno, como el BNDES brasilero, habiendo aprendido las lecciones del pasado con el BANADES local. Un saludo.

    Diego: 1) No sé. Por si te sirve, te informo que el déficit de Aerolíneas Argentinas es de 2 millones diarios. 2) No lo necesita. Lo que necesita con desesperación es barrer del horizonte a las devaluaciones del peso y eliminar el riesgo-país. Cuando esto se logre, la tasa de interés de largo plazo caerá establemente a 5-6% por año y la inversión protagonizará un prolongado boom.

    Comment by Diego — February 29, 2012 @ 7:59 pm

  9. ¿Usted cree que regularizando el INDEC, pagando la deuda del Club de París bastaría para tener un Riesgo País menor a dos dígitos? Un saludo.

    Diego: ¿Cómo mide la prima riesgo país? ¿En puntos porcentuales o básicos? Si fuera en p.p., ya es inferior a 10% anual. Si fuera en p.b., al INDEC y el Club de París habría que sumarle muchos años de buena letra. Ni Chile tiene un riesgo-país de un dígito en esta definición.

    Comment by Diego — February 29, 2012 @ 11:21 pm

  10. Desastrosos, impresentables y rufianes como no ha habido otros en la presidencia de la Nación en los últimos 60 o 70 años, los K sin embargo aún no han alcanzado el grado de estatización y cerrazón que imperó durante el alfonsinismo (y aun en las libertades individuales estábamos peor, existía p. ej. el desacato). Vamos camino a ello, pero todavía falta un poco. Los modales en cambio son mucho peores, la corrupción también. Creo que esta confusión generalizada de defender métodos indefendibles cuando son presentados por "señores respetables" es la tierra fértil donde prosperan todos los "modelos" que han generado la profunda decadencia argentina. Una pequeña aclaración a Eduardo: El radicalismo es parte de la 2da. Internacional Socialista a la que pertenecen los partidos socialdemócratas europeos y no de la 4ta internacional fundada por Trotsky.

    Comment by Miguel — March 1, 2012 @ 8:58 pm

  11. Desde 1996 la UCR pertenece como miembro pleno a la Internacional Socialista, siendo junto al Partido Socialista argentino, los únicos 2 partidos políticos argentinos afiliados a esta entidad. (fte: http://es.wikipedia.org/wiki/Uni%C3%B3n_C%C3%ADvica_Radical)

    Comment by eduardo — March 2, 2012 @ 1:11 pm

  12. Agrego, que considero que es mejor, para entender la realidad, mirar los hechos y no los discursos politicos. Veamos que quiero decir con esto. Los radicales cuando gobiernan: 1º) ¿cierran el país, con altos impuestos a las importaciones y colocandose en la franja de paises no alineados?: si 2º) manejan precios, salarios, dolar ?. Si 3º) Desactivan los mecanismos constitucionales de control del estado, poniendo amigos y parientes?. Si 4º) ¿Hicieron algo por tener un poder judicial independiente y un congreso independiente en serio?, que es lo que evita todos estos gobiernos socialistas tipo cuba, ecuador, venezuela, etc. La rpta es no… ENTONCES… REPITO, como profesionales que somos, enseñemos a la gente a guiarse más por los hechos y no por los bonitos discursos, asi evitarían ser siempre engañados. Si aplicamos el mismo sistema al peronismo llegaremos a igual conclusión.

    Comment by eduardo — March 2, 2012 @ 1:27 pm

  13. Eduardo: todas las democracias liberales necesitan un polo de izquierda moderada/socialdemócrata. La izquierda moderada no es necesariamente antiliberal o anticapitalista: Wikipedia describe al radicalismo como un partido socioliberal y de "tercera vía". Tras la caída del muro de Berlín, la inmensa mayoría de partidos socialdemócratas europeos se volvieron centristas, reformistas y pro-mercado. En Chile, la Concertación defendió y profundizó las reformas pro-mercado estando afiliada a la Internacional Socialista. Por último, creo que el radicalismo ha abandonado en buena parte el nacionalismo económico y el desarrollismo como ejes centrales de su doctrina.

    Comment by Lucas — March 3, 2012 @ 5:39 pm

RSS feed for comments on this post.

Leave a comment

Powered by WordPress. Implementado por DigiKol