La Argentina es el problema. El mundo es la solución.

July 5, 2013

Reforma política

Filed under: Miscelánea — Jorge Avila @ 6:10 pm

En 2003 fui primer pre-candidato a diputado nacional por la Ciudad de Buenos Aires en el frente que llevaba a Menem como candidato a presidente. Si las elecciones legislativas se hubieran realizado en simultáneo con las presidenciales, como estaba previsto, yo hubiera sido candidato y probablemente hubiera llegado a la Cámara de Diputados de la Nación. Y me hubiera convertido en un empleado de Menem. Pues él me había puesto en la lista de pre-candidatos a diputado de su frente.

Hace unos días, Carlos Melconián, un conocido consultor económico, pre-candidato a diputado del PRO en la provincia de Buenos Aires en las próximas elecciones legislativas, se quedó afuera de la lista del Frente Renovador de Massa, a pesar del esfuerzo de Macri por colarlo en una posición expectante. Melconián no será, en consecuencia, diputado nacional por la provincia en el próximo período legislativo. Pero tampoco será empleado de Macri ni de Massa.

Es terriblemente difícil llegar a una diputación sin depender de un jefe partidario. El costo de una campaña efectiva en la Ciudad de Buenos Aires puede acercarse a 10 millones de dólares; mucho más en la provincia de Buenos Aires. A esto se suma el costo del tiempo necesario para recorrer varias veces un área tanto o más grande que la de un país europeo mediano.

Aunque si los diputados pudieran ser elegidos por el sistema de circunscripción uninominal que el presidente Roca sancionó en 1902, por consejo de su ministro Joaquín V. González, Melconián y muchos otros en el futuro podrían llegar a la Cámara baja sin verse obligados a bajar la cabeza ante el jefe partidario que los puso a dedo en su lista. Consideremos el caso de la Ciudad.

La Ciudad tiene 25 diputados nacionales. Esto significa, por ejemplo, que el barrio de Belgrano pone aproximadamente 2.4 diputados en el Congreso. Puesto que según el sistema de circunscripción uninominal cada circunscripción elige sólo un candidato al Congreso, el barrio debería rediseñarse a los fines electorales. El punto es que el candidato por Belgrano debería buscar a sus votantes en un área aproximada de 12 por 15 cuadras (190 manzanas). La significativa reducción del área le permitiría hacer una efectiva campaña con pocos recursos: un par de zapatos cómodos, algunos miles de panfletos, un megáfono, entusiasmo y poco tiempo. El Congreso de la Nación estaría así al alcance de cualquiera con vocación para la tarea, como sucede en Inglaterra. El diputado obedecería en adelante la voluntad del electorado de sus 190 manzanas en vez de la voluntad del jefe partidario. Desaparecerían los candidatos a dedo y perderían influencia los jefes políticos. Real representación política. No más bajada de línea del presidente de la Nación o el gobernador. La Cámara baja se transformaría en un mercado persa. Toda iniciativa sería materia de ardua negociación. Las grandes reformas, tanto las buenas como las malas, no se podrían aprobar entre gallos y medianoche, de espaldas a los votantes de las 190 manzanas. El contraste con los incentivos que deciden la conducta de los diputados en la actualidad no puede ser más grande. En el presente, los diputados, además de obedecer al jefe partidario por el enorme costo de las campañas, no conocen realmente a sus votantes ni les interesa conocerlos. No hay accountability, es decir, rendición de cuentas.

Desde luego, en una provincia no tan densamente poblada como la Ciudad de Buenos Aires, el costo de hacer campaña sería mayor. En San Juan, por ejemplo, donde se eligen 6 diputados, el candidato debería recorrer el departamento por el cual desea postularse. Aunque el área a recorrer en este caso es mayor que la correspondiente a las 190 manzanas del barrio de Belgrano, podemos decir con confianza que el incremento del costo es moderado. El sistema de cicunscripción uninominal elimina barreras de entrada al mercado político.

Se aduce que el sistema que propongo es desventajoso para las circunscripciones de baja densidad poblacional porque el candidato tendría que "caminar" mucho. Otra desventaja que se aduce es la falta de representación de las minorías. Un blog español enfatiza esta cuestión. Creo, sin embargo, que sus ventajas neutralizan largamente tales desventajas. El primer diputado socialista de América, Alfredo Palacios, llegó al Congreso gracias a este sistema.

8 Comments »

  1. Dr. Ávila, comparto al 100% su propuesta. Es lo que se necesita para mejorar la representatividad política tanto en la Cámara de Diputados de la Nación como en las Legislaturas Provinciales y Consejos Deliberantes. El sistema de distritos uninominales podría incluso perfeccionarse implementando un sistema de doble vuelta para evitar que el partido más votado se quede con todas las bancas en cuestión por un puñado de votos.

    Comment by Andrés — July 5, 2013 @ 10:38 pm

  2. Profesor Ávila, lo que usted plantea es absolutamente revolucionario. Implicaría un cambio radical en la relación entre los políticos/candidatos y la gente de a pie que los vota que lamentablemente, en la Argentina del populismo salvaje, no creo que esté en los deseos ni en las demandas de los primeros ni de los segundos.

    Louis: Note que fue pensada e instrumentada hace 111 años ¡durante la República conservadora u oligárquica!

    Comment by Louis Cyphre — July 6, 2013 @ 1:09 pm

  3. Dr. Ávila, antes que nada gracias por responder mi comentario.

    Por otra parte, ¿Se imagina lo que pasaría si se implementase una ley similar para todo el sector público argentino? Y más si, entre otras cosas, se establecen evaluaciones permanentes de rendimiento para el personal y el despido de aquellos que desaprueben tres veces seguidas un examen.

    Acá se lo dejo: http://elcomercio.pe/actualidad/1599033/noticia-ley-servicio-civil-lo-que-debes-saber-sobre-esta-importante-reforma

    P.D.: ¿Aquellos que sean reprobados vendrán en masa a sumarse al sector público argentino?

    Comment by Andrés — July 6, 2013 @ 4:34 pm

  4. Seria muy positivo implementar este sistema. Ademas deberia establecerse la proporcionalidad de acuerdo a la poblacion, tal como se hace en USA una vez cada diez años, luego del censo anual. Las provincias tienen el senado para estar representadas en pie de igualdad entre si, la camara de diputados deberia ser directamente proporcional a la población.

     Alejandro: Comparto el principio de proporcionalidad, si bien implica que los diputados por la provincia de Buenos Aires salten de 70 a unos 100. Como bien dice Louis, esta reforma ocasionaría un terremoto político.

    Comment by Alejandro — July 6, 2013 @ 7:29 pm

  5. Coincido con su propuesta, aunque creo que exigiría una reforma constitucional, tema prohibido hasta el 2015. El sistema podría mejorarse estableciendo zonas geográficas con determinada cantidad de ciudadanos con derecho a voto, en forma independiente de la división politica existente (provincias y municipios). La reforma politica es quizas la clave para superar la crisis argentina, ya que es obvio el fracaso de los partidos y dirigentes actuales.

    Comment by Roberto A. González — July 8, 2013 @ 9:42 am

  6. Creo Jorge que una reforma como la que propones sería muy positiva para nuestro país. Sin embargo, lo veo como algo que sólo podría surgir de abajo (y no de arriba para abajo). Es decir que vendría de los ciudadanos, no de los políticos. Y para que los ciudadanos se movilicen de ese modo hace falta que se agudice aún más la crisis política que tenemos. Las sociedades son como los metales, que sólo pueden moldearse en caliente.

    Comment by eugenio bv — July 8, 2013 @ 2:19 pm

  7. Dr. Avila: el sistema de circunscripción uninominal es al poder legislativo, lo mismo que el juicio por jurados al poder judicial. Muy difícilmente lleguemos a verlo.

    Comment by Hernán A. — July 13, 2013 @ 8:37 am

  8. Totalmente de acuerdo con la propuesta, porque justamente permitiria que el Congreso Nacional ‘funcionara’ como le corresponde por la Constitucion Nacional y de esa forma todo el sistema politico se empezaria a acomodar. No por nada la reforma de Roca duro solo los años de la diputacion de Palacio (en realidad solo dos años cuando roca dejo el poder lo cambiaron inmediatamente). Igualmente el mayor problema no es la representacion de las minorias es la conformacion de las circunscripciones, Peron cuando impuso brevemente el sistema elogiado genero circunscripciones absurdas donde se juntaban los votos de barrios opositores como Recoleta con Barrios obreros peronistas a los fines de que estos ultimos contrarresten los votos de los primeros.

    Comment by Juan Pablo — July 16, 2013 @ 9:15 pm

RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Leave a comment

Powered by WordPress. Implementado por DigiKol